17 marzo 2012

La "fórmula PP" para pagar deudas municipales es un engañabobos

[NOTA: En este post se utilizan cifras redondas para hacer más comprensible lo esencial, pues no se trata tanto de reflejar la cuantía exacta de la operación como de reflejar su funcionamiento]
..
El sistema pergeñado por el Gobierno de Rajoy para que los ayuntamientos endeudados paguen lo que deben a proveedores y prestatarios de servicios beneficia, por encima de todos, ¡a los bancos!... ¡naturalmente!
Veamos: Las corporaciones locales han remitido a Madrid solicitudes de préstamo que suman 10.000 millones de euros para liquidar deudas atrasadas.
A continuación, una vez estudiadas y seleccionadas discrecionalmente las demandas, el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y los bancos "colaboradores" [eufemismo que dulcifica la codicia que subyace en la operación] concederán préstamos a un interés medio del 5 % [puede bajar o subir unas décimas en función de factores incontrolables y ajenos al Estado] y lo más importante: con la garantía de que el Estado avala al acreedor; es decir, si un ayuntamiento no devuelve el dinero prestado más los intereses, la Hacienda pública liquidará la deuda. El negocio para la banca es perfecto.
Esos créditos al 5 % rentarán a los bancos "colaboradores" entre 1.000 y algo más de 2.000 millones de beneficio limpio de polvo y paja, ¡a costa del erario público!, en función del número de ayuntamientos que liquiden el préstamo en 5 o en 10 años, plazo máximo inicialmente previsto.
Además, hay otro beneficio añadido para los bancos, que además obtienen dinero del Banco Central Europeo (BCE) al 1 %; pues al 5 % de margen que garantiza el Estado con la fórmula PP se suma el margen del 4% que los bancos arañan al recibir dinero del BCE para prestarlo al 5% [esta ventaja de la que disfruta la banca con el dinero obtenido vía BCE es aplicable a todos los préstamos que conceden a sus clientes en general].
Ciertamente, la fórmula PP puede evitar la ruina de un número indeterminado de pymes y de trabajadores autónomos que esperan desde hace meses e incluso años a que los ayuntamientos paguen lo que les deben. Pero la fórmula PP tiene meandros curiosos y, a la postre, perjudica a casi todos, excepto a la banca... Naturalmente.
..
¡Que barato es llenarse la boca con la palabra Estado!
Así, por poner un ejemplo que ilustra el amor a lo público del Gobierno de Rajoy:
Si el Estado y sólo el Estado es quien avala los préstamos que recibirán los consistorios, ¿por qué conceder a la banca privada gran parte de la bicoca?, ¿por qué no presta directamente el ICO?
Sin embargo, hay un aspecto todavía más hiriente, pues supone burlarse de las pymes y de los autónomos que son, según el ministro Cristóbal Montoro, los principales beneficiarios de la fórmula PP.
Veamos:
Montoro, ufano, ha afirmado que el sistema pergeñado demuestra que el Gobierno es poco menos que el salvador de la economía social porque ayuda a los ayuntamientos, contribuye a reducir sus deudas y pone dinero en circulación.
Pero los hechos apuntan que Montoro miente al afirmar que la fórmula PP supone un esfuerzo gubernamental. Con la fórmula PP la deuda de los ayuntamientos aumenta y en todo caso, sólo disminuirá en la medida en que los acreedores se avengan a reducir con generosidad el monto de las facturas; además, la fórmula PP incurre en el descaro --quizá contrario a Derecho-- de forzar a los acreedores a renunciar a la penalización por mora que prevé la ley.
De modo que la única ayuda real la aportan los acreedores al renunciar a parte de la deuda, no la aportan el Gobierno, ni la banca.
El Gobierno y la banca aportan, exactamente: cero euros. Es más: la banca saca tajada.
La fórmula PP es un engañabobos para consumo de los millones de ciudadanos que votan sin pensar y, en paralelo, es un artificio que permite maquillar las cuentas públicas para contentar a los mercados financieros, pues la operación sólo permite una reducción virtual y temporal de la deuda pública.

1 comentario:

  1. Como siempre pones el dedo en la llaga. Es una pena que estas reflexiones "políticamente incorrectas" no puedan publicarse en medios escritos o decirse en medios hablados.....

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.