13 septiembre 2012

Feijóo planta cara al catalanismo enarbolando la roja y gualda... ¡Es un valiente!

El actual presidente de la Xunta de Galicia y candidato del PP a recuncar (repetir en el cargo), Alberto Núñez Feijóo, ha ofrecido hoy una de las lecciones de simpleza política más importantes de los últimos años, además de meterse donde no le llaman, pues aprovechado que el Pisuerga pasa por Valladolid y el independentismo arrasa en Catalunya, Núñez Feijóo ha hecho un ejercicio de retórica para no decir nada sustancial.
Me limitaré a comentar tres, sólo tres, de las ocurrencias que Feijóo ha enunciado y de las que hoy mismo han informado dos de los medios gallegos que a mi criterio merecen visita diaria, Galicia Confidencial y Praza Pública.
Veamos:
1. Dice Feijóo: «Un non pode ser independente da realidade, e a realidade é que tanto Catalunya, como Euskadi e Galicia son España desde hai 500 anos» [uno no puede ser independiente de la realidad, y la realidad es que tanto Catalunya, como Euskadi y Galicia son España desde hace 500 años
De entrada, hace 500 años no existía España.
Alberto Núñez Feijóo
Además, en el caso de Catalunya los 500 años de Feijóo constituyen una falacia mayor [cuando reinaron los Reyes Católicos no había Estado español ni España era una... Es más, ni él ni ella eran españoles; ella era castellano-portuguesa y él, descendiente de aragoneses, navarros y catalanes], pues la sociedad catalana (la plebe, los nobles y luego la burguesía, las clases trabajadoras e incluso parte de la élite financiera) ha protagonizado reiterados intentos de marcar distancias con la España uniforme.
Tal parece que la única esencia de España es mantener unido el territorio; vamos, que lo esencial del mosaico es mantenerlo unido con los baldosines medio rotos, sin dejar de abusar unos (los más) de los otros (los menos) y aunque los primeros menosprecien y/o prohíban las culturas de los segundos.
No es de extrañar que numerosos súbditos españoles consideren que para ser como quieren ser deberán abandonar el maltratado mosaico.  
2. Dice Feijóo: «Galicia é unha comunidade libre e bilingüe» [Galicia es una comunidad libre y bilingüe]
¡Ahí te quería ver, malandrín!…
El PP de Feijóo no le llega al PP de Fraga ni al tobillo.
Fraga, nacionalista español hasta las cachas pero con sentido de Estado, tuvo la inteligencia política y la cultura suficientes como para equiparar el idioma gallego al castellano --al menos legalmente--, en tanto que el PP de Feijóo ha utilizado la lengua como ariete electoral hasta convertirla en fuente de pleitos sociales a cual más absurdo y empobrecedor.
..
[Ver "Núñez Feijoo hace migas con los profetas de la xenofobia cultural" y "El PP asume el españolismo aculturizador de Galicia Bilingüe"]
..
3. Dice Feijóo «Galicia asume as súas responsabilidades constitucionais e estatutarias do mesmo xeito que atende os seus compromisos financeiros e cos servizos públicos» [Galicia asume sus responsabilidades constitucionales y estatutarias, al igual que atiende sus compromisos financieros y con los servicios públicos].
De entrada, Feijóo confunde Galicia con la Xunta, el país con la institución. Aunque lo cierto es que ese truco no es exclusivo del PP, todo hay que decirlo; en todo caso, se trata de una barbaridad políticamente correcta que conviene resaltar y en la que los directivos del PP inciden día sí, día también; mejor dicho: varias veces cada día.
Feijóo subraya que Galicia [es decir, la Xunta] asume sus responsabilidades constitucionales. A lo que en rigor cabe responder: ¡jodería que no lo hiciera!
¿Acaso insinúa Feijóo que hay gobiernos autonómicos que burlan la Constitución? Pues sí, justo esa es la tesis que caracteriza a los demócratas de mentirijillas cuando afirman que cuestionar las leyes y aspirar a cambiarlas equivale a incumplirlas y a delinquir.
Ese concepto predemocrático de Feijóo lo alimenta el PP-FAES, empeñado en que  las leyes son como los legendarios diez mandamientos que un legendario rayo esculpió en las legendarias piedras que portaba el no menos legendario Moisés... O como un hadiz musulmán, tanto da.
Para redondear insensateces y obviedades que nada dicen, Feijóo alardea de que Galicia [es decir, la Xunta] atiende sus compromisos financieros; lo que en rigor supone reiterar una de las barbaridades más sonadas que jamás ha dicho un alto representante de la Xunta de Galicia para alimentar las guerras inter-territoriales que tan buen rendimiento electoral dan al PP: "Hoy Galicia paga y Cataluña pide".
..
[Ver "Econometría al servicio del cainismo español", "Financiación autonómica: ¡Menos maquillaje y más cifras!", y "Galicia: Arrecia la ofensiva del lobi que defiende el tren de lujo para pasajeros pudientes"]
.. 
En fin, para ofrecer alternativas al movimiento independentista catalán hay argumentos más sólidos. No obstante, el esfuerzo de Feijóo merece respeto, pues para ningunear la marea social que anteayer colapsó Barcelona ha escogido la fórmula más difícil: enarbolando la bandera del españolismo, que es el principal responsable de que el Reino de España genere desapego. Es decir, pretende apagar el fuego con gasolina...
¡Es un valiente! Insensato, pero valiente.
..
DE ALTO INTERÉS:
* "Catalunya, Galiza e a vaca cega", por Manuel Rivas, en El país, y
* "Si Cataluña fuese el 28 Estado de la UE", en A FURADO DO TRASNO.
..
CON ANTERIORIDAD, en ImP:
"¿Por qué los nacionalistas españoles imputan a las autonomías los problemas presupuestarios del Estado?", y
"Los ultras son maniqueos y obligan a elegir: Españolismo o segregacionismo". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.