07 enero 2013

El círculo se cierra: Los inspectores del Banco de España tampoco son responsables de nada

La debacle de parte de las entidades financieras españolas ha desembocado en un lavado de manos en cascada que parece no tener fin. 
Muy probablemente, al paso de unas semanas ya se habrá impuesto urbi et orbi una conclusión: nadie ha sido responsable de lo ocurrido y, por tanto, será aprobada y oficializada la tesis de que la desaparición de numerosas cajas y varios bancos (amén de miles de millones de euros) ha sido fruto de la providencia... o del azar. ¡Espeluznante!
O sea, el sistema financiero español ha sufrido algo así como un accidente cardiovascular y según esa tesis, los despropósitos y barbaridades perpetradas han sido el resultado inevitable de un virus económico nuevo para el que, lógicamente, no existe vacuna conocida.
..
Sean ustedes creyentes y crédulos...
Ahora, tras el rosario de disculpas y de peticiones de perdón mejor o peor enunciadas que han formulado directivos de bancos y cajas arruinadas, y también tras los yo no sabía nada y losl yo nada podía hacer que alegaron altos cargos de los organismos supervisores, ha llegado el turno de los inspectores del Banco de España, que han abierto el grifo y han llenado el lavabo de espuma, difundiendo un texto en el que acusan a sus superiores de haber manipulado u obviado sus reiteradas advertencias de que la gestión de un número indeterminado de bancos y cajas era inadecuada.
Es más, los inspectores añaden que en algunas de esas entidades [aunque no precisan cuáles] incluso se tomaron decisiones o se incurrió en prácticas en las que había indicios de delito, según ha informado El país, entre otros medios. 
Bajo el epígrafe "Las principales denuncias", El país ofrece un complemento informativo [reproducido junto a este post] que resume los males que a criterio de los inspectores del Banco de España explicarían el mal funcionamiento del supervisor.
Males, por cierto, que son tan viejos como la institución y que, en rigor, forman parte del acervo del Banco de España: relajación, oscurantismo, retórica, amiguismos, ceguera, pasividad [curiosamente, los denunciantes llevan años y años trabajando en esa institución y con esa hiperrealidad y no se han dado cuenta hasta ahora...].
..
Ni cifras ni datos concretos
Los inspectores no aportan cifras, datos ni hechos concretos, tampoco identifican entidades, no precisan que posibles faltas o delitos se han cometido ni dan nombres y apellidos, lo que unido a la larga lista de auto-exculpaciones y peticiones de perdón, cabe concluir que los ciudadanos hemos sido emplazados a creer que hay una fuerza sobrehumana que controla todo y por tanto, debemos admitir que era imposible evitar lo ocurrido en Cajamadrid, Novacaixagalicia, Catalunya Caixa, CAM, Banco de València y demás entidades colapsadas.
Por consiguiente, sea usted un buen ciudadano nacional-católico y tráguese la historia de que los directivos de bancos y cajas arruinadas, así como los altos cargos y también los inspectores del Banco de España bastante harán con acudir al confesionario para luego recibir la comunión, en la confianza de que usted siga siendo el buen ciudadano que debe ser: creyente y crédulo...
Por cierto, arrecia la campaña de que España saldrá del apuro si todos arrimamos el hombro. No se resista, por favor, déjese llevar por la bondad... 
CON ANTERIORIDAD y relacionado:
"La otra corrupción: El perdón y la desaparición de los hechos".
NOTICIA relacionada:
"El Banco de España cambia el modelo de supervisión" (título erróneo: no "cambia", sino que anuncia la existencia de un proyecto; es decir, el tiempo del verbo en la noticia debería ser "cambiará"), en El país.
MÁS sobre arrepentimientos, lavados de manos y peticiones de perdón: 
"Errores que llevan al sufrimiento";
* "Los acusados en el caso Pallerols (UDC) devolverán el dinero y no ingresarán en prisión".

8 comentarios:

  1. Esta carta del humorista Forges, creo que muestra lo que muchos sentimos desde hace mucho tiempo.

    Quienes me conocen saben de mis credos e idearios. Por encima de éstos, creo que ha llegado la hora de ser sincero. Es, de todo punto, necesario hacer un profundo y sincero ejercicio de autocrítica, tomando, sin que sirva de precedente, la seriedad por bandera .

    Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo.

    Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes, con una huelga general, o echándonos a la calle para protestar los unos contra los otros.

    Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel.

    Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre. Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente.
    Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan , alguien cuya carrera política o profesional desconocemos por completo, si es que la hay. Tan solo porque son de los nuestros.

    Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre, reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia.

    - Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente
    basura.

    - Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un solo presidente que hablara inglés o tuviera unos mínimos conocimientos sobre política internacional.

    - Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir, incluso, a las asociaciones de víctimas del terrorismo.

    - Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo tres veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado.

    - Mediocre es un país que tiene dos universidades entre las 10 más antiguas de Europa, pero, sin embargo, no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.

    - Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro, que sin embargo, encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas.

    - Mediocre es un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada –cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada.

    - Mediocre es un país en cuyas instituciones públicas se encuentran dirigentes políticos que, en un 48 % de los casos, jamás ejercieron sus respectivas profesiones, pero que encontraron en la Política el más relevante modo de vida.

    - Es Mediocre un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.

    - Mediocre es un país que ha permitido, fomentado y celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad.

    - Es Mediocre un país, a qué negarlo, que, para lucir sin complejos su enseña nacional, necesita la motivación de algún éxito deportivo.

    ANTONIO FRAGUAS DE PABLOS (FORGES)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde otra perspectiva, a eso me refiero. El país carece de una "maquinaria" lógica de funcionamiento. Está desmantelado. Es un Estado en ciernes, o frutrado, desde 1936.
      La "denuncia" de los inspectores del Banco de España es otro "gesto", nada más, de quienes siendo miembros de ese engranaje ineficiente están intentado justificar que hasta hora nada efectivo hayan hecho para corregir lo que se hacía mal. Además, la denuncia de ahora nada aporta ni sirve para nada, sus autores sólo aspiran a quedarse al margen de lo que pueda ocurrir. Si es que ocurre algo en esa institución (cosa más que dudosa estando en manos del PP).
      La ruina de las cajas la perpetraron sus gestores, sabiendo que el Banco de España nada haría para evitarlo, pues tampoco hizo nada en caso precedentes (por ejemplo, el Banesto de Mario Conde, limitándose a castigar al "osado", pero no por lo que hizo en el banco, sino por su intento de entrar en política yendo directamente al vértice).
      Y la sociedad española no es mejor que el Estado español, pues cuando hubo oportunidad de que el sentido de colectividad se asentara (últimos años setenta y primeros ochenta) las iniciativas fueron "integradas" o satanizadas, incluso desmanteladas y luego si era necesario, ilegalizadas.
      ¿Crisis?: Han "desaparecido" miles de millones de euros y nadie ha ido a la cárcel y es improbable que alguien "pague"·penalmente por el vaciado (o traspaso) de activos de los que parte de la élite político-financiera se ha beneficiado.
      Todas las empresas públicas privatizadas (Telefónica, Repsol, Endesa, etc.) rentan cada año millones suficientes, pero ya como beneficio privado, para cubrir con creces la deuda que el Estado emite. Pero todo eso y más ha sido digerido y etc. etc. etc...
      Lo de los inspectores del Banco de España es poco más que una obrita de teatro menor.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Los defectos que los inspectores del BE citan en los párrafo que publica EL País existen desde hace años y hasta hora nada dijeron. Si lo hubieran denunciado hace tres, cuatro o cinco años puede que España se hubiera evitado algunos problemas. Los inspectores también tienen parte de culpa de lo ocurrido.

    ResponderEliminar
  3. A denuncia dos inspectores do BE chega a destempo, como a presentada contra Baltar, que xa é un xubilado que colocou ao seu fillo no trono do Reino de Ourense, que é a Corea do Norte ibérica.

    ResponderEliminar
  4. Colgaré esta carta en mi blog, si no te importa.

    ResponderEliminar
  5. Las dos únicas veces que la Justicia funcionó contra los poderosos fue con el caso Banesto y con el GAL, que incluso entró en prisión un ministro. Los de la Gurtel seguro que tampoco van a la cárcel y los de Palma Arena tampoco. España es un país de listos y así nos va.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El fichaje de Rato por Telefónica, después del hundimiento de Cajamadrid-Bankia, demuestra que en este país mandan los de siempre y que la Justicia nada puede hacer: http://vayapaisdepandereta.blogspot.com.es/2013/01/rato-se-une-estafonica-shore.html

      Eliminar
  6. Esto ya no tiene arreglo, solo nos queda emigrar, en España el dinero se lo reparten entre los amigos, solo así me explico que el Ministerio de Defensa contrate a una empresa de seguridad privada para que haga la vigilancia armada en varias instalaciones militares. No es un chiste y cuesta más de 3 millones de euros:
    http://elboenuestrodecadadia.com/2013/01/07/defensa-gasta-mas-de-tres-millones-en-contratar-seguridad-privada-para-sus-hospitales-militares/
    Usan hasta el Ejército para dar contratas a empresas privadas.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.