23 julio 2012

Felipe González, fundador del "PSOE monárquico", apuesta por un gran acuerdo nacional anti-crisis...

En la larga entrevista al ex presidente Felipe González que hoy difunde El país, el fundador del PSOE monárquico se pronuncia en torno a una serie de cuestiones relativas a la construcción europea que, en mayor o menor grado, constatan el paulatino derrumbe de la UE --iniciado con las ampliaciones de carácter exclusivamente comercial-- y en paralelo, también se refiere a las causas por las que la Unión Económica y Monetaria (eurozona) es tan débil como inane.
En rigor, González no aporta nada nuevo, sólo detalles, sin menoscabo del alto valor que tiene el hecho de que un miembro de la «inteligencia europeísta» denuncie que los apuros económicos de los países del euro se deben, básicamente, a que incumplen sistemáticamente principios básicos de la construcción europea.
González abunda en algo archisabido: los Estados y la propia UE están cediendo más y más poder político, e incluso capacidad decisiva en procedimientos legislativos, a las grandes corporaciones financieras, comerciales e industriales.
El ex presidente manifiesta también su desacuerdo con las políticas ultraliberales que rigen en la UE: «Han superado los límites», dice. Nada nuevo.
..
La única aportación práctica
Lo que más llama la atención de las declaraciones de González no es su actitud crítica con el ultraliberalismo y con la descomunitarización de la UE, sino que lanza un llamamiento a que Rajoy convoque «un gran acuerdo nacional». Esta es su única aportación o propuesta política.
¿Acuerdo para qué?, ¿para aplicar recortes con vaselina?
Una vez leída la entrevista, cabe concluir que la posición de González es estética, salvo en lo tocante a las grandes líneas comunitarias no vinculadas a la economía. El socialdemócrata hace varias aportaciones, si bien en política económica sólo se distancia claramente de Rajoy en un aspecto complementario cuando dice que el Gobierno español ha aceptado una intervención exterior a bajo precio --en alusión a los desaforados recortes presupuestarios que aplica el Ejecutivo del PP a cambio de lo que según Rajoy "sólo" es un rescate bancario que, para colmo, nada reporta a la economía real de los ciudadanos, salvo endeudar al erario --¡qué no es poco!
Salvo por ese asunto --que ciertamente no es baladí--, González no plantea ninguna otra objeción radical (de raíz) a la política económica del PP.
..
Esquivando lo realmente sustancial 
Es más, el fundador del PSOE monárquico pisa de puntillas el asunto que a fecha de hoy permite diferenciar sin medias tintas entre la derecha y la izquierda sistémicas (conservadores y socialdemócratas): La necesidad de acometer la regulación de los mercados financieros, además de dejar de hablar por hablar (sin más) de la armonización fiscal en la eurozona.
De todo eso menta cuatro generalidades y de refilón.
La entrevista ayuda a entender porque el PSOE pierde votantes desde hace años y, lo que es más grave, porque no los recupera pese al descrédito del PP, que con las medidas presupuestarias adoptadas para salvar a la banca y contentar al mundo de los grandes negocios está arruinando a los asalariados, a los funcionarios, a los pensionistas, a los autónomos, a los pequeños empresarios, además de destruir la sanidad y la enseñanza públicas, y estrangular la inversión en ciencia y cultura.
¿Un gran acuerdo nacional?
En el PSOE siguen siendo mayoría los dirigentes que están empeñados en diseñar políticas económicas ¡de consenso! [¡dejen ustedes de hacer guiños y presenten un programa alternativo y socialdemócrata!]
¿Para qué narices querrá el señor González embarcar al centro-izquierda en un pacto que alimentará por activa y por pasiva la creencia de que sólo hay una forma de hacer política económica?
¿Un gran acuerdo nacional?... Es decir, que el 95% de la población arrime el hombro con una sonrisa para salvar los muebles del 5% que se enriqueció en mayor o menor cuantía provocando una recesión.
¿Cómo es posible que dirigentes de un partido socialdemócrata (o que lo era) sigan sin presentar un programa político con reformas legislativas que --sin necesidad de ser anticapitalistas-- contribuyan a romper con la España económica del puñado de empresarios y altos ejecutivos que se hacen ricos en cuatro días, la España del amiguismo, la del fraude fiscal?... La ¡viva Paña! de los listos.

1 comentario:

  1. González vive ya en otro nivel. Sigue siendo "socialista" por pura estética y por la vergüenza que le daría el irse en estos momentos. Pero al mismo tiempo se codea, como ya han hecho otros ilustres socialistas, con los poderosos de la tierra. Todos sabemos que es amigo y "asesor" de Carlos Slim, mexicano number one; y lo de su casa en Marruecos (que algunos medios trataron de tapar diciendo que era falso); y tantas cosas más. Pero vive de la aureola que aún le rodea. En efecto, no dice nada nuevo. El y otros muchos como él son el pasado, aún presente, pero pasado. Aún no hay líderes nuevos que transmitan nuevas esperanzas y valores. El pasado nos sigue aplastando. Pero no hay mal que cien años dure.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.