20 septiembre 2010

Labordeta, "el Abuelo", nos deja un poco más solos

«Habrá un día en que todos agradezcan a Labordeta los servicios prestados a este país de sordos voluntarios», ha escrito Miguel Mora, en "La voz del erial".
..
«Somos
como esos viejos árboles
batidos por el viento
que azota desde el mar.
Hemos
perdido compañeros
paisajes y esperanzas
en nuestro caminar.
Vamos
hundiendo en las palabras
las huellas de los labios
para poder besar
tiempos
futuros y anhelados,
de manos contra manos
izando la igualdad».  
José Antonio Labordeta Subías.
ENLACES a comentarios en la Blogosfera referidos a Labordeta, vía RADIOCABLE.

2 comentarios:

  1. Labordeta jamás dejó de ser un hombre, con todo el respeto, por sí mismo y por los demás, que ello supone. Ni siquiera su incursión en la política, como parlamentario electo, le hizo -a diferencia de tantos otros- perder un ápice de su dignidad como persona, ni le llevó a envanecerse ni a perder contacto con el suelo que pisamos el resto de los mortales.
    Sólo por esta lección de humanidad creo que merece ser calificado como un hombre de los grandes, de esos que resultan tan difíciles de hallar en el tiempo en que vivimos.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.