22 enero 2012

El mayor agujero negro del sistema financiero español tiene nombre: Bankia

Desde que el PP asumió la responsabilidad de gobernar España, en círculos financieros, empresariales, políticos y sindicales uno de los asuntos que más saliva y tinta consume es el caso Bankia [entidad creada en base a lo que quedaba de CajaMadrid y Bancaja].
En paralelo, desde los primeros días de este año cada vez son más quienes hablan o escriben sobre la segunda oleada de fusiones bancarias y, por lo tanto, ya se barajan cifras sobre el dinero público que todavía será necesario inyectar en el sector para superar definitivamente los excesos y alegrías en que incurrieron durante años.
..
[En general, las cifras oficiales rondan los 40.000 millones de euros; no obstante, hay economistas no institucionales que incluso duplican esa cantidad, lo que ha sido calificado de exageración por altos cargos gubernamentales y bancarios]
..
El agujero más inquietante se llama Bankia, a cuya debilidad (heredada de CajaMadrid) se sumó la ruinosa Bancaja, cuya precariedad era igual o mayor que la de Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), recientemente engullida por el grupo Sabadell, cuya valentía ha sido premiada por el Banco de España con más de 5.000 milllones de euros destinados a evitar el crac de la caja que pilotaba el PP valenciano y cuyo derrumbe fue propiciado por las grandezas y derroches en que incurrieron sucesivos gobiernos de el señor de los trajes.
Pues bien, Bancaja es un fantasma de proporciones similares a la CAM y su integración en Bankia, aparte de técnicamente incomprensible, se debió al empeño de Rodrigo Rato y de sus amigos políticos en convertir a la hija de Cajamadrid en líder del sector financiero español.
..
El talón de Aquiles
Rsumiendo, el talón de Aquiles del sistema financiero es Bankia y, por tanto, resolver su futuro [evitar su hundimiento] es la clave de bóveda para que la segunda oleada de fusiones bancarias cumpla lo que desean y necesitan las autoridades, el sector y, de rebote, también el empresariado, pues por mucho que se empeñe la CEOE en aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid, el incendio que consume más y más empresas no es laboral ni fiscal, sino la falta de crédito.
En los primeros días de la semana que hoy termina, algunos periodistas y los expertos habituales pusieron en circulación la especie de que Bankia y la CaixaBank estudiaban una posible fusión. Esa hipotética fusión, difundida a modo de globo sonda, ha sido desmentida por el número uno de la Caixa, Isidre Fainé, que según ha puntualizado no figura en la agenda de la entidad catalana.
En todo caso, suponiendo que CaixaBank asumiera salvar la viabilidad de Bankia, sus responsables difícilmente se conformarían con una inyección de dinero público de cuantía inferior a... ¿bastarían 5.000 millones de euros?, ¿10.000?, ¿cuántos miles de  millones harían falta?
..
[Para colmo de enredos, es preciso insistir en que la hipotética fusión Bankia-CaixaBank no sería tal, sino que la segunda pasaría a controlar a la primera; lo que generaría problemas añadidos de orden político-institucional. ¿Se imagina usted cómo reaccionarían personajes como la españolísima Esperanza Aguirre, que durante meses estuvieron vendiendo la falacia de que Cajamadrid era poco menos que la entidad financiera más sólida y con más futuro de las Españas? Sin olvidar que si se sustanciara la fusión catalano-madrileña, el españolísimo Rato pasaría a ser un subordinado del catalán Fainé…]
..
20.000 millones de euros, como mínimo
Para hacerse una idea cabal de la gravedad del caso Bankia, basta referir que en círculos financieros nadie --salvo los talibanes del madrileñismo y los interesados-- discute que las necesidades de capitalización de Bankia superan con creces los 20.000 millones de euros --hay quienes elevan esa cifra... ¡y la duplican!
Quienes afirman que para la segunda oleada de salvadoras fusiones bastará con inyectar 40.000 o 50.000 millones yerran o, alternativamente, contribuyen voluntaria o involuntariamente a mantener tranquilos a los ciudadanos.
Sin duda, Bankia es una bomba de relojería y los únicos equipos anti-minas a los que pueden pedir socorro el Gobierno y el Banco de España sin generar problemas añadidos son BBVA y SCH; o bien arbitrar una solución en la que entren grupos que posean elevado grado de solidez, como CaixaBank o grupos menores pero eficaces como el Sabadell o el Popular.
En todo caso, para resolver el enredo de Bankia no bastarán 5.000 millones de euros como en el caso de la CAM, sino más; que digo: muchísimo más.
Tiempo al tiempo.
..
CON ANTERIORIDAD:
"El Estado español destina 17.024 millones de euros a las cajas del sector financiero más solvente del mundo".
..
ACTUALIZACIÓN (23 enero 2012):
Bajo el titular "La fusió Caixa-Bankia segueix endavant", el periódico electrónico catalán y catalanista Directe!·Cat se hace eco y considera plausible la tesis que ha expuesto hoy lunes José Antonio Zarzalejos en elconfidencial.com, que entre otras cosas, dice:
..
El racional económico de una fusión rápida entre Bankia y CaixaBank está ahora en estudio intenso, fase distinta a la de negociación, que fue desmentida por Isidro Fainé...
Tan esencial como el racional económico de estas operaciones, lo es el político. Y aquí la fusión cuadra a la perfección, aunque hay que contar con la renuencia de la Comunidad de Madrid. Una operación de estas características consagra una larga relación entre el PP y CiU...
La operación es estratégica, de enorme calado y de honda raíces porque contribuye a consolidar el papel del PP en la gobernación del Estado al menos por dos legislaturas...
Hasta que no haya un vuelco del sistema financiero, no se producirá de manera efectiva el correlativo vuelco del poder político. El PP y el Gobierno lo saben. La posible fusión Bankia-CaixaBank es pieza esencial de la nueva arquitectura del poder en España...
..
En todos los nacionalismos pesan en mayor o menor grado el territorialismo, el sentimiento de colectividad, el patriotismo, etcétera; pero en los nacionalismos conservadores o de derechas --como es el caso de los españolistas del PP y los catalanistas de CiU-- casi siempre acaban pesando más los asuntos económicos; de manera que es factible que Esperanza Aguirre --y los que ella representa-- se trague el orgullo centralista y acate los designios de la cúpula marianista, en tanto que Artur Mas inventaría alguna teoría para justificar ante su electorado que la Caixa aceptara asumir el centralismo financiero de los nacionalistas españoles.
..
ENLACE el texto íntegro de Zarzalejos, "Bankia-Caixa: un vuelco del poder político y financiero".
CON POSTERIORIDAD (7 mayo 2012):
"El ex más ex de todos los ex, Rodrigo Rato, abandona Bankia", que técnicamente es una entidad en quiebra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.