22 abril 2012

Krugman alerta del suicidio económico de Europa

Paul Krugman, economista sistémico y liberal --que no ultraliberal--, en El país:
«Piensen en la situación en España, que actualmente es el epicentro de la crisis. Ya no se puede hablar de recesión; España se encuentra en una depresión en toda regla...
«En cierta forma, no importa realmente cómo ha llegado España a este punto, pero por si sirve de algo, la historia española no se parece en nada a las historias moralistas tan populares entre las autoridades europeas, especialmente en Alemania. España no era derrochadora desde un punto de vista fiscal...
«Los problemas fiscales españoles son una consecuencia de su depresión, no su causa (...) Europa ha tenido varios años de experiencia con programas de austeridad rigurosos, y los resultados son exactamente lo que los estudiantes de historia les dirían que pasaría: semejantes programas sumen a las economías deprimidas en una depresión aún más profunda (...) En vez de admitir que han estado equivocados, los líderes europeos parecen decididos a tirar su economía —y su sociedad— por un precipicio. Y el mundo entero pagará por ello».
ENLACE al texto íntegro de "El suicidio económico de Europa", en El país.
ENLACE a EL BLOG DE PAUL KRUGMAN.
RELACIONADO: "La austeridad le supondrá a España 25 años de estancamiento", en VOZ·PÓPULI.

4 comentarios:

  1. Y cuando pasaremos de la depresión a otra cosa menos depresiva... Tanta crisis me tiene agobiada!

    ResponderEliminar
  2. No sólo Krugman, son ya muchas las voces autorizadas que anuncian el marasmo de la economía que traerán las medidas de austeridad y deprivación.

    Pero el fundamentalismo neolib del PP (y sus colaboradores), junto con sus intereses de clase a corto plazo, son inmunes a toda demostración en contra. Seguirán adelante con su obsesiva idea fija, contra todas las evidencias, hasta que palpen el desastre... y quizás más allá.

    ResponderEliminar
  3. ¿Por que no llama a Rajoy y se lo explica?

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.