17 octubre 2011

Política agraria de España: Del "hiperrealismo" de Durán Lleida a la caridad sin futuro

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, ha afirmado sin ambages ni matices que la propuesta de reforma de la política agraria común (PAC) presentada hace apenas una semana por el eurocomisario Dacian Ciolos, es poco menos que una porquería.
¿Por qué? Aguilar se limita a decir que la reforma es pésima porque «arrasa con todo lo anterior; en lugar de avanzar, ha querido cambiar radicalmente todo», según la ex diputada de IU, ex alcaldesa de Córdoba, ex consejera de la Junta andaluza y actualmente ministra del Ejecutivo del PSOE.
El Gobierno, pues, dice eso y su alternativa, el PP, emula a la ministra anunciando que se opone frontalmente a la reforma. Punto.
Ciertamente, la PAC actual ha fracasado en diferentes aspectos; por ejemplo, desmantelando producciones, entre otros males, y por tanto conviene cambiarla.
Los gobiernos de Francia, España, Italia y Polonia --los cuatro países más beneficiados por la PAC en términos relativos-- nada dicen de que desde hace varios decenios la Unión Europea (UE) prime a las grandes explotaciones y, por encima de todo, favorezca a los intermediarios, supeditando la producción de alimentos a los intereses de la distribución.
Poco a poco, empujada casi siempre por Francia, la actual UE relega a segundo plano los dos objetivos que eran básicos en política agropecuaria de la comunidad: garantizar la producción de alimentos y evitar la despoblación del rural.
..
Producción insuficiente
Europa no produce la cantidad ni la variedad de alimentos que precisan sus habitantes para disfrutar de una vida sana y equilibrada, pero Aguilar y demás dirigentes políticos y económicos de la Europa ¿rica? sólo piensan en las subvenciones, o eso parece --lo cual no es negativo per se, salvo cuando el único eje es el dinero por el dinero o par tapar agujeros e incompetencias históricas.
Pero en la trastienda hay más, pues la UE subvenciona varias producciones absurdas y gasta fondos en importaciones que son injustificables teniendo en cuenta que el objetivo es cubrir demandas en materia de alimentación, o eso dicen para justificarlas.
¿Por qué y para qué? No vale engañarse, numerosas ventajas arancelarias se otorgan a países productores de alimentos con la finalidad de que ellos, a cambio, faciliten la entrada en sus territorios de capitales y producciones industriales europeas. En estos casos, a los cerebros de los países socios les da igual si lo que importan es realmente necesario o si perjudica a productores europeos.
En resumen --con el riesgo que supone simplificar--, las instituciones de la UE, ¡empezando por los propios gobiernos de los Estados miembros!, utilizan la capacidad de compra de los europeos para importar alimentos extracomunitarios a fin de garantizar las exportaciones de capitales y de productos industriales a los países productores, lo que a su vez introduce en Europa ofertas muy competitivas que perjudican a los agricultores comunitarios.
En la propuesta de reforma de la PAC hay aspectos positivos --por ejemplo, limitar la cuantía de las subvenciones por explotación y obligar a respetar criterios medioambientales--, pero para los políticos profesionales lo fácil y rentable es el simplismo... el simplismo empobrecedor que desde hace dos siglos machaca el rural español, en el que además se ha inoculado la creencia de que la subvención es la medicina que cura todos los males.
..
Duran Lleida y el PER, el rábano y las hojas  
Así las cosas, cuando Duran Lleida --con injustificada mala follá-- advierte de que el plan de empleo rural (PER) es una barbaridad y emplaza a que toda España se lance contra él.
Sin embargo, digan lo que digan los políticos buenistas del PSOE y los políticos hipócritas del PP, pagar el PER para evitar la miseria en Andalucía y Extremadura es consecuencia del fracaso histórico del Estado español en el mundo rural.
Ningún gobierno español --ni el posibilista felipismo ni el demagógico aznarismo-- ha afrontado la necesidad de poner en marcha una reforma agraria efectiva, aunque fuera dentro del orden capitalista. Los criterios racionalistas en asuntos del rural que en la Francia de la Ilustración se empezaron a aplicar en la primera mitad del siglo XIX y que en la Inglaterra victoriana se pusieron en marcha antes de empezar el XX, en España no se plantean ni once años después de iniciado el siglo XXI.
