30 marzo 2012

"¡Violencia en Barcelona!", gritan los hipócritas tras robar el futuro a toda una generación

Todos los medios convencionales han destacado la violencia que se ha registrado en Barcelona durante la jornada de huelga general. El episodio ha merecido y merecerá decenas de análisis e interpretaciones y --por lo leído y escuchado hasta ahora, medianoche del jueves al viernes-- prácticamente todas las aportaciones son y serán tan planas como políticamente correctas; es decir, inanes.
¿Qué canastos esperaban los dirigentes económicos y políticos?, ¿de qué se extrañan los creadores de opinión orgánicos en un país de la rica Europa en el que más de la mitad de los ciudadanos menores de 25 años no sólo carecen de empleo, sino que además son cada día más conscientes de que esa situación se prolongará durante años?
Numerosos dirigentes económicos y políticos y los creadores de opinión orgánicos no se plantean esa pregunta o si lo hacen, silencian la respuesta.
¿Quiénes crean las condiciones objetivas para que existan decenas, cientos, miles de ciudadanos jóvenes condenados a la desesperanza?
¿En verdad creen esos analistas orgánicos que una docena de teóricos de una hipotética revolución ponen la mecha y la encienden?, ¿en verdad creen que estas movilizaciones son obra de un grupúsculo escondido en cuevas de remotas montañas?... 
La violencia nace arriba
y crece abajo
Los dirigentes económicos y políticos, así como los creadores de opinión orgánicos saben que no. Saben perfectamente que episodios de violencia como el vivido ayer en Barcelona no se producen por generación espontánea, ni son fruto de la maquinación de unos iluminados ajenos a la realidad.
Todos sabemos, también quienes se niegan a reconocerlo, que para que la violencia aflore se deben dar determinadas condiciones. Y todos sabemos cómo y quiénes crean esas condiciones.
Sin embargo, casi todos los dirigentes y analistas de orden evitan reconocer públicamente que saben cómo quiénes pusieron la simiente, quiénes la riegan, quiénes abonan la planta para que crezca y saben cuáles son los frutos. Pero evitan identificar a los impulsores de esta perversa dinámica porque sería tanto como reconocer que cuando un sistema económico injusto es agravado con recortes sociales injustificables que ni siquiera sirven para reconducir la codicia financiera, justo en ese escenario, el de España, crece inevitablemente el descontento social, se generaliza la desesperanza y esta se convierte en la ira que propicia la violencia.
«¡Los violentos causan graves disturbios en Barcelona!», gritan histéricos...
Si siguen ustedes arruinando vidas, aumentará la ira.
Ustedes, los políticamente correctos, los profesionales de la gestión pública, los empresarios que quieren hacerse millonarios en cuatro días, los analistas orgánicos que justifican lo injustificable y los que se sorprenden ante la violencia, todos ustedes tienen mucho que ver con los estallidos de violencia.
Si siguen ustedes por ese camino, aumentará la violencia.
Siempre fue así y ustedes lo saben, ¡dejen de hacerse los recién llegados!
Muy probablemente, los dirigentes que han convertido la gobernación del país en una profesión de privilegiados clamarán al cielo reclamando leyes más represivas, aumentarán las fuerzas del orden, harán mil y una declaraciones retóricas para no hablar de lo esencial y convertirán en protagonistas a «los violentos que amenazan la convivencia»... 
¿Cómo es posible tanta ruindad?, ¿de qué pasta hay que estar hecho para decir tantas bobadas?, ¿qué canastos hay que mamar para ser tan egocéntrico?
Sean sinceros: ¿qué minoría es la que arruina la posibilidad de vivir con dignidad en un país económica y jurídicamente civilizado?, ¿qué minoría está reventando todo y alimentado la violencia?
La respuesta a esta pregunta también la saben. Pero evitan contestar. Siempre evitan contestar las preguntas esenciales y siempre insisten en las mismas superficialidades y falacias.    
No apostarán por invertir en enseñanza, ni pondrán coto a la codicia de los mercados, ni tampoco se avendrán a corregir una política económica que genera frustraciones y provoca que millones de ciudadanos se sientan airados.
Muy probablemente, el Poder huirá hacia delante y pese a conocer las consecuencias, seguirá recurriendo a falacias económicas, alimentando la desesperanza y con ella, la ira y violencia. 
¡Qué hábiles son moviéndose en escenarios donde estalla la violencia que ellos mismos han sementado!
¡Cuánta hipocresía!
CON ANTERIORIDAD: "La mayoría de trabajadores desean una reforma económico-laboral"...
INFORMACIONES puntuales de la jornada de huelga:
* CATALUNYA·PRESS: "Un milió de catalans surt al carrer contra la reforma laboral", 
* ECONOMISTAS FRENTE A LA CRISIS, "Indicador de incidencia de la huelga sobre el consumo de electricidad en la actividad productiva",
* EL PLURAL, "Ridículo del PP acusando a TVE de convocar y jalear la huelga general",
* ESTRELLA DIGITAL, "Madrid replica al Gobierno: Ni un paso atrás. Contra la reforma, huelga general",
* LAINFORMACION.COM, "Los sindicatos, en la Puerta del Sol: Si no cambia nada, habrá más conflicto",
* NUEVA TRIBUNA: "Multitudinarias manifestaciones en toda España",
* PRAZA PÚBLICA, "Históricas manifestacións contra a reforma laboral", 
* 20minutos: "Huelga general 29-M", seguimiento, resumen e imágenes,
* VILAWEB, "Manifestació multitudinària a Barcelona contra la reforma laboral".
DE INTERÉS:
"La manipulación de los datos sobre la huelga general", por Vicenç Navarro.

