19 noviembre 2012

¡Ya está bien de que la gente abuse del Estado!, la civilización avanza y los servicios se pagan...

Seamos sinceros, la derecha humanística del siglo XXI [los neoliberales, que se decía antes] es un ejemplo de coherencia y fidelidad a sus orígenes y, lógicamente, va en aumento la insana envidia de los militantes de los partidos de la izquierda [en especial la de los PS europeos].
De muestra dos botones, los gobiernos conservadores de las comunidades autónomas de Madrid y Catalunya [PP y CiU, respectivamente] ofrecen sendos ejemplos de realismo y de visión de futuro al imponer tasas sanitarias y aplicar medidas que ponen coto a los abusos de los enfermos. Porque los enfermos, ¡vaya usted a saber el porqué!, creen tener derecho a todo para curar sus males. Y en la administración de Justicia otro tanto, nadie en su sano juicio discute que si alguien quiere recurrir una sentencia o denunciar a un ladrón, ¡debe pagar!
Con los permisos de residencia para extranjeros, otro tanto: humanismo del bueno, tal como propone la FAES desde hace ya años: el Gobierno de Rajoy estudia conceder automáticamente la calidad de residentes a los extranjeros que dispongan de 160.00, 180.000 o 200.000 euros para comprar un inmueble
El asunto es bien sencillo: ¿por qué martirizar a los buenos extranjeros con exigencias que sólo cabe aplicar a los que invaden España en patera para trabajar, estudiar o, a lo peor, para vivir del cuento y que, además, cuando se ponen enfermos van al hospital gratis?
Inalterable el ademán, el Estado español va camino de ser ejemplo mundial en cuanto a comercialización de derechos.
..
Mañana, España será vanguardia de la civilización... 
Afortunadamente, el actual Gobierno aplica con loable eficiencia el progresivo desmantelamiento de los servicios para, ¡por fin!, suprimir todo tipo de tasas, impuestos y gravámenes, de modo que cada cual pague lo que pueda pagar y punto. Así, al paso de unos pocos años, España será la meca a la que vendrán todos los gobernantes de la Tierra para aprender equidad y justicia.
Poco a poco, los ciudadanos españoles están aprendiendo [tal como demuestran los resultados electorales] a valorar los derechos en su justa medida, pues nadie ignora que 1.000 euros de derechos al mes no pueden ser equiparados con derechos por valor de 3.000, 10.000 o 50.000...
España se apresta a dar otra valiosa lección al mundo: si usted es extranjero y paga [compra un inmueble] tiene automáticamente el permiso de residencia en nuestro país y los derechos que merecen su compra
Por cierto, la palabra derechos se presta a equívocos, mejor será sustituirla por una denominación más correcta: merecimientos adquiridos, por ejemplo... ¡Perfecto!
RELACIONADO: "La democracia de la Transición no prohíbe el homicidio laboral ni el económico".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.