25 septiembre 2012

Matrimonio CiU-PP para privatizar el agua potable

El pasado mes de febrero, la recién dimitida presidenta de la comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, fue noticia a causa de otra de sus ocurrencias ultraliberales: "Descaro absoluto: Aguirre prevé el éxito de la privatización del agua potable porque para vivir es necesario beber..."
Pues bien, estos días en Catalunya --aparte de arreciar el desencuentro con la Administración central-- un arrebato privatizador de similar tenor convierte a Mas en un bis de Aguirre y, en paralelo, ratifica lo ya sabido, que las falacias del ultraliberalismo son ajenas a las fronteras:
"Mas dejará en manos privadas el abastecimiento de agua de cinco millones de catalanes durante los próximos 50 años", según informó el e-periódico EL TRIANGLE cuando más arreciaba la diatriba centro-periferia, coincidencia esta por la que quizá el asunto pasó casi desapercibido.
El consejero de Territori i Sostenabilitat de la Generalitat catalana, Lluís Recoder, comentó la semana pasada que la venta de la empresa Aigües Ter-Llobregat «es irreversible» y, presuntamente compungido, añadió que la Generalitat enajenará la gestión «con dolor»... Y para colmo de descaros, Recoder ha justificado la privatización del abastecimiento de agua potable de más del 50 % de la población de Catalunya alegando que la Administración autonómica necesita dinero.
En fin, la privatización del agua potable de los madrileños y de los catalanes demuestra que hay aspectos en los que los partidos que gobiernan en la odiada Catalunya y en el ombligo del Reino de España caminan cogidos de la mano cual dos enamorados...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.