02 noviembre 2012

El Halloween del Madrid Arena refleja la irracionalidad de las autoridades

La tragedia vivida durante la celebración del Halloween en el Madrid Arena ilustra cómo funciona la Administración pública. El caos organizativo y la desidia reinantes retratan al Ayuntamiento de Madrid y al Ministerio del Interior, institución esta que es la máxima responsable del Estado en lo tocante a la seguridad de las personas y al orden público.
El despropósito ha sido de orden mayor.
Para empezar, la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos alquiló el uso del Madrid Arena a Diviertt, sociedad que tiene un historial empresarial que desaconseja mantener todo tipo de relaciones con esa firma.
A tenor de los datos que figuran en el registro mercantil, Diviertt está considera como una empresa con un riesgo de impago del 100 %, tasa derivada de comparar las cifras de esa sociedad con las de otras 1.079 del sector, debido a que Diviertt suma 41 notificaciones de impago y 6 embargos.
..
¿Contratación legal?
En aplicación de las leyes y normas que regulan las contrataciones de la Administración, el Ayuntamiento de Madrid burló la ley al alquilar el recinto a Diviertt, pues esta empresa debe dinero a la Seguridad Social, lo que la inhabilita para mantener relaciones contractuales con instituciones públicas.
Pero desde un punto de vista social y político hay un detalle, si cabe, más escalofriante: Para garantizar la seguridad de las 10.000 personas --o más-- que acudieron a la convocatoria de Diviertt la Administración movilizó 12 agentes, frente a los 1.600 policías utilizados para controlar y reprimir la concentración de protesta en las proximidades del Congreso de los Diputados en la que participaron entre 6.000 y 7.000 ciudadanos.
Una simple comparativa constata que el concepto de seguridad y de orden público de las autoridades puede ser descrito con variados calificativos, pero en ningún caso como racional.
En ese contexto, sería absurdo hablar de interés público, de criterios democráticos o de Estado de Derecho. De un tiempo acá, el gobierno central y casi todos los autonómicos y locales del Reino de España parecen haber decidido regresar al Estado que condicionó el nacimiento de la actual monarquía.
..
NOTA:
Según han informado varios medios, aparte de los 12 policías municipales movilizados por el Ayuntamiento de Madrid, el propio consistorio y la empresa organizadora del evento, Diviertt, habrían contratado entre 100 y 113 guardias de seguridad de empresas privadas, según distintas fuentes... ¿Será otra demostración de que los servicios de seguridad privados son más eficientes que los públicos?
..  
1ª ACTUALIZACIÓN:
Apenas han pasado 24 horas, el asunto sigue caliente y la investigación del suceso apenas ha arrancado, pero la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes (PP), ha felicitado a las fuerzas de seguridad por su efectividad (¿?) en el desalojo del recinto y, además, ha aprobado que la fiesta siguiera su curso a pesar de lo ocurrido...
De entrada, resulta bochornoso que Cifuentes coloque a las fuerzas de seguridad en el ojo del huracán pese a que no estaban allí, pues 12 agentes son insuficientes y nada pueden hacer para evitar un episodio como el vivido en el Madrid Arena.
Cifuentes carece de vergüenza como dirigente política y como servidora pública porque orilla premeditadamente ese dato, ¡en el lugar del suceso sólo había 12 policías!, con lo que evita siquiera recordar la inhibición o la alegría comercial del Ayuntamiento de Madrid y, de paso, silencia que el grueso de las fuerzas de seguridad finalmente desplegadas llegó al lugar de la tragedia cuando ya nada se podía hacer para evitar lo que los responsables políticos de la Administración no previeron por incompetencia, por comodidad o, muy probablemente, para ahorrar gastos... Racanería esta que jamás padecen cuando se trata de guerrear contra quienes protestan.
..   
2ª ACTUALIZACIÓN:
Apenas han transcurrido 48 horas y un miembro del equipo que organizó la convocatoria del Madrid Arena ha revelado que el número de entradas vendidas duplicaba el aforo máximo autorizado del recinto. Pero aún, el administrador único de la empresa de seguridad contratada, Kontrol 34, es un violento skin y conocido camorrista de extrema derecha.
..  
3ª ACTUALIZACIÓN:
La alcaldesa de Madrid renuncia a hacer las cosas bien   
Con su ya tradicional simpleza política, la alcaldesa de Madrid [de la que es obligado recordar que su principal aval para acceder a esa responsabilidad fue ser esposa de un ex presidente de Gobierno] ha contribuido al descrédito del ayuntamiento al proclamar públicamente que «nunca más se alquilarán espacios municipales para este tipo de eventos».
Es decir, la alcaldesa viene a reconocer que el ayuntamiento es incapaz de hacer las cosas bien, cumpliendo las leyes y aplicando criterios de seguridad racionales; de modo que el consistorio dejará de asumir responsabilidades alquilando el Madrid Arena u otras instalaciones municipales para celebrar eventos que impliquen riesgos. Ana Botella es un lince: ha descubierto que la mejor forma de evitar los problemas es no hacer nada. Y todo arreglado... ¡Que gran alcaldesa tienen los madrileños!
..
DE INTERÉS:
* El médico del Madrid Arena, ex concejal del PP, tenía retirada la licencia para ejercer desde 2005, en PÚBLICO. 
El Sindicato Unificado de Policía denuncia que Madrid Arena carecía de licencia, en PÚBLICO; 
* La tragedia del Madrid Arena pone en evidencia la incapacidad de Ana Botella, en VOX·POPULI, y
* "Si yo fuera Ana Botella, buscaría un buen abogado", en LAINFORMACIÓN.COM

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.