19 septiembre 2012

Los recortes del Gobierno sólo tienen un objetivo: Tapar las fugas de la banca

La didáctica bitácora GURUS·BLOG ofrece otra interesante aportación a la comprensión económica de la realidad con un post que merece ser leído con detenimiento: «Radiografía de la deuda española».
Entre otras cosas, los autores subrayan que uno de los ejercicios más reveladores consiste en analizar la composición de la deuda global que arrastra España, que equivale al 363 % del producto interior bruto (PIB) y por segmentos se reparte así: las empresas tienen un nivel de endeudamiento del 134 % del PIB, los hogares del 82, la banca del 76 y el Estado del 71.
Sin embargo y significativamente, el actor que acusa menor grado de endeudamiento, el Estado, es el que está en el foco del huracán rescatador.
Por otro lado --esto lo subrayo yo, no GURUS·BLOG--, conviene analizar sin manipulaciones sistémicas una paradoja: ¿Cómo es posible que quienes más contribuyeron a inflar burbujas, las cajas de ahorros y los bancos, acusen un grado de endeudamiento menor que el de las empresas y los hogares?... Porque las empresas y los hogares fueron engañados [exactamente: enajenados] por bancos, cajas y sucesivos gobiernos, primero los aznaristas (que gobernaban cuando España ingresó en la Unión Económica y Monetaria) y luego del zapaterismo.
Los rectores de bancos y cajas, con la aquiescencia del Banco de España [es decir, del Gobierno], aprovecharon la puesta en marcha de la eurozona [que provocó un descenso inusitado de los tipos de interés] para convertir España en el paraíso del crédito fácil, barato e irracional, interesadamente convencidos de que prestar, prestar y prestar les proporcionaría extraordinarios beneficios a corto plazo.
..
..
Hay más burbujas
Esa perversa táctica bancaria [insisto: que contó con la complicidad del Banco de España] infló de forma irracional todas las burbujas, no sólo la inmobiliaria, lo que inevitablemente acabó colocando la economía productiva al borde del colapso.
Para colmo de absurdos, los datos indican que el Estado español tiene un grado de endeudamiento que para si quisieran las haciendas públicas de Estados Unidos, Italia, Francia o Gran Bretaña, pero el Gobierno de Rajoy estrangula el gasto público... ¿Por qué? 
La respuesta es tan evidente como sencilla: porque el objetivo central del Gobierno del PP no es mejorar la economía productiva, ni la social. El objetivo es auxiliar a la banca, incluidas las cajas de ahorros arruinadas y bancarizadas, a pesar de que las sanguijuelas que vaciaban cajaa de ahorros figuran entre los principales responsables del problema, pues esas entidades son incapaces de rentabilizar o devolver el dinero que tan alegremente repartieron o recaudaron con la finalidad de sacar la máxima tajada posible, tanto económica como política.
La codicia es el factor que que más y mejor ha contribuido a destrozar los equilibrios del propio sistema.
Es radicalmente falso que el origen del problema radique en que la generalidad de los ciudadanos viviéramos por encima de nuestras posibilidades. Los que interesadamente vivían fuera de la realidad eran los que, llevados por el afán de concentrar capitales y ganar poder muñeron la vaca sin contemplaciones, ¡con créditos y con lo que hiciera falta!; por ejemplo, con participaciones preferentes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.