09 mayo 2011

Ante las urnas, el PP cultiva la amnesia colectiva y el PSOE recurre al apoliticismo

Con motivo de la convocatoria electoral del próximo día 22, los dirigentes de los dos partidos habitualmente más votados (PP y PSOE) están una vez más alimentando dos de los absurdos que mejor ilustran el subdesarrollo político que acusa la sociedad española:
1. El pasado no existe, insiste el PP, que evita referencias a hechos ocurridos hace seis, ocho o diez años (no me refiero solo al franquismo); y
2. Los proyectos "administrativos" sobran y a la vista de los hechos, los electores ni los tienen en cuenta por mucho que el PSOE centre sus propuestas en ese tipo de medidas.
Lo cierto es que el asesinato de la historiael desprecio por la racionalidad (pensar, filosofar y fabricar ideas) son dos taras generalizadas --haya o no comicios-- y en las convocatorias electorales son más perceptibles.
Incluso el PSOE cae en el error de infravalorar el pasado: en un mitin celebrado este fin de semana el presidente de Gobierno dijo que los males de la economía española se larvaron durante los gobiernos que presidió Aznar López, pues fue cuando más y mejor se fomentaron las plusvalías financieras (con sus correspondientes burbujas).
La afirmación de Rodriguez Zapatero es cierta, pero incompleta porque todo empezó antes, y no menos cierto es que el PSOE y sus ministros tampoco hicieron nada efectivo para romper la dinámica aznarista, sólo reaccionaron cuando los desajustes ya eran prácticamente incorregibles.
..
Para el PP, el fin sí que justifica los medios   
La respuesta de los dirigentes del PP fue la que cabe esperar de quienes cultivan la amnesia colectiva.
Según el PP, la crisis financiera internacional propiciada desde EE UU nada tiene que ver con el derrumbe del castillo de naipes en el que se sustentaban los aumentos del PIB español y, abundando en la amnesia, el PP asevera que todo lo malo que ocurre en la economía española es fruto exclusivo de los gobiernos de los últimos años.
El objetivo del PP es el de siempre: ocultar los datos y negar que los espejismos económicos españoles tienen más de uno, dos y de tres lustros de antigüedad; es más, la economía española todavía arrastra esencias franquistas.
Tras ocultar el pasado, incluidos los hechos ocurridos hace ocho o diez años --tarea esta en la que el PP pone especial esmero--, el PSOE de Rodríguez Zapatero puso el otro pilar: alimentar el desprecio por los proyectos políticos y apostar por los "administrativos". ¿Cómo?
Muy fácil: insistiendo en la falacia de que ante el estallido de la crisis el Gobierno de Rodríguez Zapatero ha hecho lo único que se podía hacer. Lo cual, es falso, porque hay otras formas de afrontar la crisis, pero para esto hay que hacer política y tener ideología.
Sin criterios socialdemócratas el PSOE es una especie de PP suave
A finales de 2008 o en los primeros meses de 2009, cuando ya era evidente que la situación impedía que el PSOE cumpliera los compromisos electorales adquiridos, un socialdemócrata consecuente hubiera comparecido ante la ciudadanía, habría reconocido que sus compromisos le impedían moralmente cargar el peso de la crisis sobre las espaldas de los trabajadores, de los autónomos y de los pequeños empresarios y habría convocado elecciones anticipadas; sometiendo así al juicio de las urnas las soluciones que está aplicando, que en rigor son similares a las que pondría en marcha al PP.
..
[Ejemplo palmario de política económica conservadora y clasista para afrontar la crisis financiera es la que aplica Angela Merkel, que está desmantelando la economía social alemana; ver “La macroeconomía de Alemania navega con viento de cola y la de los alemanes hace aguas”]
..
El suicidio de la socialdemocracia
Lo más sorprendente de que los dos partidos más votados sigan a piñón fijo actitudes confusas (PSOE) o dogmáticas (PP) se debe a las dos taras descritas: la aplicación de políticas "administrativas" (PSOE) y el asesinato de la historia (PP).
Si el PSOE fuera un individuo, debería ir el psiquiatra; pero es un partido político, de modo que para reparar la doble personalidad bastaría con que prescindiera de los apellidos que empiezan por S y por O... salvo que sane y ejerza de partido socialdemócrata.
..
NOTA:
Es evidente que PP y PSOE merecen un castigo electoral; pero entonces, ¿a quién votar? No se deje llevar por la falacia del voto útil, votar a la izquierda caviar no es útil para el mundo de trabajo...

2 comentarios:

  1. Tú lo has dicho con toda claridad: "subdesarrollo político de la sociedad española". Todavía estamos en fase de transición metal a la verdadera democracia. Nos gobiernan o aspiran a gobernar los "jovenzuelos" del postfranquismo. Casi todos deberían de pasar por el siquiatra para superar sus neuras y contradicciones. Ni ética. Ni lógica. Ni racionalidad. Nada de nada. Esos conceptos están guardados en el desván.¡Pobre país!

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.