15 mayo 2011

Strauss-Kahn, acusado de agresión sexual, dice adiós al FMI y a su carrera política

El director del Fondo Monetario Internacional (FMI), el francés Dominique Strauss-Kahn, ha sido detenido a bordo de un avión de Air France que estaba a punto de despegar rumbo a París desde el neoyorquino aeropuerto John F. Kennedy debido a la denuncia de agresión presentada horas antes por una empleada del hotel donde él se alojaba, en Manhatan.
Según precisó anoche el portavoz de la Policía, Strauss-Kahn estaba siendo interrogado con relación a «un acto criminal sexual, intento de violación y retención ilegal», y añadió que estaba previsto trasladarlo a la Unidad de Víctimas Especiales. Casi al mismo tiempo, el abogado del acusado precisaba que el francés se había declarado «no culpable».
Según el relato de los hechos que han ofrecido medios estadounidenses y varias agencias, la denunciante (una mujer de 32 años) picó en la puerta de la habitación de Strauss-Kahn sobre las 12 del mediodía de ayer (hora de la costa este de EE UU), entró en la estancia con la intención de limpiar, Strauss-Kahn salió del baño desnudo, la redujo de forma violenta, la obligó a realizar una felación e intentó violarla.
Siempre según la versión de la denunciante, ella logró zafarse y escapar, acudió a la conserjería y el responsable de servicio telefoneó a la Policía. Cuando llegaron los agentes Strauss-Kahn ya había abandonado el hotel y había tomado un taxi camino del aeropuerto.
La Policía trasladó a la denunciante al Hospital Roosevelt y los médicos certificaron que sufría lesiones que calificaron de menores y que podrían ser fruto de una agresión, aunque esto no lo aseguraron porque la disposición y relevancia de las mismas no permitía llegar a conclusiones irrefutables. Los facultativos también tomaron muestras de fluidos para realizar pruebas de ADN.
..
Strauss-Kahn. Imagen capturada
en The New York times, que
ofrece información del episodio
¿Existen dudas razonables?
Según informan también varios despachos de agencia, fuentes próximas al denunciado han comentado que el episodio se ha producido al día siguiente de que el acusado declarara a varios medios que era víctima de una campaña de desprestigio personal por parte de personas cercanas a Nicolas Sarkozy, quien según Strauss-Kahn está «inquieto» ante la posibilidad de que el director del FMI sea el candidato del PSF en las presidenciales de 2012.
Los hechos acaecidos en Nueva York obligan a recordar que Strauss-Kahn ya protagonizó al menos dos episodios cuyo epicentro también fue sexual.
En 2008, tras una serie de rumores, acusaciones y desmentidos formales, el economista acabó confesando que había mantenido relaciones sexuales con una de sus subordinadas del FMI; y en 2002 habría acosado a una periodista que, años después, dijo haber sido víctima de una encerrona y de un intento de violación por parte de un «relevante político» para finalmente, casi diez años después, afirmar ahora que el agresor fue Strauss-Kahn.
El FMI ha declinado hacer declaraciones oficiales sobre la detención.
En todo caso, sea cierta o no la acusación de la mujer, el escándalo está servido y muy probablemente constituye el adiós de Strauss-Kahn a su etapa como director del FMI y el fin de su carrera política.
..
1ª ACTUALIZACIÓN (16 mayo 2011):
La Justicia ha ordenado el ingreso en prisión de Strauss-Kahn y le ha negado la libertad provisional bajo fianza que solicitaba su abogado defensor.
.
2ª ACTUALIZACIÓN (1 julio 2011):
La Fiscalía de Nueva York estudia retirar los cargos debido a la escasa credibilidad de la denunciante, según informa The New York times.
Al parecer, la denunciante ingresó elevadas cantidades de dinero durante las semanas previas al suceso, está relacionada con al menos un vendedor de estupefacientes ilegales y la policía ha comprobado que había ocultado otros «detalles relevantes» de su vida y actividades.
Dicho de otro modo, aunque hayan sido hallados restos biológicos del presunto agresor (identificados mediante el ADN) en la ropa y en el cuerpo de la mujer, en el caso de que se celebrara juicio el jurado se enfrentaría a una cuestión de fe: ¿a quién creer, al denunciado que alega una relación consentida o a la denunciante?, cuya credibilidad empieza a ser cuestionada porque no ha podido o querido justificar la procedencia de los 100.000 dólares ingresados en su cuenta, sin olvidar que había ocultado a los investigadores sus vínculos con el mundo del narcotráfico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.