14 agosto 2012

De cómo demasiados periodistas renuncian a ejercer el oficio

Escribe Alberto López Marín, periodista:
«¿Desde cuándo nos dedicamos a ser altavoz del verdugo o hemos llegado hasta el punto de criminalizar a la víctima que se manifiesta porque ha perdido su empleo, su vivienda o la esperanza?
«¿En qué momento creímos que tendríamos audiencia encerrándonos en el Congreso de los Diputados o La Moncloa y en las redacciones, elaborando información ya precocinada o dando pábulo a lo intrascendente? ¿Cómo van a compadecerse de nosotros unos ciudadanos a los que damos la espalda? ¿Sabemos cuáles son sus sentimientos cuando calificamos de ejemplar la conducta de un jefe de Estado o un dirigente al tiempo que ponemos en cuestión la supuesta insolidaridad o falta de patriotismo de maestros o cuidadores de ancianos?...»
Y yo añado: Todo eso y más ocurre porque la mayoría de periodistas con mando en plaza --es decir, con cargo en los medios-- se han pasado al otro lado: el de la desinformación y la conveniencia; amén de los que carecen de vergüenza profesional.
Pulse y lea el texto completo de López Marín: «Si has venido al Periodismo para otra cosa, lárgate y déjanos en paz».
..
CON ANTERIORIDAD, en ImP:

4 comentarios:

  1. http://jcastguer.blogspot.com.es/2008/03/los-amos-de-la-prensa.html
    http://jcastguer.blogspot.com.es/2007/12/blog-post_6875.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los enlaces, son oportunos y de lectura muy aconsejable.

      Eliminar
  2. Hubo un tiempo en que parecía factible distinguir entre lo que era información precisa, y lo que eran opinión, línea editorial, etc..
    Luego, la información degeneró en opinión, siempre opinión, aunque se tratara de datos cuantificables, sucesos o deporte. Ante cualquier hecho, sabíamos con irritante facilidad lo que iba a decir cada medio, pero aún existía cierto pudor.
    Actualmente, periódico, radio o televisión y periodista, ni siquiera manipulan, son directamente la voz de su amo. Pura propaganda disfrazada de información/opinión.
    Por eso, muchos consumidores de información, ya no buscamos veracidad en unos medios de comunicación cuya opinión sabemos de sobra o directamente no nos interesa. Internet aparte, hemos perdido la fe en determinadas formas de hacer periodismo y no estamos dispuestos a pagar la propaganda.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.