08 febrero 2011

Siete dictadores, siete, que baten marcas gracias al apoyo o al silencio de Occidente

La caída del régimen tunecino y la posibilidad de que sean políticamente defenestrados los dictadores que gobiernan en Amman, El Cairo, Rabat o Saná, entre otros, ofrece la ocasión de recordar a otros tiranos menos mediáticos y a los que apenas se presta atención en Occidente. Joshua Holland, vía AlterNet, ha difundido una relación en la que figuran siete sátrapas cuyos desmanes y abusos superan con generosidad los perpetrados por el derrocado Ben Alí o por el denostado Hosni Mubarak; a saber:
* Abdullah al SaudArabia Saudí, sexto rey y líder de la familia Saud, el clan de fe suní y credo wahabita que controla y explota el país desde 1932...
* Berdymujamedov, Gurbanguly; Turkmenistán, accedió al poder en 2006 a la muerte de su predecesor y tras encarcelar al sucesor constitucional...
* Biya, Paul; Camerún, presidente desde que ganó las elecciones de 1983, cuando fue el único candidato y obtuvo el 99 % de los votos...
* Déby, Idriss; Chad, en 1990, al frente de un ejército de mercenarios con base en Sudán y financiados en gran medida por el Gobierno de este país, ocupó la capital chadiana y se autoproclamó presidente...
* Karímov, Islam; Uzbekistán, en 1990 ganó unas elecciones farudulentas y desde entonces se mantiene en el poder, organizando periódicas oledas de represión con decenas de asesinatos...
* Obiang Nguema, Teodoro; Guinea Ecuatorial, hace ya 32 años lideró un golpe de Estado mediante el que sustituyó en la presidencia a su tío, Francisco Macías, al que poco después ejecutó, y
* Zenawi, Meles; Etiopía, gobierna la antigua Abisinia desde hace 20 años al frente del Zenaqi (Frente Revolucionario Democrático Popular Etíope), que en los últimos comicios obtuvo el 99,6 % de los votos...  
Hay más, pero estos siete sátrapas constituyen una excelente representación de la ignominia que campa a sus anchas con el beneplácito o la inhibición de las democracias occidentales, al tiempo que las riquezas de esos países proporcionan pingües beneficios a ya se sabe quienes...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.