09 enero 2013

¡Qué valientes!... Analizan y juzgan a Baltar aislándolo del resto de la clase dirigente de Galicia

La querella presentada por la Fiscalía contra el ex presidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar Pumar (PP), acusado de decenas de contrataciones irregulares, ha convertido esa provincia (uno de los territorios económicamente más deprimidos del Estado) en referente geográfico del caciquismo español...
Sin embargo, el caciquismo, ¡que nadie se engañe ni nos engañe!, no es exclusivo de Galicia, lo hay en toda la Península y también en el resto de Europa.
Del caso Baltar se han difundido y sin duda se difundirán amplia información y numerosos análisis [para conocer más detalles y opiniones hay una variada oferta, personalmente he utilizado El país, Faro de VigoGalicia Confidencial, La voz de Galicia, Ourense DixitalPraza Pública, Público y Sermos Galicia], pero hay tres aspectos que rara vez se tienen en cuenta con la relevancia que merecen.
..
1. Caciquismo "natural"
El caciquismo gallego llama la atención, entre otros motivos menos singulares, porque se practica con "naturalidad", a la vista de todos y sin que, por lo general, nadie ponga el grito en el cielo; al contrario, los favorecidos acostumbran a ser felicitados e incluso son emplazados por familiares, amigos y vecinos para que proporcionen asesoramiento: explícame como hiciste para... ya me dirás a quién conoces... qué te parece si para lo mío hablo con... Naturalmente, me refiero a favores o compensaciones de menor cuantía, que constituyen la inmensa mayoría de ese tipo de "transacciones" socio-político-económicas.
..
2. Caciquismo "necesario" 
El objeto de transacción [el pago, la compensación, el vínculo, la deuda] que el noble entrega al vasallo siempre es un bien o una prestación "de primera necesidad", por ejemplo: un empleo, el acceso a una consulta médica o a una prueba clínica, una farola pública en la fachada de casa, una plaza en un geriátrico, una pensión no contributiva, una plaza en un colegio determinado, una incapacidad laboral, una subvención para una fiesta, el asfaltado de una pista de tierra de uso vecinal o privado, una parada del autobús de línea frente al bar, una subvención agropecuaria, una recomendación, una marquesina, el oportuno desvío de un tenido eléctrico o telefónico, el acceso a la traída de aguas, una recalificación urbanística, etcétera y etcétera.
..
3. Caciquismo de mayor cuantía
Curiosamente, en Galicia [supongo que en otras geografías también] ese caciquismo de menor cuantía es el que llena páginas de periódicos y el que ocupa largos espacios en los medios audiovisuales, en tanto que el caciqueo de mayor cuantía rara vez merece tratamiento de primera plana. Sólo excepcionalmente y cuando ya es imposible seguir ocultándolo, se ventilan públicamente las recalificaciones de grandes solares realizadas de forma irregular o ilegal, las faltas y delitos que caracterizan algunos grandes proyectos urbanísticos, las adjudicaciones de servicios interesadas, los permisos de actividad "sorprendentes", las expropiaciones de dudoso o inexistente interés general, etcétera y etcétera.
..
Endulzar la desesperanza y alimentar la codicia
Amén de otras decisiones, las contrataciones laborales que realizaba u ordenaba el ex presidente de la Diputación de Ourense es uno de los pocos guadianas informativos de Galicia que se han prolongado durante más de 20 años. Todo el mundo sabía que la institución que pilotaba José Luis Baltar se caracterizaba porque los criterios de gestión eran "medievales", "revolucionarios", "humanos", "católicos", "excepcionales", "inquisitoriales", "cercanos al pueblo", "pragmáticos", "resolutivos", "mafiosos"... Es imposible transcribir todos los calificativos utilizados por unos u otros para describir el funcionamiento de la Diputación de Ourense.
En todo caso, era un asunto que nadie mínimamente informado desconocía y, por descontado, todos cuantos han tenido responsabilidades en las instituciones legislativas, judiciales y ejecutivas de Galicia conocían el baltarismo
Sin embargo, sólo tras la jubilación voluntaria de José Luis Baltar ha prosperado, de momento, una iniciativa judicial de oficio para investigar posibles irregularidades y delitos.
Durante años, José Luis Baltar ha paliado miserias y alimentado codicias en proporción bastante equilibrada y casi todas eran de orden personal.
Para tener una idea cabal de cómo han sido posibles tantas inhibiciones y desidias durante tantos años es preciso conocer la realidad social y económica de Ourense. Espanta leer o escuchar ciertos juicios de valor realizados desde Madrid, Barcelona, Santiago, A Coruña...
..
Son capaces de culpar a Baltar de todos los males de Ourense  
La de Ourense es una sociedad envejecida hasta el extremo de que casi está garantizada la muerte económica de casi todo su territorio. ¡Y semejante desastre no es obra sólo de Baltar! El derrumbe demográfico y económico orensano ha sido trabajado durante decenios y, unido a otras taras, provoca que las aportaciones del Estado (Xunta incluida) sean imprescindibles para evitar que la mayoría de su población viva bajo el umbral de la pobreza... ¡Pero Ourense tiene conexión de alta velocidad!
Precisamente porque el despropósito es tan extraordinario, para analizar (y juzgar) el baltarismo es imprescindible tener en cuenta cómo funciona la clase dirigente de Galicia, incluidos quienes tienen mando y/o influencia de ámbito estatal, con sede en la villa y corte [y no me refiero sólo a los políticos].
José Luis Baltar es el referente caciquil más mediático y para colmo es "enxebre", pero ha habido y hay caciques más perniciosos. ¡Mucho más perniciosos!
Está bien que se analice el fenómeno orensano, incluso es legítimo que se hagan valoraciones morales o éticas; pero, por favor, que se haga con rigor y sin hipocresías políticamente correctas y sin olvidar, por ejemplo, que ya en democracia la "liberal" ciudad de A Coruña también ha sido gobernada por un baltar durante más de veinte años que, además, era de "cuantía mayor" y se ha jubilado sin que ninguna institución le haya pedido cuentas... [con esto no pretendo justificar al orensano, sólo dimensionar su importancia política, que está siendo interesadamente exagerada, incluso desde su propio partido]
Los poderes del Estado español son caciquiles hasta para erradicar el caciquismo.
RELACIONADOS:
* "Baltar solicita la suspensión temporal de militancia en el PP", en Público; 
"Baltar, o Rei e as estampiñas do Estado", en Galicia Confidencial;
* "Di(m)putaciones provinciales: caciques y clientelismo en el siglo XXI", en La Marea;
* "El juez del caso Baltar está casado con una concejal del PP en Ourense", en El Plural;
* "Feijóo desenténdese de Baltar pai e lémbralle ao fillo que o seu posto no PP será votado en breve", en Praza Pública.

