15 octubre 2010

El arzobispo de Bruselas otorga al sida la calidad de «justicia inmanente»

Nadie ignora que los ministros de la Iglesia Católica son ignorantes o poco duchos en materia de amores carnales, aunque han excepciones que no vienen a cuento. Es más, la Iglesia Católica condena practicar sexo, salvo cuando se fornica para procrear.
Sin embargo, además de que los sacerdotes dar clases prematrimoniales pese a que no se emparejan, la curia hace juicios de valor sobre todo tipo de asuntos referidos a las relaciones sexuales, como si Dios les proporcionara un conocimiento virtual de los sentimientos y sensaciones propias o derivadas de la atracción y de la actividad sexual.
Esta semana y con relación a la sexualidad, es noticia el católico de más alto rango en la sección belga de El Vaticano, el arzobispo de Bruselas-Malinas, André Joseph Leonard, que basándose en él sabrá qué o inspirado por vaya usted a saber quién, ha advertido de que el sida «no es justicia divina», pero es «una especie de justicia inmanente»...
Acaso para redondear tamaña insensatez, Leonard proclama que jugar con el amor conduce a castástrofes como la del sida, enfermedad que equipara con los daños que el hombre inflige a la naturaleza.
MÁS detalles, en Público.

3 comentarios:

  1. La verdad es que no sé que más se puede decir. Es colomo de la infamia y de la estupidez.

    saludos Don Félix

    ResponderEliminar
  2. Disiento con vos por primera vez desde que te leo. Una cosa es ser ignorante, es decir, no saber y no hacer nada por remediarlo. Otra cosa es ser como ese cura, no querer comprender porque se niega a comprenderlo, ya no porque no hace nada para comprender, sino porque se niega.

    Esa gente tiene la puerta del aprendizaje, ya no la sabiduría, cerrada con triple candado, esa gente cierra su puerta al aprendizaje porque siendo necio mantiene su negocio, o cree mantenerlo.

    Y demuestra su desconocimiento cuando, si hemos leído la biblia y sabemos algo de religión podemos llegar fácilmente a esta conclusión, cierra las puertas de su "iglesia" a la gente que, para ellos, está más necesitada de "salvación".

    Porque para ellos, cuando más "salvación" necesita uno, debería ser más "bienvenido", pero no, si sos prostituta o sos homosexual te cierran la puerta de la "casa de todos" a cal y canto, te condenan, te señalan y hasta te excomulgan, si es necesario.

    Uno puede aceptar la hipocresía en la política, ser político implica usar la hipocresía como herramienta en estos tiempos, pero no puede aceptar esa hipocresía entre quienes se llaman "los intermediarios entre Dios y las personas", ellos deberían dar el ejemplo, deberían "perdonar" a quien necesita ser "perdonado", deberían abrirle los brazos al hijo pródigo.

    Más no, tan falsa es su fe, tan estúpida es su doctrina, que terminan traicionando eso que llaman sus principios.

    Quizás Dios exista, digo eso como buen agnóstico, pero que la religión (cualquier religión) sea el camino para llegar a él, eso, es la más grande mentira de todos los tiempos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo, son ignorantes porque quieren serlo. Tienes razón, poseen la "verdad" a base de negarse a conocerla e impedir que lo hagan sus seguidores.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.