27 diciembre 2012

Perú escenifica el enésimo entierro oficial de Sendero Luminoso

En la sede central y base de la Marina de guerra peruana ubicada en El Callao, puerto de Lima, se ha puesto en marcha el teatral y enésimo entierro oficial del Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso (PCP-SL), en esta ocasión mediante la vista oral del juicio que se sigue contra Florindo Eleuterio Flores Hala, alias Artemio, que desde hace seis/siete años hasta el pasado mes de enero, en que fue capturado, había sido reiteradamente descrito por las autoridades y por los medios convencionales como «el último líder vivo de Sendero Luminoso».
. .
Quispe Palomino, en imagen capturada
en la página de INDESEC
[INCISO: Aseverar que es "el último líder vivo" es absurdo -aparte de que el senderismo de Artemio es una impostura-- porque también sigue vivo otro ex dirigente senderista: Víctor Quispe Palomino, que hace ya al menos diez años también abandonó la disciplina del PCP-SL y al igual que Artemio se dedica a delinquir.
Quispe es el capo de una de las más poderosas bandas suramedicanas dedicadas a la producción, transporte y exportación de pasta de coca, la que controla y opera el VRAC, siglas de la selvática región de Perú denominada Valles de los Ríos Apurimac y Ene]
..
Estos días, por motivos que Artemio relaciona con la «decencia personal», el reo se ha prestado al paripé diseñado por las autoridades y levanta el puño cada vez que entra en la sala de vistas, pues sabe que es lo más adecuado para contentar al Gobierno y al propio tribunal, además de que le permite cultivar la imagen de honesto revolucionario con vistas a su vida en la prisión donde cumplirá la muy larga condena que le será impuesta.
..
El disfraz de insurgente satisface a ambas partes
Con su disfraz de insurgente político [que lo fue, pero ya no era desde hace más de un decenio], Artemio evita reconocer lo que realmente ha sido desde finales del siglo pasado: un bandolero que practicaba la violencia para evitar la detención y hacer dinero con una finalidad concreta: acabar desapareciendo con fondos suficientes para "jubilarse" con la máxima solvencia posible.
No se conoce de ningún acto político protagonizado por Flores Hala en los últimos años, al margen de que sea cierto que perteneció a la insurgencia en las filas del PCP-SL desde que abandonó el Ejército regular, ya iniciada la década de 1990, hasta 1999-2000, aproximadamente, cuando uno tras otro los principales dirigentes ya apresados del PCP-SL reconocieron su derrota militar y la guerrilla inició su desmantelamiento.
Con la evidente intención de publicitar la grandeza política de las detenciones y la detención de casi todos los miembros de la banda que lideraba Artemio, compuesta por una veintena de ex senderistas, excluidos sociales y delincuentes, las autoridades peruanas acusan a los apresados de haber perpetrado un millar de homicidios, incluidos 60 uniformados y un fiscal, así como medio millar de acciones delictivas. Que hayan asesinado a mil personas es tan desmesurado que resulta increíble, tanto como el rigor del tribunal que da por ciertos todos los episodios y teorías que se juzgan en El Callao.
..
INFO del juicio, en El país.
CON ANTERIORIDAD, en ImP:
«Otro éxito del mundo feliz: La captura de "el último líder vivo de Sendero Luminoso"».

NOTA:
La necesidad política de seguir combatiendo a la guerrilla del PCP-SL, pese a que esta es desde hace años un inquietante recuerdo, ha servido para que en el Perú sigan vigentes leyes de intervención policial y militar que han sido utilizadas para otros fines; por ejemplo:
* junio 2009, "Alan Garcia, defensor del orden en el salvaje Perú...";
* julio 2009, "Alan García relanza la privatización de la Amazonia peruana";
* enero 2010, "El Gobierno peruano retoma el proyecto de petrolear la Amazonia"; y
* noviembre 2011, "El Gobierno del Perú cesa a la alta funcionaria que impedía a una gasera ocupar tierras de indígenas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.