6 comentarios:

  1. Tiene usted razón, quieren convertir la denuncia contra Baltar en un circo para dar la impresión de que castigan el caciquismo y los amaños.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Baltar y Cacharro son ejemplos muy claros de caciquismo, sin duda, pero son un blanco muy fácil. Nadie menciona a Paco Vazquez que hizo del clientelismo y del caciquismo cutre y casposo una forma de gobernar. O del PP santiagués, que todo lo que toca huele a podrido.
    Sin quitar pizca de responsabilidad a los Fabras gallegos de Lugo y Ourense, pero aqui lecciones pueden dar pocos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      Siguiendo su argumentación, tengo la sensación de que algunos políticos y algunos medios convencionales están cada vez más empeñados en dar "espectáculo", más exactamente: carnaza y, para colmo, sin respetar proporciones ni significados, lo que acaba confundiendo al ciudadano.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Personalmente, me parece más repudiable la actitud de Baltar hijo, pues ha estudiado una carrera y pese a que podía ganarse la vida de forma digna ha preferido ser un enchufado, beneficiándose del cargo político que le regaló su padre recurriendo a marrullerías dentro del propio partido.
    D. B. M., Orense.

    ResponderEliminar
  4. por cierto, delirante lo escrito hoy en el faro de vigo por el tal paco vedra. pobre gayoso, pobrecito mio, la conjura del mundo entero contra ese prohombre.
    otro ejemplo de cacique (a falta de caciques políticos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dejemos a los demás lectores con la miel en los labios. Enlace al texto de Paco Vedra en Faro:
      http://www.farodevigo.es/opinion/2013/01/11/cuatro-cosas/738816.html
      Saludos.

      Eliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.