08 enero 2013

Marquina, el médico que desde La Florida sienta cátedra sobre la enfermedad de Chávez

Los periódicos españoles ABC y El país, tan propensos a discrepar formalmente en casi todo, coinciden en prestar sus páginas al médico José Rafael Marquina Luchsinger, residente en La Florida (Estados Unidos), para que informe de la enfermedad del presidente de Venezuela, Hugo Chávez.
ABC incluso ha respaldado las elucubraciones de Marquina afirmando que recibe informes sobre la evolución de la enfermedad del mandatario bolivariano, lo cual es rotundamente falso.
El caso del doctor Marquina como informador de la salud/enfermedad de Chávez es un paradigma de manipulación (o de incompetencia) informativa, sin menoscabo de que como médico sea capaz de ofrecer descripciones y opiniones creíbles sobre procesos como el que padece el presidente de Venezuela.
Marquina ni siquiera es oncólogo.
Pulsar para ampliar
El ya famoso especialista en el cáncer de Chávez nació en 1964, es el mayor de los tres hijos del abogado y ganadero Antonio José Marquina y de la juez Elena Luchsinger, matrimonio afincado en el municipio García de Hevia (Estado de Tachira, Venezuela); ambos actualmente jubilados, ella como ex funcionaria y él como ex asalariado de dos entidades: Banco de Venezuela y del Banco Universal.
El joven Marquina se graduó en la Universidad de Mérida, donde formó parte de la organización juvenil de Acción Democrática, el partido que lideró el creador de una tupida y amplia red clientelar precisamente en la región y Estado de Tachira, Carlos Andrés Pérez, político ecléctico donde los haya y que está catalogado como el presidente más corrupto de la historia de Venezuela, según opinión mayoritaria de historiadores y politólogos de todas las tendencias ideológicas. De hecho, es el único presidente venezolano que fue apartado del cargo a iniciativa del poder judicial, en 1993.
..
Una familia bien relacionada
Las relaciones y contactos políticos de la familia Marquina-Luchsinger permitieron que su primogénito se beneficiara, entre otras cosas, de un salario y de estar registrado en la seguridad social venezolana (IVSS) como trabajador de la Dirección de Turismo del Gobierno de Mérida mientras cursó la carrera de Medicina, sin que en realidad ejerciera actividad laboral alguna.
Marquina no tuvo que cubrir las prácticas rurales obligatorias que se exigían a los futuros licenciados en Medicina, sólo cumplió un internado (similar al MIR español) de poco más de un año de duración en el Hospital de La Fría, en la capital de Tachira, beneficiándose de horarios excepcionales por su benignidad.
En febrero de 1992, Marquina abandonó el Hospital de Los Andes (Mérida) y emigró a EE UU, donde cursó estudios en al menos dos universidades privadas, lo que le reportó las certificaciones que ahora le permiten ejercer la profesión en Norteamérica, donde reside desde entonces.
La American Board of Internal Medicine (uno de los organismos encargados de acreditar a los profesionales) certifica que Marquina posee cuatro subespecialidades, destacando la titulada Medicina del Sueño, que ejerce en una pequeña clínica de la localidad de Naples (Florida), centro sanitario en el que trabaja junto a la doctora cubana Lissete Delgado-Sánchez
Las opiniones e informaciones que Marquina comercializa sobre la salud/enfermedad de Chávez fueron adquiridas, primero, por la cadena de TV estadounidense CNN y luego por distintos medios de países hispanohablantes, incluidos ABC y El país.
..
Excelente comunicador comercial
Las informaciones de Marquina sobre el proceso que sufre Chávez carecen de base documental y testimonial, pues no tiene acceso a fuentes próximas al mandatario bolivariano, ni al centro médico cubano donde es tratado el paciente, ni a ninguna entidad, institución o persona de La Habana o Caracas próximas al Gobierno venezolano
Eso sí, Marquina es un excelente comunicador, pues todo cuanto dice es fruto de su imaginación y de su habilidad para interpretar y enriquecer las escasas informaciones que difunden la clínica cubana y el Gobierno bolivariano. En ocasiones, en su afán por ser original y presentarse como una fuente bien informada, Marquina incurre en errores de bulto, como cuando aseveró que el trombo que habría causado una embolia pulmonar a Chávez se desprendió de la zona pélvica…
En fin, es comprensible que los contrincantes políticos de Hugo Chávez especulen con la salud del presidente, incluso cabe considerar lógico ese fenómeno ante la parquedad de las informaciones oficiales, lo que favoreció que los medios opositores anunciaran la muerte del presidente (como ocurrió el pasado día 4), pero que haya medios de comunicación que ofrecen como ciertas las informaciones que vende un médico desde una localidad de La Florida resulta, cuando menos, espeluznante.

3 comentarios:

  1. Lo que si esta claro es que la creciente envidia que le tienes por tener el Dr.Marquina el dominio informativo y mas que demostrado, que tu no posees. El mencionar su historia, sea cual sea, no tiene nada que ver con la realidad del secretismo que El Estado ha impuesto en su intento de manipular por via de medios periodisticos pseudoimparciales, la mentalidad que el mismo no desarrolla al tener programas de educacion inferiores aunque aparente y se publicite lo contrario.

    Al final puede que no sea Oncologo, eso lo concedo, pero creeme que es demasiado coincidente que los Oncologos respalden sus reportes. Quien fue primero La Gallina o El Huevo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este anónimo es uno de los más divertidos que he recibido: ¡Tengo envidia del médico de La Florida!, dice el autor. ¡Envidia!, ¿de qué? y ¿por qué?
      El Estado venezolano manipula la información, añade el valiente autor del anónimo. Es evidente que el de Venezuela, COMO TODOS LOS ESTADOS, cuida con celo (incluso exagerado) toda la información referida al jefe del Estado y en el caso de la enfermedad de Chávez es opaco, de esto ya se deja constancia en el "post".
      En fin, el autor del anónimo bien podría haber enviado un comentario que aportara algo sustancial y si su pretensión era dejar constancia de su antichavismo, podía haberlo manifestado sin ambages y razonar su posición, pues ImP no es chavista ni antichavista.
      Lo que sí soy es anti-tonterías y haber encumbrado al médico de La Florida como gran experto en la enfermedad de Chávez es una de las tonterías informativas más absurdas de la que he tenido conocimiento.
      Saludos al anónimo antichavista, que está en su derecho a serlo.

      Eliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.