11 julio 2011

La Iglesia Católica española es una las agencias inmobiliarias más codiciosas del mundo

La pillería de la Iglesia Católica española en materia inmobiliaria ha sido sistemáticamente ignorada o silenciada por el poder y por casi todos los medios --unos ex profeso y otros ingenuamente o por desidia--, pero parece que, ¡por fin!, dirigentes políticos y medios han empezado a abrir los ojos.
El país publica hoy un amplio reportaje sobre el buen uso que hace la curia de la reforma legal que hizo el Gobierno de José María Aznar en 1998, cuando los obispados se beneficiaron de la excepcional prerrogativa de registrar a su nombre bienes inmuebles de uso religioso (real o supuesto) a pesar de que casi todos esos edificios --fueran templos, viviendas, almacenes u otros-- eran de titularidad pública o comunal, pues tanto su construcción como el mantenimiento de los mismos había sido sufragado con cargo al erario o por los vecinos, si bien eran propiedades que nadie se había preocupado de registrar... ¡y la avispada curia católica lo aprovecha!
..
Viñeta de J·R·Mora
1998: Aznar López
el nacional-catolicismo
Esa reformilla realizada por el PP en 1998 "bendijo" todavía más la ya de por si pro católica reforma de la Ley Hipotecaria de 1909, reformada a peor por la dictadura en 1948 y "recatolizada" por el Ejecutivo de Aznar en 1998.
Pasa el tiempo, la Iglesia católica sigue exprimiendo el limón y el Estado mira para otro lado.
Con motivo de la burbuja inmobiliaria que ha agravado los efectos de la crisis financiera en España mucho se ha hablado y se habla de las operaciones sospechosas, irregulares o flagrantemente ilegales en que han incurrido cierto número de ayuntamientos, bancos, empresas promotoras y constructoras, pero nadie ha incurrido en la extrema codicia con la que opera la Iglesia Católica.
Según los datos ya ventilados, los bienes inmuebles --casi todos financiados por instituciones públicas o por colectivos vecinales-- que a la chita callando se han convertido en propiedad de los obispados españoles suman varios miles --sólo en Navarra, más de mil.
..
CON ANTERIORIDAD:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.