El agro español sigue siendo fuente de fortunas para unos pocos y un desastre para sus asalariados y pequeños propietarios pese a que el país reúne condiciones naturales para que su producción agropecuaria sea no sólo rentable y sostenible, sino una de las más valiosas del Viejo Contienente.
Pero el problema, dicen, es la reforma de la PAC.
Son mentirosos, sinvergüenzas o incompetentes. No sé qué es peor.
..
El mayor problema
del agro español no es la PAC
La PAC acusa taras y la reforma propuesta, también. Pero todos los ministros y gobiernos españoles habidos desde Fernando VII han carecido de vergüenza y/o de inteligencia y como siguen sin tenerlas, hablan del agro para hacer ruido mediático y electoral. Poco más.
El problema raíz del agro español, desde Cádiz hasta Lugo y desde Badajoz hasta Murcia no es la PAC y nada más que la PAC.
El problema está aquí, en casa, en sucesivos gobiernos y en menor medida también en numerosos agricultores y ganaderos, incluidos los peones de Andalucía y Extremadura que gritan ¡viva el PER! convencidos de que el futuro es la caridad, antes era la caridad del señorito y ahora la del Estado.
La frase de Duran Lleida [esa de que los catalanes pagan impuestos para que los asalariados del campo andaluz pasen el día en el bar] es fruto de una incontinencia puntual. Evidentemente, el portavoz de CiU ha planteado el asunto con escasa inteligencia y ha faltado el respeto a los campesinos, pero sucesivos gobiernos y también quienes cobran el PER son unos inconscientes por negarse a reconocer lo evidente: el PER es la prueba palmaria de un fracaso histórico.
La caridad no soluciona nada y, para colmo, oculta la ausencia de futuro.
..
Calientan la oreja de la ignorancia: sólo buscan votos
Las cosas del rural son mucho más complejas de lo que algunos creen y, por ejemplo, la reforma de la PAC tal como se plantea no tendrá los mismos efectos en toda España --hay colectivos del agro para los que incluso será positiva.
La PAC es un puzle --como Europa y como la propia España-- y los ¿expertos? del PSOE y del PP simplifican todo porque tienen las urnas entre ceja y ceja.
¿Para cuándo la reforma agraria que está pendiente desde hace más de un siglo?, ¿para cuándo la expropiación de cientos de miles de hectáreas de tierras cultivables que están desaprovechadas?, ¿cuándo habrá un gobierno que racionalice la intermediación?
Para afrontar esos problemas no es preciso hacer una revolución ni aplicar leyes que cuestionen el sistema capitalista; ¿entonces, por qué no lo hacen? No lo hacen porque siguen anclados en el precapitalismo o, como mucho, en el capitalismo victoriano y depredador del siglo XIX.    
DE INTERÉS:
Criterios básicos de la reforma de la PAC que propone la Comisión Europea,
Documentos sobre la reforma de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), la mayoría de ellos en PDF,
"La reforma de la PAC y la agricultura española", Fundación Alternativas.

2 comentarios:

  1. El PER ha sido poco menos que un desastre, cierto, pero hay que apuntar en el " debe" de Durán i Lleida que su propio partido, la minúscula UDC, ha usado y abusado de todo tipo de subvenciones, para mantener una de las más extendidas redes clientelares de todo el estado, con el mismo fin perverso que el del PER: comercio de votos.
    Y, antes de cualquier crítica, lo confesaré: es cierto, Durán i Lleida me cae como una patada ahí mismo, y eso me impide ser del plenamente objetivo con su persona.

    ResponderEliminar
  2. A ARBENZ,
    No pretendía justificar las palabras de Durán Lleida sobre los beneficiarios del PER, ¡para nada!
    Pero el PER, como otras muchas subvenciones o subsidios --sobre todo las que se reparten entre las empresas, que son las más cuantiosas--sólo sirven en numerosas ocasiones para tapar o disimular problemas de fondo, para evitar situaciones sociales explosivas o para enriquecer a los amigos, que también.
    Saludos.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.