16 junio 2011

15-M: "Quants cabassos de raó perduda en uns instants" / Cuantas toneladas de razón perdidas en un instante

El episodio vivido ayer en Barcelona ha sido inmediatamente utilizado para desprestigiar de forma genérica a los indignados, en un burdo intento de convencer a la ciudadanía de que el movimiento 15-M sólo persigue destruir, desestabilizar, enfrentar...
La reacción de la mayoría de los medios de información y de casi todos los analistas y comentaristas orgánicos ha sido ilustrativa de cómo se retroalimenta el Poder; resumiendo, es como si cuando los tribunales emitieron las primeras sentencias por corrupción se propalara la especie de que todos los cargos públicos son corruptos.
En fin, lo más conveniente es que el espacio de este post lo utilicen dos indignados que estaban allí, en el exterior del Parlament de Catalunya, y que habiendo sido testigos presenciales de los hechos apuestan por mirar hacia delante.
Los autores de la reflexión son Josep Mª Barberà Andreu y Rosa Mª Prats Salas, viejos amigos y compañeros de vida, de lucha y de esperanzas que, como tantos otros cincuentones, ya suman decenios combatiendo la ignominia [trascribo el texto en el idioma original, en català, y al pie, en castellano]:
..
TEXTO ORIGINAL
.«Avui [per ahir] és un dia trist, avui hagués pogut ser un dia gloriós però ha esdevingut trist i malaurat. Tanta feina ben feta, tanta gent treballant a les places i a les àgores de l’esperança, tanta solidaritat, empatia, complicitat, tanta energia positiva i van uns brètols i s’ho carreguen tot en unes hores. Què punyeta ens està passant que no som capaços de deixar clar que la nostra lluita (i perdoneu el terme) és pacífica o no serà? Què es pensaven els que pretenien impedir el pas als diputats? Què no s’aprovarien les lleis per incompareixença? Quanta ingenuïtat o quanta malícia, i quants cabassos de raó perduda en uns instants i que tant han costat aconseguir.
«No entenen que un únic acte de violència pot deslegitimar tot un moviment , que aquest acte serà utilitzat fins a la extenuació per a tots aquells que maldiuen dels Indignats, que a partir d’ara es cremaran moltes energies, més de les que segurament es disposen, en justificar, corregir i argumentar aquest error.
«Si les imatges del dia 27 [l'intervenció dels Mossos a la Plaça Catalunya] van ser colpidores i ens van omplir de raó, les d’avui, manipulades o no, mediatitzades o no, parcials o imparcials, ens la trauran quasi tota.
«Com deia algú, hagués estat molt més efectiu un silenci clamorós al pas de ses senyories amb totes les pancartes que calgueren que no pas aquest absurd intent de bloquejar-los l’entrada a la seva feina i a més fer-ho d’aquesta manera. I per acabar-ho d’adobar només ens mancava el somriure cínic i arrogant del senyor Puig tot dient només jo vaig entendre allò del 27, no?, aquests sapastres li han fet un gran favor.
«Ara ens queda tornar a començar, retornar a les tasques que ja estem duent a terme, treballar de valent per demostrar a tothom que una flor no fa estiu i que serem capaços d’enfrontar-nos a aquest sistema tant pervers amb la raó, la cara descoberta i en pau».
..
TRADUCCIÓN AL CASTELLANO
Hoy [por ayer] es un día triste, podría haber sido una jornada gloriosa, pero se ha convertido en un día triste y desafortunado. Tanto trabajo bien hecho, tanta gente trabajando en las plazas y en las ágoras de la esperanza, tanta solidaridad, empatía y complicidad, tanta energía positiva y van unos gamberros y echan todo a perder en cuestión de horas. ¿Qué puñetas hemos hehco mal para que no haya quedado meridianamente claro que nuestra lucha (y perdonad este término) debe ser pacífica o morirá? ¿Qué esperaban quienes han pretendido impedir el paso de los diputados? ¿Acaso creían que no se aprobarían las leyes por incomparecencia? Cuanta ingenuidad o cuanta malicia, cuantas toneladas de razón atesoradas con dificultad y ahora perdidas en un instante.
Nos parece incomprensible que un único acto de violencia pueda deslegitimar todo un movimiento, ni tampoco entendemos que ese acto sea utilizado hasta el paroxismo por quienes maldicen a los indignados; a partir de hoy habrá que invertir muchas energías, más de la que posiblemente disponemos, para justificar, corregir y explicar el error.
En tanto que las imágenes del pasado día 27 [la intervención de los Mossos en la Plaça Catalunya] fueron demoledoras y nos cargaron de razón, las de hoy, manipuladas o no, instrumentalizadas o no, parciales o imparciales, nos han desautorizado casi totalmente.
Como alguien ha dicho, hubiera sido más efectivo guardar un clamoroso silencio al paso de sus señorías esgrimiendo todas las pancartas que hicieran falta, que no ese absurdo intento de impedir la entrada de los parlamentarios a su centro de trabajo y, para colmo, hacerlo como se ha hecho.
Y para redondear el absurdo, el señor Puig [consejero de Interior de la Generalitat] ha esbozado una cínica sonrisa para decir que sólo yo entendí lo del día 27, ¿no? Los chapuceros han hecho un gran favor al consejero.
Ahora debemos volver a empezar, reanudar las tareas que ya estaban en marcha, trabajar duro para demostrar a todo el mundo que una flor no hace verano y que somos capaces de plantar cara al sistema con la razón, a cara descubierta y pacíficamente.
DE INTERÉS:
"Análisis sobre los sucesos frente al Parlament de Catalunya", por Vicenç Navarro, en %ATTAC, y
"Mentiras, medios y dignidad herida", en la bitácora ¡POR RAZONES!

