15 febrero 2012

Otro éxito del mundo feliz: La captura de "el último líder vivo" de Sendero Luminoso

Lo cierto es que Flores Hala ya no era senderista y robaba para "jubilarse" rico 
..
La reciente captura en el Perú de uno de los presuntos líderes de lo poco que queda de la guerrilla de Sendero Luminoso, prácticamente nada, da para escribir un libro: mitad novela negra, mitad sainete.
Hace algo más de un lustro Florindo Eleuterio Artemio Flores Hala, empezó a ser promocionado por las autoridades y los medios popularizaron su imagen y su alias como ex integrante o integrante [en esto nunca se pusieron de acuerdo] del comité central del Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso (PCP-SL).
La organización política y armada que lideró hasta su detención (12 de septiembre de 1992) Abimael Guzmán Reynoso, alias Presidente Gonzalo, no existe desde hace al menos ocho años, al margen de que haya ex guerrilleros, excluidos y bandoleros que en ocasiones se arrogan la condición de senderistas.
Hay latiguillos que ya no engañan a casi nadie.
En sucesivos reportajes publicados a lo largo de los últimos cinco años Artemio ha sido presentado como «el último líder vivo de Sendero Luminoso».
..
[Esa descripción utilizada a modo de epígrafe o titular ha sido el más utilizado por los periódicos y emisoras convencionales del Perú, y es el que han repetido casi todos los medios de Occidente]
..
No existe ninguna prueba de que Artemio, ex soldado del ejército peruano y líder de la partida supuestamente senderista del Alto Huallaga [actualmente compuesta por una veintena de miembros] haya sido el impulsor ni el ejecutor de iniciativa alguna del PCP-SL durante el último decenio, sólo era jefe de la banda ahora desmantelada y tras la derrota militar de Sendero en 2000 se ha dedicado a sobrevivir y crear un fondo de pensiones.
Desde que empezaron a operar en el Alto Huallaga, Artemio y los suyos centraron todos sus esfuerzos y capacidad de fuego en evitar la detención y ganar dinero como narcotransportistas, sirviendo como mercenarios a los productores de pasta de coca o ejerciendo de aduaneros.
..
[La banda mantenía atemorizada a la población y alejado al Ejército mediante acciones puntuales, de modo que como única "fuerza armada" presente en la comarca cobraba "derechos de paso" a la vez que proporcionaba protección y apoyo a los transportistas (abundan los llamados mochileros) que mueven la droga u otros productos ilegales]
..
En sus años de correrías por la intrincada selva peruana Artemio no es ni ha significado nada desde un punto de vista político, salvo mantener vivas verdades mediáticas que han servido para "prestigiar" su actividad para que el gobierno justificaran medidas legales extraordinarias que permiten reprimir movimientos y detener líderes sociales sin dar excesivas explicaciones.
Ahora, los periodistas y analistas "de orden" propalan que Artemio daba mítines y aspiraba a hacer la revolución... Un adorno político-novelesco construido con mentiras interesadas.
..
El apresamiento fue posible gracias a una delación 
Artemio fue apresado el pasado domingo en un inmueble próximo a Santa Rosa de Mishollo, donde se había refugiado tras haber sido atendido por un sanitario de la localidad que lavó y taponó las heridas que había sufrido el bandolero en un confuso tiroteo del que había escapado vivo el día anterior.
El objetivo de la acción policial era Artemio, que fue tiroteado por al menos dos de sus propios compañeros... ¿Por qué?, porque aspiraban a cobrar la recompensa que el Estado ofrecía por la captura del mediático delincuente (vivo o muerto).
Según fuentes oficiales y no oficiales, en el tiroteo también han participado varios agentes desplazados a la zona para dar apoyo a la operación organizada con la complicidad de los traidores.
..
[EE UU ofrecía 5 millones de dólares por la captura de Artemio, o bien por el suministro de datos o coordenadas que permitieran localizarlo y proceder a su arresto.
Anteayer lunes, Washington confirmó que abonará la recompensa, aunque no dijo a quién o a quiénes y, al mismo tiempo, aprovechó para recordar que hay otros 5 millones de dólares para quienes propicien la captura de Víctor Quispe Palomino, antes conocido como camarada José y actualmente por los alias Iván y Martín.
Víctor Quispe Palomino es un ex líder regional del PCP-SL que rompió hace ya más de un decenio con la organización. Era enemigo declarado de Artemio por motivos económicos y actualmente es capo de una mafia dedicada a actividades ilegales que opera en el VRAE (Valles de los ríos Apurimac y Ene).
Quispe Palomino está acusado de asesinato, chantaje y narcotráfico, que son los motivos por los que las autoridades peruanas lo buscan y por los que Washington ha puesto precio a su captura. De hecho, es la DEA, no la CIA ni ningún otro organismo de seguridad, la que tiene a Quispe Palomino y a Flores Hala en el punto de mira desde hace varios años. 
Con relación a las andanzas de Quispe Palomino, que incluso organizó el asesinato de ex compañeros del PCP-SL, conviene leer "El solapado cambio de piel de Sendero Luminoso en el VRAE"]
....
Florindo Eleuterio Flores Hala, en una imagen
tomada en diciembre de 2011 en algún lugar del
Alto Huallaga (fuente, "El campamento de Artemio")
De militar a senderista y desde hace
más de un decenio, delincuente
Artemio ha alimentado durante años su imagen de combatiente antigubernamental pese a que ya no era ni actuaba como jefe de una columna del PCP-SL.
Su banda, que rara vez ha sumado más de una veintena de hombres, vestía botas militares, pantalones y camisetas negras con la leyenda Ejército Guerrillero Popular y las siglas del Partido Comunista del Perú serigrafiadas con letras de color amarillo; chalecos antibalas, correajes, teléfonos satelitarios, armas automáticas de buena calidad y abundante munición. 
