13 agosto 2011

Una periodista propone utilizar francotiradores para mantener el orden en las calles de Londres

La angelical señora de la imagen, Ann Coulter, es de armas tomar... Periódicamente, desde distintos ámbitos y a iniciaitva de diferentes partidos y entidades son convocadas movilizaciones y concentraciones contra la violencia y contra quienes real o supuestamente apoyan o justifican el uso de la violencia…
Sin embargo, en paralelo, hay personas que promueven el uso de la violencia que gozan de protección, merecen comprensión y levantan la voz desde púlpitos insospechados.
Traduciendo sus palabras textualmente, resulta que la propuesta de Coulter habla de «grupos de rifles»y precisa que deben estar «bien ubicados» cuando se producen disturbios como los acaecidos estos días en varias ciudades del Reino Unido, de modo que los francotiradores tengan una visión perfecta de los revoltosos que por el bien de la buena sociedad conviene abatir...
Para dejar clara su posición, Coulter ha añadido: «Tenemos la seguridad de que [disparando contra "los malos"] no hay peligro de matar a un futuro Winston Churchill o Edmund Burke».
El alegato de Coulter ratifica que hay países del culto Occidente que están considerados como sacrosantos defensores de las libertades en los que es legal lanzar llamamientos públicos al uso de la violencia y promover que las fuerzas del orden disparen contra los ciudadanos que protetsan...

4 comentarios:

  1. Como no puedo, razonablemente, insultarla y ponerme a su altura, algo que me piden el cuerpo y la lengua, me limitaré a llamarla fascista.

    ResponderEliminar
  2. Creo que la calificación de Jorge se queda corta, pero no encuentro la palabra adecuada.

    ResponderEliminar
  3. Sin ningún género de dudas, un escaner cerebral revelaría la presencia de una ameba en lugar del correspondiente cerebro.

    ResponderEliminar
  4. Me temo que abundan mucho este tipo de personas. Siempre ha sido así. Recordad que en pleno fragor de los fascismos de los años treinta hubo "personas honorables" que se convirtieron en monstruos y que terminada la contienda mundial volvieron a sus "vidas discretas y honorables". Muchos llevan dentro el huevo de la serpiente y en ciertas condiciones incuban seres que no reconocen ni ellos mismo. El último ejemplo lo hemos tenido en la guerra de los Balcanes. Tambien en los campos de fútbol todos los fines de semana a más de uno/una le gustaría coger un arma y cargarse al árbitro......

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.