31 enero 2012

Bukowski, la sucia realidad le impide ser pasado

Son pocos los escritores estadounidenses tan representativos de la cultura norteamericana a la vez que "odiados", cuando menos mal vistos o en todo caso considerados incómodos por la élite cultural.
.. 
Reproducción facsímile de la reseña publicada en Culturas, suplemento de La voz de Galicia.

2 comentarios:

  1. Sin duda uno de mis autores favoritos cuyos libros crecieron a mi lado allá por los 80, años decadentes y sin mucho futuro como el mismo Bukowski. Hemos andado mucho camino, y al final uno ya no sabe si seguimos sin futuro o si lo hemos alcanzado y este no sirve para nada.

    ResponderEliminar
  2. A ENKIL,
    El hoy es el futuro que pensábamos en los ochenta o los setenta. Y más que haberlo alcanzado, nos ha alcanzado él a nosotros. Prueba de ello es que no es como lo pensábamos.
    Por razones psico-biológicas de larga explicación, los humanos identificamos futuro con buenaventura. Las ganas de vivir más tiempo se funden con las de vivir mejor...
    Pero el futuro lo construye la colectividad humana, aunque unos individuos participan en su elaboración más que otros, ¡como en todo! Y los únicos que pueden programar --hasta cierto punto, claro-- sus futuros individuales son los de siempre: los que más poseen, los que más ganan y los que ostentan o detentan poderes políticos o sociales (los segundos incluyen los religiosos), que además acostumbran a unir sus fuerzas, en tanto que los ciudadanos comunes somos instruidos para creer que sí existen los felices futuros individuales. A la esperanza de la lotería no se accede sólo comprando decimos... Tambiémn nos la inoculan.
    Por eso digo que el futuro ("marcado" por ellos, los que sí pueden moldearlo) nos ha vuelto a alcanzar.
    Y ahí estamos, intentando construir futuros propios, siquiera pequeñitos, que nos endulcen momentos de este presente que, fugaz, fluye camino de otro futuro que seguimos imaginando venturoso.
    Un abrazo para "uno de los nuestros".

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.