4 comentarios:

  1. Solo se me ocurren dos palabras: Agent provocateur.

    ResponderEliminar
  2. Me parece un razonamiento un tanto ingenuo.
    Hagamos lo que hagamos, aunque sea quedarse sentados con las manos levantadas mostrando la indignación, el hecho de cuestionar la gestión de la democracia acarreará un posicionamiento claro y sin fisuras en los medios de comunicación, sin división. En el ABC, La Razón y otros similares hablaban de "secuestro de la democracia" por lo sucedido en el Parlament. Que digo yo, qué nombre tendrá lo de la Comunidad Valenciana, llenando la lista de imputados.
    Esta vez es posible que hayan sido unos exaltados, pero el día de la final de la Champions no se necesitaron para que se ejerciera violencia, no por ello dijeron tampoco que la democracia estaba secuestrada por la violencia policial.

    En fin. Si vamos a seguir luchando habrá que asumir que pasar de ser sorprendentes y simpáticos a antipáticos y sospechosos no va ha hacernos perder la razón.

    Como decía otro, violencia es tener unos beneficios millonarios (telefónica, BBVA, por ejemplo) y plantear Expedientes de Regulación.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo con Walden. Esos incidentes han sido ínfimos. Los medios los están inflando y demuestran simplemente su connivencia con el gobierno y con la patronal. Por parte de los manifestantes, no debería ser ni siquiera motivo de autocrítica.

    ResponderEliminar
  4. Ayer tuve que apagar la radio, más bien asqueado que indignado. Todos los super-demócratas comentaristas se rasgaban las vestiduras, ofendidísimos antes los agravios a la Santa Constitución "que nos hemos dado" -así lo dicen.

    Aquello parecía el Coro de Beatos de la Hermandad de los Buenos Modos. Anda, que no les queda nada que ver a todos estos señores y señoras. Parece mentira que sean periodistas y hayan visto tan poco. Parece mentira que sean tan ignorantes acerca de los extremos a que suelen conducir los "estados de necesidad". Si la situación empeora, lo que no es improbable, puede que lleguen a ver a las muchedumbres asaltando mercados. Van a sufrir mucho ante tales acciones antidemocráticas. Por desgracia, no parece que el hambre o las carencias anbtidemocráticas les preocupen en igual cuantía.

    En todo caso, son en extremo curiosas, netamente IBÉRICAS, las feroces unanimidades que ciertas realidades provocan en los periodistas, o lo que rayos sean, españoles. Persecución desatada contra Bildu. Santificación y glorificación de la Monarquía. Malos modos (decir "violencia" es abusivo, a nada que se compare con ciertas actuaciones policiales) con los parlamentarios.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.