02 junio 2011

Gracias al académico Luis Suárez sabemos que Franco no fue un dictador...

La academia de la lengua castellana (RAE) otorga a la palabra dictador estas tres acepciones:
«1. m. y f. En la época moderna, persona que se arroga o recibe todos los poderes políticos extraordinarios y los ejerce sin limitación jurídica.
«2. m. y f. Persona que abusa de su autoridad o trata con dureza a los demás.
«3. m. Entre los antiguos romanos, magistrado supremo y temporal que uno de los cónsules nombraba por acuerdo del Senado en tiempos de peligro para la república, confiriéndole poderes extraordinarios».
..
Sin embargo, el autor de la biografía del general Francisco Franco incluida en el Diccionario biográfico de la Real Academia Española de la Historia, el académico Luis Suárez, ha puntualizado lo siguiente:
«No llamo a Franco dictador porque no lo fue. Un dictador es un alto funcionario que se hace cargo de todas las funciones durante un tiempo determinado para restablecer el orden. El historiador tiene que ser muy preciso a la hora de utilizar los términos»... ¿?
Tan preciso es Suárez que revisa el significado de la palabra dictador, prescindiendo de las definiciones de la RAE, que son las que hacen posible --gusten o no-- que todos los usuarios del castellano entendamos lo mismo al utilizar las palabras.
La personal interpretación que hace Suárez de los significados y de las palabras mismas --amén de su original visión de la Historia como disciplina-- alcanzan una de sus cumbres intelectuales con esta otra aseveración:
.. 
Luis Suárez
El color de las alas de la mosca
«Totalitario, que es lo que dicen que fue el régimen de Franco y no fue, es un sistema político que somete el Estado al partido, y autoritario, que es lo que yo defiendo, significa lo contrario. Es un sistema que somete el partido al Estado»... ¿?
Es decir, según ese académico: el régimen franquista no fue totalitario porque la Falange que Franco refundó, reinventó y rebautizó Movimiento Nacional se sometió al poder del Estado, de modo que sería irrelevante que Franco construyera ese Estado con los ladrillos que horneaba el glorioso Movimiento...
¡Menudo galimatías!
Sea como fuere, la tesis de Suárez merece ser difundida en todo el mundo mundial, forzando la revisión de la historia para negar el calificativo de totalitario a prácticamente todos los dictadores.
Francamente [adverbio derivado del calificativo franco], urge elaborar y editar sendos diccionarios de dudas, uno de la lengua castellana y otro de la historia de España que precisen las acepciones, los significados y sobre todo las interpretaciones que hace Suárez.
Además, con el tiempo y también con el apoyo financiero del Gobierno, los contribuyentes españoles deberíamos financiar diccionarios similares para otros idiomas, empezando por el inglés, naturalmente, y acabando por el suajili, que es la lengua de la mayoría de los ugandeses, Estado que fue gobernado por Idi Amin Dada, otro ejemplar estadista del que urge disponer de una biografía elaborada por...
En todo caso y regresando a las cosas de España, la solución más sencilla sería que el académico Luis Suárez sustituyera a la RAE, fuera nombrado padre de la lengua castellana y de la Historia y organizara la revisión o destrucción de cuanto se ha investigado y elaborado sobre el período 1936-1975.
[Pulse y lea la definición de totalitarismo que ofrece el diccionario de la RAE].
Pero si de ser sincero se trata, estoy obligado a reconocer que Suárez despeja todas las dudas con esta precisión: «Sólo le debo explicaciones a la verdad».
Porque la verdad, camaradas de destino en lo universal, la posee él y nadie más que él.
..
ENLACE a la clarificadora entrevista a Luis Suárez que ha difundido El comercio.
DE INTERÉS: "Deberían llamarlo Diccionario Hagiográfico Español", en MIGRA·MUNDO.
.. 
IMPORTANTE:
«Yo siento un profundo desprecio hacia la democracia quizá porque me lo influyera aquel gran historiador del siglo II antes de Jesucristo que se llamaba Polibio --al que hice mención en la primera sesión de las Conversaciones-- y decía la desgracia es la etapa final en la vida de una polis. Después de eso, la muerte. Ya no hay cabida, ya no hay escape. Porque la democracia no lleva a otra cosa sino al gobierno y predominio de los peores».
Si le interesa, pulse y lea el resto del artículo titulado "Esperanza en el futuro", publicado en la revista de la Hermandad del Valle de los Caídos, cuyo autor es el hagiógrafo de Franco de marras: Luis Suárez.
Por cierto, el texto transcrito en esta nota no data de los cuarenta o cincuenta, fue publicado en enero de 2010.

1 comentario:

  1. Este curioso elemento sólo le debe explicaciones "a la verdad", la verdad manipulada que hoy sólo sostienen los franquistas más recalcitrantes, de los cuales, según es evidente, quedan muchísimos en el Estado.

    Sólo a su "verdad"; a los ciudadanos no les debe nada. Nada, a aquellos que sufrieron la dictadura que él exculpa y justifica en gran medida. Qué gran demócrata.

    Pero sobre todo, ¿cómo un profesional de la historia tan mediocre y tan sectario tiene asiento (Y COBRA) de la Academia de la Historia?

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.