07 julio 2011

Tailandia vive el enésimo relevo en el poder para que nada cambie

Desde que terminó la segunda guerra mundial, Tailandia [el antiguo Siam, cuyo gobierno fue aliado del agresivo Imperio Japonés de los años treinta y cuarenta del siglo pasado] sólo es noticia en Occidente cuando hay revueltas, o bien por sucesos vinculados al mundo de las drogas, de la prostitución o del turismo sexual que practican los pederastas europeos. Pero esta semana Tailandia es noticia, o debería serlo, porque, una vez finalizado el recuento de los votos emitidos en los comicios celebrados el pasado domingo, ha resultado vencedor el Puea Thai.
El Puea Thai fue fundado en otoño de 2008 por los dirigentes del Partido del Poder del Pueblo (PPP), convencidos de que su formación estaba a apunto de ser ilegalizada, como así ocurrió.
La líder del Puea Thai es Yingluck Shinawatra, empresaria que es primeriza en política, si bien es hermana del experimentadísimo y hábil ex primer ministro Thaksin Shinawatra, hoy exiliado en Dubai y líder del extinto PPP.
Más claro: Yingluck ha sustituido a su hermano al frente de los llamados camisas rojas, así son conocidos los militantes del PueaThai-PPP.
..
Yingluck Shinawatra será
la primera jefa
de gobierno de la
historia de Tailandia
Familias y más familias
Esa relación familiar constituye una demostración más de que en el escenario político tailandés sólo cambian los nombres de los partidos, pero los protagonistas, quienes controlan el país, siguen siendo los miembros de varios clanes o familias, casi todas ellas alineadas básicamente en dos bandos: el de los camisas rojas del ahora triunfador Puea Thai y el de los camisas amarillas, seguidores de la derechista y ultranacionalista Alianza Popular para la Democracia (APD).
La esperanza de la mayoría de los tailandeses es una que parece lejos de sustanciarse: que se supere la crisis institucional que acusa el pais desde el golpe de Estado de 2006, que se cerró en falso al año siguiente con el triunfo del PPP en unas elecciones marcadas por la violencia.
Para colmo, esa victoria fue contestada en la calle por los camisas amarillas, que con el apoyo mal disimulado de la cúpula militar y de la corte suprema del país lograron, de entrada, que el primer ministro, Savak Sundarawej (hombre de paja de Thaksin Shinawatra), cediera el poder a su compañero de partido Somchai Wongsawat, para después reiniciar los disturbios y, a la vista de que era imposible contentar a la APD, dar la excusa oportuna al ejército para que convenciera a las elites empresariales y financieras que en la trastienda financian a ambos bandos de que debían pactar un gobierno de transición. Así fue como accedió al poder Abisit Vejajiva, líder del minoritario Partido Demócrata de Tailandia, que ha ostentado hasta ahora la jefatura de un gobierno interino carente de poder real que se ha limitado a mantener activa la Administración.
El pasado martes, confirmada la victoria del Puea Thai, Vejajiva se limitó a felicitar a la formación vencedora y desear suerte a la que, salvo intervención militar, será la primera jefa de gobierno de la historia del país.
Sin embargo, la actitud escrupulosamente democrática de Vejajiva y la venturosa posibilidad de que, por fin, se registre un pacífico relevo gubernamental han quedado relegados a segundo plano.
..
El único «factor de riesgo» real vive en Dubai
Ni el educado Vejajiva ni la inexperta Yingluck, estos días las portadas de los informativos y las cuitas de los analistas locales y extranjeros prestan máxima atención a un asunto y a una persona que vive a miles de kilómetros de Bangkok: ¿Regresará a Tailandia Thaksin Shinawatra?, que es quien en realidad dirige el Puea Thai.
El regreso de Thaskin desencadenaría, sin duda, la inmediata movilización de los camisas amarillas del APD y, lo que es peor, la muy probable intervención del ejército, pues la cúpula militar y la inmensa mayoría de los oficiales odian al adinerado Shinawatra y unos distrubios convenientemente alimentados serían, otra vez, la excusa ideal...
De modo que desde hace 48 horas la sombra del golpe de Estado vuelve a oscurecer Bangkok.
No obstante, sobre Thaskin pesa una condena de dos años de cárcel, la Justicia tailandesa no es precisamente proclive a perdoner la pena y la posibilidad de que su hermana, una vez confirmada como jefa de gobierno, le otorgue un indulto personal es remota, según todos los analistas locales que se ha pronunciado al respecto.
En todo caso, el regreso del odiado podría consumarse porque una de las promesas electorales del Puea Thai consiste en arbitrar una amplia amnistía para promover la reconciliación social.
..
[Thaksin Shinawatra es un adinerado empresario del sector de las telecomunicaciones, amén de tener intereses en otros sectores en varios países asiáticos y en Gran Bretaña, donde goza de cierta popularidad porque durante varios años fue el propietario del club de fútbol Manchester City. 
Shinawatra no es un dechado de virtudes democráticas ni sociales, pues como gobernante y líder del PPP benefició descaradamente a sus empresas al tiempo que aplicaba una política populista que le reportó notable predicamento entre las clases ´bajas, así como la ciega fidelidad de los camisas rojas. Sus criterios de gobierno, tanto cuando lo ejerció personalmente como a través de hombres de paja, nada sustancial cambiaron en la extremadamente clasista sociedad tailandesa]
..
Los camisas rojas han protagonizado
impresionantes demostraciones
de poderío social
Perfectamente planificado
En la primavera del año pasado los camisas rojas protagonizaron la más reciente de sus cíclicas y grandes demostraciones de poderío, cuando lanzaron una serie de movilizaciones que pusieron patas arriba Bangkok para exigir la dimisión de Vejajiva, el primer ministro ahora saliente, alegando con más de dos años de retraso que había accedido al poder gracias a un amaño urdido por los militares; lo cual era cierto… Pero eso era lo de menos, podían haber alegando cualquier otra cosa porque de lo que se trataba era de alimentar la caldera para preparar la rentré del rebautizado PPP.
La revuelta --cuyos comandantes recibieron generosas ayudas económicas-- se saldó con 92 muertos, según fuentes oficiales, casi todos causados por disparos del ejército. Esto tampoco pareció importar demasiado.
Desde entonces, los camisas rojas han batido marcas a la hora de recuperar y ganar adeptos entre las clases populares. Resultado, el partido que lidera el clan de los Sinawatra ha ganado las elecciones.
..
Bipartidismo relativo:
derecha y centro-derecha
El color rojo del Puea Thai se presta a equívocos en Occidente, lo que además se acrecienta cuando se tiene noticia del inequívoco derechismo de los camisas amarillas de la APD. Sin embargo, el Puea Thai-PPP es una formación de ideología profundamente conservadora que en Europa sería calificada de centro-derecha.
El detalle más sobresaliente que distingue a rojos de amarillos es el escaso apego de los primeros a la monarquía, lo que en gran medida se debe a que el rey Bhumibol Adulyadej (Rama IX) se caracteriza por sus querencias militaristas; de hecho, el monarca jamás se ha opuesto a los golpes de Estado, limitándose a quitarles hierro para evitar una guerra civil, o eso dice...
En definitiva, al margen de que las disputas entre el Puea Thai y la APD puedan agravarse y desemboquen en otro apaño (gobierno interino) como el de 2007, ni unos ni otros cambiarán nada sustancial en Tailandia, que seguirá gobernada por los de siempre y sumida en enfrentamientos civiles que cultivan los de siempre.
..
CON ANTERIORIDAD:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.