22 enero 2013

Juicio del "Prestige": Cascos suelta dos sandeces para despachar su comparecencia

En un Estado cuya sociedad civil y sus autoridades tuvieran el mínimo grado de aprecio por si mismas sería impensable que quien era ministro responsable del área de transportes cuando acaeció el desastre del Prestige compareciera como simple testigo en el juicio en el que se dirimen las posibles responsabilidades por la gestión del accidente. Pero esto es España, y usted ya sabe que...
Por si no bastaba con eso, hay quienes se regodean en la falta de vergüenza colectiva. Así lo ha demostrado Francisco Álvarez-Cascos.
Quien era ministro cuando el fuelóleo envenenó aguas y costas considera inconcebible que el Estado esté imputado a través del que era director general de la Marina Mercante, López Sors, y además le debe parecer injustificable que él mismo sea llamado a declarar, disgusto del que ha dejado constancia con una frase que engrosa la ya larga lista de estupideces políticas del joven siglo XXI:
..
..
No fue la única simpleza que soltó el ex ministro, pues con relación al hecho de que en plena crisis estuviera de caza en lugar de acudir al escenario para conocer personalmente el alcance del que ha sido la mayor catástrofe medioambiental vivida en la Península Ibérica, Álvarez-Cascos salió por peteneras:
..
..
Si el alcalde de Nueva York hubiera estado de caza en los días siguientes al colapso de las Torres Gemelas, no sólo habría sido denostado por todos, incluido su propio partido, sino que habría sido forzosamente jubilado como político en activo. Pero esto España...
El descaro de comparar la gestión del accidente del Prestige con el atentado de la Torres Gemelas no requiere comentario; en todo caso, semejante sandez tampoco pasaría casi desapercibida en una sociedad que tuviera mínimo aprecio por si misma. Pero esto es España...
NOTA:
Las ilustraciones que reproducen las ocurrencias de Álvarez-Cascos son copias facsímile de párrafos de la crónica de la comparecencia difundida en la edición digital de El mundo: "Álvarez-Cascos compara la catástrofe del Prestige con las Torres Gemelas".
CON ANTERIORIDAD:

4 comentarios:

  1. IN MEMORIAM

    Fecha Martes, Diciembre 10, 2002 12:29 pm
    A CartasDirector@elpais.es

    Asunto Refugio náutico para un futuro inmediato

    Como navegante aficionado ofrezco públicamente, a estos expertos y
    dirigentes que tan mal cooptamos, un excelente refugio náutico. Se
    encuentra próximo al cabo Finisterre y lo delimitan: al sur las dos
    islas graníticas de Las Lobeiras -que forman un gran rompeolas que
    protege de los temporales de S. y SO.- y la costa circundante -cabo
    Finisterre al Oeste, seno de Corcubión al N. y al E.la costa de El
    Pindo- completan el refugio.
    En esta zona situada al norte de estas islas hay sondas de mas de 30
    metros y en ella caben varios Prestige.
    Sería conveniente que se instalara mas de una boya de fondeo, y norays
    (para amarres) en las islas. (por eso de que hemos parado a la mar pero
    no a los
    vientos).¿Ya nos hemos olvidado del Enterprise derribando el puente de
    Las Pias en la ria de Ferrol?-
    Esto supondría un gasto inferior a alguna montería o multitudinaria
    reunión de cerebros de pago en Bruselas.
    Si por una remota posibilidad se me hiciera algun caso, no estaría de
    mas usar algun puerto próximo como base para un remolcador de altura e
    instalar un depósito de equipos anticontaminantes.
    Los amantes de esta bella tierra y algunos animalitos víctimas del
    inmenso vertido creado por la estupidez y codicia humanas lo
    agradeceriamos.
    Sixto Fernandez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo la impresión de que los que tenían que decidir sabían que era posible refugiar el Prestige, lo que ignoro (creo que todos lo ignoramos) es porque el Gobierno tomó la decisión de alejarlo de la costa.
      La responsabilidad del Estado en el desastre radicaría, en origen, en que se inhibió en parte del proceso de decisión, permitiendo que unos y otros pactaran primero el precio del rescate y luego el reparto de los "beneficios".
      El Prestige no sólo se podía haber refugiado donde usted indica, sino incluso podía haber arribado a la rada de A Coruña, adonde habría tardado en llegar la cuarta parte del tiempo que empleó en alejarse del litoral.
      A todos nos gustaría saber cuál fue la posición de Repsol, propietaria del pantalán petrolero que hay en la ría de A Coruña.

      Eliminar
    2. El capitán del prestige , con un criterio correcto, intentó proteger el buque del oleaje al situarlo a sotavento de la costa. No creo que tuviera información de la costa gallega con un poco de detalle como para buscar refugio en alguna ría o ensenada.
      Con un temporal del SO y el barco dañado en su estructura, el buscar un refugio del oleaje para impedir que el daño aumentase era primordial. Desde el punto de vista del vertido convenía concentrar el daño en una zona costera lo mas pequeña posible quedara a sotavento.
      La coruña no sería un buen refugio. El fondeadero habitual de la ría de Ares sería preferible aunque desde el punto de vista del vertido no sería idónea.
      En caso de emergencia la toma de decisiones tiene que ser profesional y clara y estar preestablecida. La opinión de alcaldes, repsoles, políticos, etc no se debe considerar.
      En este caso o no había protocolo de intervención o no se cumplió y un notorio incompetente director general sin consultar a profesionales y siguiendo al pie de la letra la frase de otro incompetente ministro " que se lo lleven al quinto pino" ,produjeron el resultado conocido.

      Eliminar
  2. En ocasiones veo reos: Delitos ecológicos (I): El Prestige (parte I) http://enocasionesveoreos.blogspot.com/2013/11/delitos-ecologicos-i-el-prestige-parte-i.html?spref=tw Esto del fiscal Frago me ha parecido interesante. Extracta la sentencia.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.