19 abril 2012

CC OO y UGT defienden a la "española" Repsol... ¡Con lo fácil que es estar calladitos!

Una vez leídos ambos pronunciamientos, cabe preguntarse si los responsables políticos de ambas declaraciones han tenido en cuenta, entre otras muchas cosas, que...
* En 2003, en la refinería de Repsol en Puertollano (Ciudad Real) murieron 9 trabajadores a causa de un incendio cuyas luctuosas consecuencias, según la investigación oficial, se debieron a graves infracciones en materia de prevención de riesgos laborales e incumplimientos del Reglamento de Instalaciones Petroquímicas.
* En 2004, Amnistía Internacional [informe de AI: "Un laboratorio de guerra: represión y violencia en Arauca"] denunció que directivos de Repsol y Occidental Petroleum mantenían "relaciones de colaboración" con mandos del Ejército colombiano destinados en el departamento de Arauca vinculados a las bandas paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia que actuaban en la zona, lo que facilitaba las tareas de las petroleras.
* Repsol está sometida a investigación penal en Bolivia por contrabando de hidrocarburos a través de Andina [sociedad de la que es copropietaria la multinacional ¿española? y cuya adquisición estuvo plagada de irregularidades]. El expediente fue abierto en 2006 por los servicios aduaneros bolivianos tras detectar la exportación clandestina de más de 200.000 barriles de crudo.
* Ante la Bolsa de Nueva York, Repsol se declaró propietaria de reservas de gas en Bolivia amparándose en una ley del país sudamericano que había sido derogada por ser anticonstitucional.
[La ley revocada otorgaba a las petroleras el derecho a declararse propietarias de los hidrocarburos extraídos a boca de pozo, contraviniendo el artículo 139 de la Constitución de Bolivia que establece: "Los yacimientos de hidrocarburos, cualquiera que sea el estado en que se encuentren o la forma en que se presenten, son de dominio directo, inalienable e imprescriptible del Estado. Ninguna concesión o contrato podrá conferir la propiedad de los hidrocarburos"]
El ardid de Repsol sirvió para sobrevalorar sus acciones... De hecho, cabe recordar que hay varias querellas presentadas por accionistas minoritarios por esos y otros vaivenes bursátiles [informe de alto interés: "Repsol en Bolivia: una isla de prosperidad en medio de la pobreza", elaborado por Intermon-Oxfam en el 2005].
* La multinacional ¿española? tiene varias causas judiciales pendientes en Argentina, donde ha sido reiteradamente acusada de causar graves daños al medio --algunos irreparables--, habiendo provocado la contaminación de aguas subterráneas, el envenenamiento de la fauna e incluso de personas (decenas de miembros de las comunidades mapuches del sur de Argentina). Las demandas de indemnización superan los 500 millones de dólares. Un informe de la consultoría Umweltschutz, que es ajena al Gobierno argentino ha advertido de que la recuperación, siquiera parcial, de los ecosistemas y bienes naturales destruidos por Repsol requerirá no menos de 20 años, amén de cuantiosas inversiones.
* Junto a otras multinacionales, Repsol formó parte de la operación artillada a través del consorcio Pacific LNG (2003), cuyo objetivo era exportar gas boliviano a EE UU a precio de saldo, en detrimento de los intereses de Bolivia.
Ese robo planificado desembocó en una histórica movilización social que se saldó con la huida del país del corrupto jefe de Estado, Sánchez de Losada; amén de 67 muertos, una grave desestabilización socio-política y pérdidas económicas incalculables.
Un éxito desde otro y otro...
En resumen, para no cansar a los lectores: la lista de éxitos de Repsol en Sudamérica es larga, imposible de resumir en una bitácora.
Escribir la historia de la desespañolizada Repsol --privatizada en 1997 por un gobierno del PP del que formaba parte el ahora españolísimo Mariano Rajoy-- da para varios libros y el balance, al margen de conveniencias sindicales que no alcanzo a discernir, sería inequívocamente negativo, sobre todo para los trabajadores, sean ciudadanos españoles o de la Conchinchina, y para los pequeños ahorradores que adquirieron acciones de una sociedad pilotada con criterios cortoplacistas y especulativos.
Al margen de los avatares de la compañía, el culebrón Repsol-YPF --episodio bochornoso y ajeno a los intereses de los asalariados-- demuestra que el falaz populismo de Cristina Fernández y la retórica huera de Mariano Rajoy son altamente contagiosas; tanto, que en CC OO y UGT también hay quienes han enfermado.
CON ANTERIORIDAD:
* "El Gobierno argentino nacionaliza YPF y el Gobierno de Rajoy bla, bla, bla...", y
* "Bolivia, Noruega y el petróleo".
DE INTERÉS:
* "Argentina: ¿Malvinas jurídicas, corralito 2 y guerra del gas?", por Alfredo Jalife-Rahme, en La jornada,
* "¿Argentina es quien perjudica a España?", por Juan Torres López, en DOMINIO PÚBLICO,
"Diez boludeces sobre la guerra de España y Argentina por YPF", por Sáenz de Ugarte, en GUERRA ETERNA, 
* "La batalla que Argentina sí ganó", por Francisco Perejil, en El país,   
* "Patrioidiotas", por Xosé Manuel Pereiro, en SI HOME SI, y
* "Repsol no es España", por Ernesto S. Pombo, en La voz de Galicia.

3 comentarios:

  1. Un post realmente esclarecedor sobre la empresa a cuyo presidente vemos poco menos que lloriquear ofendido en la pequeña pantalla.

    Vaya "perla" de la contaminación multinacional.

    ResponderEliminar
  2. Cada vez me cansa más todo lo que leo y escucho relacionado con la política del mundo actual, en cualquier país. Realmente dan ganas de desconectarse de todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es imposible desconectar, amigo; como mucho, lograrás no oír, no ver... Pero seguirás conectado a los hechos aunque no quieras y "pagarás" aunque optes por no sentirlo. Un abrazo.

      Eliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.