07 febrero 2012

Otra prueba de que en la Administración española hay quienes siguen "colaborando" con la dictadura

En 2009 [siendo presidente de Gobierno el socialdemócrata Rodríguez Zapatero] los historiadores José María García Márquez y Miguel Guardado Rodríguez solicitaron al Ministerio del Interior copia de un expediente de 1937 relativo a una persona... y víctima. La respuesta de la autoridad fue enviar a dos agentes de la Guardia Civil para preguntarles «¿y esto para qué?, ¿para qué quieren ahora unos papeles del 37?»
Tras insistir en su petición, acabaron recibiendo el expediente, pero sin la sentencia que debía acompañarlo. Finalmente, después de reiterar la demanda, la Administración libró el documento que faltaba, aunque con tachones que ocultaban varias identidades.
A pesar de que en el Estado hay cargos políticos y funcionarios empeñados en seguir ocultando hechos y, por tanto, colaborando con los golpistas de 1936 y con los genocidas del franquismo, los dos investigadores acaban de publicar el libro Morón: Consumatum est, editado por Planta Baja, en el que narran la represión que practicaron los nacional-católicos en Morón de la Frontera desde 1936 hasta 1953.
Mientras, un juez que inició un procedimiento para averiguar qué ocurrió con decenas de miles de desaparecidos o dónde yacen decenas de miles de cadáveres está sentado en el banquillo de los acusados... ¡Muera la inteligencia, viva la muerte!
MÁS detalles, en Público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.