4 comentarios:

  1. Así es: ponen las semillas de la violencia y luego se extrañan y se alarman cuando ven brotar la planta.

    En los días previos a la huelga tuve ocasión de ver a unos cuantos tele-tertulianos mostrando, con expresión consternada, su "grave preocupación", su "fundado temor" y su "justificada alarma" ante las previsibles, o supuestas, manifestaciones de indignados y anti-sistema. Nunca había visto que a ninguno de esos tertulianos le causaran semejante pesar ni similar consternación las penurias que se avecinan y se ciernen sobre la mayor parte de la población. Aquí pululan los pelotas del poder, los "instalados" y los serviles a los privilegios establecidos.

    Por cierto, ¿se puede ser otra cosa que anti-sistema cuando la meta del sistema es reducirle a uno a la indigencia en favor de una minoría?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y al día siguiente, muchos de esos "hombres de bien" han seguido alimentando la pira, convirtiendo la violencia de 200, 500, 1.000 desesperados y frustrados en lo esencial de la jornada. En el fondo, les encanta la violencia, les sirve para ocultar casi todo, incluida la estrecha visión que tienen de la vida, como si ellos estuvieran en el secreto del movimiento del mundo y de las gentes.
      Son peligrosos. Sus axiomas alimentan la serpiente, la suya, que es la más violenta de todas.

      Eliminar
  2. Ya tienen la justificación para la Ley de Huelga que tan ansidamente pretenden. Entretanto, lo que a todas luces es una crísis sistémica intentan disfrazarla diciéndonos que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. ¿Qué posibilidades? ¿Las de esos cuatro directivos que han cobrado el año pasado más 60 millones de euros?

    ResponderEliminar
  3. Se veía venir, ya está previsto por lo que leo aquí, en La Vanguardia, http://www.lavanguardia.com/politica/20120401/54279489510/el-castigo-a-los-vandalos-se-equiparara-al-terrorismo.html que el gobierno saque una ley que nos proteja de los violentos. Se trata de demonizar y qué sorpresa nos llevaremos el día que estemos de manifestación, alguien queme un contenedor, haya carga policial y de repente un policía nos apalee y nos acuse de atentado. Hale dos años al trullo. El problema de esas leyes contra la violencia es que luego te la aplican en función del testimonio de los policías que te apalearon. Al tiempo... Y lo más triste es que lo diga yo que llevo ya un año trabajando para el Ministerio de injusticia. La palabra de un ciudadano si hay policías por medio no vale un comino. A mi ver los videos de los mossos en youtube apaleando un minusvalido en Barcelon o gaseando a la gente y pensar que cambiaran la ley y nos podemos comer la prision preventiva por lo que ellos digan me da mucho mucho MIEDO.
    Por otra parte, los antisistema no eran perroflautas? a que se debe que surjan esos encapuchados fortachones en las manifestaciones que aparecen rompren todo y desaparecen. Que raro que la policia solo detenga a manifestantes con pancartas y no con martillos. ¿Quien está detras de los encapuchados que ultimamente aparecen en las manis?

    ResponderEliminar

NOTA:
ImP no publicará injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
ImP sólo publicará los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.