10 octubre 2012

NGBanco sigue cuesta abajo, pero da igual si aguanta hasta las elecciones

Los seres humanos de Occidente --¡sobre todo los residentes en países como Galicia!-- son religiosamente crédulos en materia económica, máxime cuando se cruzan economía, política y la necesidad o el interés de creer en algo --o hacer que los demás crean.
Las necesidades de recapitalización de Novagalicia Banco (NGBanco) [la entidad creada con dinero público para salvar la ruina de las cajas de ahorros] son tan elevadas que desde hace meses, meses y más meses es racionalmente previsible que la entidad desaparezca.
En rigor económico, ¡máxime desde un punto de vista sistémico!, el único final lógico es que desaparezca.
Es más, ni una sola de las grandes fortunas de Galicia, empezando por el venerado Amancio Ortega (Inditex), ha apostado por el heroico proyecto de banco gallego que pilota José María Castellanos Ríos.
..
Fitch da por hecho que NGBanco será vendido... y acierta 
Abundando en presagios, augures e informes sensatos --pues de todo hay--, la agencia de rating Fitch prevé que el Estado español [poseedor del 90,6 % de las acciones de la entidad] venda el cadáver de las cajas gallegas y, para colmo, que lo venda a pedazos.
«O plan de recapitalización de NGBanco está en fase moi avanzada e será presentado nos prazos fixados polas autoridades. O devandito plan non establece ningunha dúbida en canto ao futuro de NGBanco, prevendo primeiro a súa recapitalización, este mesmo ano, para unha posterior reprivatización nun prazo máximo de 5 anos», según ha puntualizado la entidad gallega para replicar a Fitch [la palabra "gallega" figura en cursiva porque la entidad es propiedad del Estado español y por tanto, española].
Esta reacción no es más que otro eslabón en la cadena que permite mantener viva la confusión, que en todo caso seguirá viva mas allá de las elecciones autonómicas y quizá un poco más para disimular...
Fitch otorga a NGBanco la calificación de bono basura [BB+], la que corresponde a las entidades que sólo son atractivas para los especuladores que están dispuestos a jugar al monopoly arriesgando una pequeña parte de sus fortunas.
En lógica sistémica, sólo hay tres formas de dar salida a NGBanco:
1. Inyectar dinero público y nacionalizarlo;
2. Venderlo a otra entidad vía concurso, subasta u otro procedimiento, o
3. Integrarlo en el banco malo que prepara el Gobierno de Rajoy para hacerse cargo de los activos que lastran a parte de la banca; vamos, como si fuera un inmueble... (es broma)
Pero ninguna alternativa parece contentar a quien se empeñó en cerrar los ojos: el Gobierno gallego que lidera Núñez Feijoo (PP), que pergeñó una ley de cajas que no solventaba nada y que, en la práctica, sólo sirvió de distracción --otra más-- en el marco de una estrategia que además de dificultar la investigación de lo ocurrido, permite disimular o tapar errores y desmanes cometidos por los gestores de Caixa Galicia y Caixanova desde los años ochenta.
Mañana jueves, está garantizado que algunos medios de información gallegos prestarán auxilio mediático en este entretenimiento cuyo objetivo es tapar "errores"y quizá, delitos.
MÁS detalles, en GALICIA CONFIDENCIAL.
INFORMACIÓN relacionada: Acaso para completar la colección de aciertos, "A Xunta privatiza a xestión das reclamacións das preferentes", en PRAZA PÚBLICA.

3 comentarios:

  1. Da la impresión de que hay mucha gente con ganas de que se vaya al garete y 6.000 trabajadores a la calle. Todo por perjudicar al político de turno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teniendo en cuenta los recortes en sanidad, enseñanza, dependencia, desempleo y demás prestaciones y servicios públicos, ¿está justificado que se destinen miles de millones de euros de los contribuyentes a salvar una entidad bancaria en quiebra técnica debido a una gestión depredadora y "suicida"?
      No conozco a nadie, ¡absolutamente a nadie!, que tenga interés en que NGB sea liquidado, y mucho menos que pierdan el empleo sus trabajadores; si bien en este punto conviene subrayar que varios cientos de ellos conocían perfectamente lo que ocurría desde los años noventa.
      La solución menos traumática y más provechosa para todos a fin de evitar que NGB acabe feneciendo, tal como el propio sistema (la troika) obliga, es bien sencilla: mantenerlo como banco público, al servicio de los ahorradores, de la economía productiva y de la sociedad en su conjunto para, por ejemplo, facilitar crédito a decenas y decenas de pequeñas y medianas empresas (los cierres de pymes están hundiendo la economía social, alimentando el desempleo y multiplicando los efectos de la recesión, amén de prolongarla).
      Salvar NGB inyectando más y más dinero público para que luego se beneficie de ello una o más entidades privadas es, sencillamente, una ignominia.

      Eliminar
    2. Muchos trabajadores (acaso varios cientos) son igual de responsables de la quiebra que los altos cargos de las cajas. Tiene razón Felix Soria, que Novagalicia Banco sea público y si no es así que dejen de meter dinero de todos los contribuyentes.
      G. H. M., ex-cuentacorrentista que abandonó Caixa Galicia harto de que me tomarán el pelo.

      Eliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.