04 diciembre 2011

Rajoy informará de la política económica del futuro gobierno en una reunión partidaria y en el extranjero

Ayer, el presidente de Gobierno español in péctore, Mariano Rajoy, abandonó puntualmente el extraño silencio que caracteriza su encierro en el despacho de la calle Génova para reunirse con amigos personales y políticos en su patria chica, Pontevedra, donde ha hecho unas declaraciones típicas en él; o sea, habló para no decir nada concreto. Veamos:
Viñeta de Pinto & Chinto, capturada en La voz de Galicia
Sobre cómo superar la recesión o paliarla, dijo: «Esto no es una tarea solo del Gobierno, un Gobierno solo no llega, es una tarea de toda la nación, de las fuerzas políticas, los agentes económicos y sociales, y de todos los españoles». Curioso emplazamiento en boca de quien desde que estalló la crisis se ha dedicado a negar todo apoyo a la gobernanza económica de España. De todas formas, a la vista del buenismo del PSOE zapaterista es posible que los socialdemócratas caminen codo con codo con quienes han estado reventando toda posibilidad de consenso.
Rajoy también recurrió a las evidencias y dijo lo que todo el mundo sabe, como si todavía estuviera en campaña electoral: «Hay cinco millones de personas que no pueden trabajar y mucha gente que lo está pasando mal», y también redescubrió la sopa de ajo al anunciar que para salir del apuro y crear empleo hace falta "otra política económica", sin revelar cuál; aunque a estas alturas nadie ignora que la única novedad que aportará el PP a lo hecho hasta ahora por el Gobierno saliente consistirá en más de lo mismo pero con recortes más elevados, reduciendo al máximo salarios y semiprivatizando servicios públicos básicos, esta es la fórmula que aplica la secretaria general del PP en Castilla-La Mancha.
Para redondear, Rajoy aludió a que el próximo miércoles viajará a Marsella para participar en una reunión del Partido Popular Europeo y que será allí, en el extranjero y en una reunión partidaria, donde el futuro jefe del Ejecutivo español dará a conocer sus criterios económicos a la hora de gobernar España: «Allí me entrevistaré con los máximos dirigentes europeos para dar a conocer nuestra posición»...
[Allí, en Marsella, estará también la ultranacionalista alemana Angela Merkel, empeñada en echar leña al fuego del sur de Europa con la finalidad de que la banca alemana no pierda comba. Más detalles sobre las insustanciales declaraciones de Rajoy en Pontevedra, en La voz de Galicia]
Y hoy domingo, el nobel de Economía Paul Krugman, que no es precisamente un gurú antisistémico, firma lo siguiente:
«¿Cómo se han torcido tanto las cosas? La respuesta que oímos todo el tiempo es que la crisis del euro fue provocada por la irresponsabilidad fiscal. Enciendan el televisor y muy probablemente encontrarán a algún lumbreras declarando que si Estados Unidos no recorta el gasto terminará como Grecia. ¡Greeeeeecia!
«Pero lo cierto es casi lo opuesto. Aunque los líderes europeos siguen insistiendo en que el problema es un gasto demasiado elevado en las naciones deudoras, el auténtico problema es un gasto demasiado reducido en Europa en su conjunto. Y sus intentos de arreglar las cosas exigiendo una austeridad cada vez más severa han desempeñado un papel decisivo para empeorar la situación».
[ver: "Matar al euro", por Paul Krugman, vía El país].
INFORMACIÓN relacionada:
"El 60 % de los trabajadores en España no llegan a los 1.000 euros mensuales", según revelan los datos de la Agencia Tributaria, vía TERC3RA INFORMACIÓN.
CON ANTERIORIDAD,
"Rajoy aplaude la política de Cameron: Más despidos y menos servicios públicos", y
"El éxito de quienes cultivan la ignorancia de los ciudadanos en materia económica".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.