05 enero 2011

Los datos indican que durante el franquismo fueron robados más de 200.000 niños

La desaparición de niños --en su mayoría recién nacidos o pequeños de 1, 2 o 3 años de edad que fueron confiados a orfanatos u hogares de acogida, casi todos administrados por la Santa Madre Iglesia-- se ha convertido en una bomba de relojería para los cientos de dirigentes políticos que todavía hoy siguen empeñados en negar ¡y ocultar! lo evidente:
La dictadura que murió con el general Franco fue un pozo negro que todavía hoy condiciona la convivencia.
..
Menores adoctrinados en el nazional-catolicismo
La moral católica supo y sabe guardar la ropa
y los secretos
Tan ignominiosa herencia es real, no se trata de un invento ni del empeño de supuestos rojos y anti-españoles deseosos de reventar la Transición y la monarquía parlamentaria.
Que el robo de bebés siga impune se debe a la negativa de los poderes legislativo y judicial a depurar responsabilidades por crímenes de lesa humanidad que son imprescriptibles.
Proyecciones elaboradas en base a datos ya comprobados indican que durante los años cuarenta, cincuenta, sesenta y setenta en la muy católica España del franquismo habrían sido robados no menos de 200.000 niños, lacra que aún se prolongó y fue desapareciendo poco a poco al mismo ritmo que desaparecían quienes se habían acostumbrado a ser amos de vidas y haciendas. 
Hay desapariciones documentadas en los años ochenta, hasta 1991.
La sacralizada Transición fue lo que fue --¡basta de mixtificaciones!--, también sirvió para garantizar la impunidad de delincuentes y criminales y para que muchos de ellos siguieran --algunos todavía siguen-- en cargos públicos de elevada influencia y capacidad decisoria.
Durante la Transición ocurrió --todavía hoy ocurre-- lo que era de prever en una sociedad que durante decenios fue educada a base de represión e instruida en la cobardía ética, cultivando un individualismo tan atroz que los criterios de vida más extendidos eran (y en gran medida siguen siendo) sálvese quien puedatonto el último.  
Esos "valores" todavía hoy son cantados como la quintaesencia del saber vivir y como la clave del éxito en miles de hogares, aulas, instituciones, empresas...
..
MÁS detalles de las últimas novedades relacionadas con el robo de niños, en El mundo.  

2 comentarios:

  1. Robar es un pecado que para los católicos ciudadanos de bien españoles es perdonado con un Padrenuestro.La religión católica es un chollo: cometes el pecado, te confiesas diciendo que te has arrepentido y ya estás listo para volverlo a cometer para confesarte de nuevo. El Dios católico, además de ser soberbio porque no está dispuesto a permitir que su creación no le siga, es tontodeloscojones; se la dan con queso.

    ResponderEliminar
  2. La cosa no es tan sencilla. En nombre de Dios, de cualquier Dios, se han hecho grandes cosas y grandes burradas. Yo me quedo con las primeras, que no son pocas. Aunque no ignoro las segundas, que tambien son abundantes. La vida es contradictoria.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.