La excelencia de los equipos y la eficiente red de abastecimientos con la que contaba Artemio prueban, según las fuentes más realistas y menos instrumentalizadas, que el falso grupo revolucionario del Alto Huallaga era una banda formada por varios ex combatientes del PCP-SL unidos a excluidos sociales y fugitivos de la Justicia que trabajaban para una o varias de las organizaciones dedicadas a la producción de pasta de coca y al tráfico de otros productos, entre los que destacan las maderas nobles y el oro, incluso ejemplares de especies exóticas.
Perú es un país con ingentes y valiosos bienes naturales que son exportados ilegalmente, lo que proporciona elevados beneficios... ¡no sólo a los delincuentes que operan en la selva!, los hay que participan del negocio sentados en un despacho.
Florindo Eleuterio Flores Hala sirvió en el ejército peruano, en el Batallón de Tanques N 221 de Locumba (región de Tacna) hasta los primeros años noventa. Según el perfil elaborado cuando las autoridades gubernativas se interesaron por dar relevancia política a su existencia, búsqueda y captura, Artemio es un individuo de carácter terco y rudo en el trato que asumió con facilidad la disciplina y los hábitos militares; es más, las autoridades subrayaron que era un apasionado de la milicia y que su actitud era la adecuada para ser un buen soldado: disciplinado, metódico, parco en palabras y reservado, pero llegado el caso impetuoso e incluso valiente (imprudente) ante el riesgo físico.
..
Del anonimato a las portadas de la prensa
Las primeras noticias o pistas que se tienen de Artemio como guerrillero datan de mediada la década de 1990, cuando ya estaba integrado en Sendero Luminoso. Por esa época Abimael Guzmán ya había sido arrestado, la organización armada estaba a la defensiva y en franco proceso de descomposición, si bien todavía existía un aparato central operativo, que destinó a Artemio al Alto Huallaga para, supuestamente, ejercer entre otras cosas de recaudador de impuestos. A la postre, es lo único que hizo y que hacía hasta ser detenido: recoger cuanto dinero ha podido, primero para Sendero y desde hace más de un decenio, para él y su banda.
El ahora detenido no mereció atención especial de las autoridades hasta hace 7/8 años, cuando empezaron a menudear las informaciones (y también los bulos) que hablaban de "incursiones de supuestos senderistas" en el Alto Huallaga, pese a que en realidad sólo está probado que se trataba de acciones delictivas en apoyo de productores de coca y para proteger sus infraestructuras.
Cada acción, fuera referida a Artemio o a Palomino, era enriquecida con declaraciones del sector de la clase dirigente peruana que añoraba y todavía añora los métodos de Alberto Fujimori, empeñados todos en difundir la creencia de que la subversión es fuerte, lo cual es falso.
Los "salvadores de la patria" peruana esgrimen todavía hoy esa tesis para restringir derechos civiles y reclamar mayores competencias para las fuerzas de seguridad.
Mientras algunos prohombres difundían (y difunden) simplezas, Artemio y su banda seguían a lo suyo: sobrevivir y sacar tajada del narcotráfico y del comercio ilegal de maderas nobles y metales preciosos.
El grupo de Artemio siempre ha operado en la misma región, instinto territorialista del que también han hecho gala otros ex senderistas que tras causar baja como tales se han dedicado a hacer dinero como fuera con la finalidad de jubilarse.
Lamentable pero inevitablemente, esos personajes y episodios forman parte indisociable del proceso que siempre sigue al derrumbe de un ejército insurgente que, como en el caso de Sendero, había llegado a sumar varias decenas de miles de personas entre combatientes y servicios auxiliares. Situaciones similares se dieron o se dan en el Afganistán postsoviético y en la región de los Grandes Lagos (oriente del Congo, Uganda, Ruanda y Burundi).
..
Tener "peligrosos enemigos" permite justificar leyes extraordinarias  
Todavía es imposible saber por qué hasta hace unos meses el Gobierno apenas hizo nada para detener a Artemio. Nada han dicho las autoridades al respecto, pero está probado que políticamente interesaba gritar ¡qué viene el coco!.
La actividad insurgente de Artemio y sus compinches consistió, básicamente, en dejarse ver aquí y allá, amedrantar a los lugareños y a las autoridades locales, atacar patrullas y sedes y destacamentos policiales o militares del rural para que no les molestaran, robar armas y justificarse con unas siglas serigrafiadas en las camisetas.
Los objetivos de la banda de Artemio han sido dos: Generar miedo y mantener su comarca libre de obstáculos para desarrollar variadas actividades, todas ajenas a la política.
Los integrantes del grupo de Artemio siempre lucían las siglas EGP-PCP y la hoz y el martillo; lo cual ha sido sistemática y profusamente destacado por los medios, empeñados en que Artemio era y es otro che latinoamericano y su grupo, poco menos que "el vietcong de los Andes".
Resumiendo, un sainete mediático para uso político que mal oculta una larga lista de secretos a voces, pues desde hace años se sabía por dónde y cómo operaba el grupo, que sus significados políticos constituían un adorno y que el peligro que representaba para la estabilidad del Perú era nulo.
Plantear que bandas como la que dirigía Artemio pueden desestabilizador Perú era y es ridículo.
Así se fabrican algunos de los éxitos más rentables para el poder de turno, tanto en el Perú como en otros países.
..
INFORMACIÓN de alto interés sobre Artemio, en IDL REPORTEROS.
OTRO EPISODIO caracterizado por las medias verdades: "Las FARC, la localidad colombiana de Madrid y una de indios".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.