12 marzo 2011

La ex dueña de un prostíbulo de Valencia amenaza a "gente importante" que le debe favores

P. M., ex propietaria del club de alterne Majestic, amenaza con revelar las identidades de varones social, política y/o económicamente importantes que hicieron uso de servicios sexuales de pago.
Según la que fue regente del negocio, algunos de esos señorones accedieron gratuitamente a profesionales del sexo, tal como ella indica al afirmar que cuando dirigía el Majestic regaló «favores», resultando a todas luces evidente qué tipo de favores se hacen gratuitamente en empresas tipo Majestic.
La ex madama ha lanzado la amenaza para presionar a las autoridades que han precintado el local por tercera vez en breve plazo, lo que genera pérdidas económicas a la ex propietaria porque hace medio año traspasó la empresa y cada vez que esta suspende la actividad ella deja de cobrar o cobra con retraso las cantidades pactadas con el nuevo propietario del negocio.
..
Imagen captada en un club de alterne, eufemismo de uso
corriente que permite evitar el término
que corresponde: prostíbulo
En el asunto hay al menos
un político enharinado
El episodio sería otro más de los que acostumbran en el mundo de la prostitución, pero resulta que el Majestic está en València, finca política de el señor de los trajes. Este detalle es aparentemente circunstancial, pero significativo porque ese prostíbulo y la señora P. M. ya fueron noticia con anterioridad debido a que José Luis Bayo, presidente de Nuevas Generaciones, se habría implicado en las actividades de ese establecimiento al haber actuado como protector y/o como extorsionador en al menos una ocasión, según indica el contenido de una grabación que fue entregada a las autoridades con motivo de una denuncia.
En esa grabación Bayo pronuncia estas palabras, dirigiéndose a P. M.: «O pagas, o te ponen cuatro coches de policía en la puerta y se te acabó el negocio».
Sin menoscabo de otras consideraciones, las amenazas de la ex madama merecen escaso respeto, aunque no tanto porque la autora recurra a ellas para presionar a las autoridades a fin de que levanten la orden de cierre del negocio, sino porque si es cierto que "gente importante" recibía favores sexuales, la ex madama debería revelar sus identidades por simple ética social y porque, tomando como base lo que ha trascendido, existen indicios racionales suficientes para concluir que los avatares del Majestic ocultan otro cruce de favores, acaso delictivos, en la finca política de el señor de los trajes.
En ocasiones, episodios como el del Majestic son más descriptivos del clima socio-político de una ciudad o un territorio que un análisis políticamente correcto.
..
NOTAS:
* Pasa el tiempo y cada vez siento más respeto por mis amigos y conocidos valencianos, pues vivir rodeados de tanta basura constituye una heroicidad, máxime teniendo en cuenta que el PP del País Valencià sigue acumulando "casos". Ahí va el más reciente: El PP de Elx paga el embargo de uno de sus concejales con dinero público.
..
* Transcurridos más de tres años desde que fue noticia el episodio, la identidad de la ex propietaria del Majestic ha sido reducida a las siglas y se ha borrado la comunidad en la que actualmente reside, pues esos datos carecen actualmente de interés informativo debido a que esa persona no tiene proyección ni actividad de interés público. 
MÁS infromación del episodio, en Levante y El Plural.

2 comentarios:

  1. Otro nuevo escándalo para la colección. Los que vivimos por estas tierras no nos sorprendemos ya de toda la mierda que está saliendo, pero sí deberíamos escandalizarnos y hacer algo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A KURTZ,
    Con tu permiso, me atrevo a sugerirte que no interiorices lo que es ajeno...
    El Païs Valencià és molt més gran (no'm refereixo als km2...), els prostíbols que fan favors i els senyors que tenen tratjes gratuïts no son exclusius de València.
    Paciència i una abraçada.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.