02 diciembre 2012

UDC insta a CDC a regresar al autonomismo tradicional del centro-derecha catalanista

En la madrugada del pasado 26 de noviembre, todavía calientes los resultados de los comicios celebrados en Catalunya, escribí que «la mayoría de los votantes apoyarían un proceso de independencia (¡ojo!, sólo en teoría), pues así lo indicaría el hecho de que CiU, ERC y CUP hubieran sumado el 47,84 % de los votos, a los que cabría sumar el 9,89 % de IC-V».
No obstante, la coalición nacionalista que lidera Artur Mas, CiU, perdió 12 diputados, lo que en gran medida se debió al soberanismo, rompiendo la tradicional actitud autonomista de CDC [Convergència Democràtica de Catalunya].
Pues bien, el otro partido de CiU, la cristiano-demócrata Unió Democràtica de Catalunya (UDC), ya ha marcado distancias. El número uno de UDC, Duran Lleida, en el informe que ayer presentó ante el consejo de la formación ha precisado que «Unió tiene que ser consciente de que no se puede dejar arrastrar más. No se trata de romper nada, sino de ser lo que somos (...) hemos dejado huérfanos a centenares de miles de catalanistas no independentistas (...) Unió no lo puede permitir».
..
¿Por qué ha sonado la alarma en UDC?
Básicamente, porque los votos que la coalición dejó de ganar el pasado 25 de noviembre (las encuestas predecían un alza del 8/12 %) procedían de electores del PSOE e incluso del PP que, disconformes por diferentes motivos con ambos partidos, estaban predispuestos a confiar en la alternativa "prudente" que siempre ha representado CiU, pero "se asustaron" ante el giro soberanista de Artur Mas.
A la pérdida de votantes procedentes de las filas enemigas se sumó la fuga de los votantes no independentistas y la de los pro independentistas que siempre rapiña CiU en todas las convocatorias, que en esta ocasión optaron mayoritariamente por apoyar a ERC.
Durante la semana que hoy termina, UDC ha contribuido a enfriar la tentación de Mas de pactar un gobierno estable con ERC que garantice la convocatoria de un referéndum y ayer, ya de forma abierta, Unió lanzó un mensaje todavía más claro instando al entorno de Mas a regresar a las posiciones autonomistas que son (¿o eran?) consustanciales al nacionalismo catalán de centro-derecha.
..
RELACIONADO: «O ultranacionalismo do PP mete "medo" na Europa do capital».
NOTA
Desde hace ya años, exactamente desde que José María Aznar López obtuvo la mayoría parlamentaria y gobernó sin hipotecas, el  mejor aliado de los independentistas ha sido el agresivo nacionalismo excluyente del PP.
El anhelo de la ciudadanía catalana de romper con el Reino de España seguirá creciendo de forma inevitable y "natural" en tanto el PP siga negando la necesidad de renegociar el diseño administrativo y fiscal del Estado. Si el PP sigue apostando por la España nacional-católica, fracasarán las actitudes contemporizadoras de UDC y de quienes también en el seno de CDC se sienten ajenos al giro de Mas y apuestan por mantener Catalunya en el mosaico de las Españas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.