10 febrero 2013

Entretenidos con la declaración de la renta de Rajoy y asqueados por Sánchez-Camacho

El ventilador se puede poner en marcha de variadas maneras y es uno de los procedimientos más sibilinos, tal como demuestra el uso que hace de ese ardid la lideresa del PP catalán, Alícia Sánchez-Camacho, que acaba de emplazar a los dirigentes del resto de partidos políticos a que sigan el "ejemplo" de Mariano Rajoy y hagan públicas sus declaraciones de la renta para ¿demostrar? que no se han enriquecido en política.
Esa dirigente del PP necesita que le expliquen qué es exactamente la declaración de renta, o acaso ya lo sabe y toma por tontos a la generalidad de los ciudadanos.
Sánchez-Camacho ha lanzado dos mensajes:
La política Sánchez-Camacho ha modelado su "look" con bisturí
* Primero, Rajoy es un ejemplo de honestidad política y,
* Segundo, todos sus contrincantes son sospechosos.
Las palabras de Sánchez-Camacho activan el ventilador: Los papeles de Bárcenas han colocado a todos los políticos bajo sospecha.
..
Poco pan y mucho circo
Con relación al entretenimiento mediático organizado en torno a la declaración de la renta del presidente del Gobierno [subrayo entretenimiento porque ese documento no demuestra ni deja de demostrar nada en materia de corrupción] es obligado recordar que Sánchez-Camacho y numerosos políticos profesionales evitan entrar en el debate de fondo: ¿Por que las declaraciones de la renta merecen tratamiento de alto secreto? 
No obstante, es obligado añadir que tan cuidadoso tratamiento informativo no es exclusivo de España, pues se aplica en la mayoría de Estados del rico Occidente. Hay países, todavía pocos, donde los ciudadanos tienen acceso a las declaraciones de la renta de quienes ostentan cargos públicos electos y a las de los más altos funcionarios del Estado (los de Justicia incluidos).
Si las declaraciones de la renta de todos los ciudadanos, todos, fueran públicas sería más difícil que proliferaran la corrupción, el fraude fiscal, la delincuencia organizada, el enriquecimiento ilícito y criminal, etcétera.
Los juegos florales que estos días se celebran con la declaración de la renta de Rajoy constituyen un simple entretenimiento, al margen de que en la declaración presidencial existan errores y contradicciones que alimentan el morbo, aunque ninguno de ellos permite extraer conclusiones significativas.
La declaración de la renta NO permite descubrir a un corrupto, a un defraudador o a un delincuente, salvo cuando los ingresos declarados durante varios años impidan justificar un elevado tren de vida, un desmesurado patrimonio o elevadas inversiones en comparación con los ingresos declarados, u otras contradicciones entre lo oficial y lo real.
El ventilador que ha puesto en marcha Sánchez-Camacho forma parte del entretenimiento, si bien ha servido para conocer la ruindad política de quien ha pulsado el interruptor.
RELACIONADO:
Miguel Ángel Aguilar: "El dinero perdido de Mariano Rajoy", y
"Tres razones políticas para cuestionar el sueldo de Rajoy", en REPUGNANTE BLOG.

4 comentarios:

  1. Si me reencarno espero que sea en un país nórdico......

    ResponderEliminar
  2. se creen que somos imbéciles... lo negro seguirá siendo negro... y eso no se declara en renta.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  3. Otra que tal. Y es que el elenco de "ruines políticos" en el PP es tan abultado que empiezo a preguntarme si el partido no les somete a un test de mezquindad previo a la afilliación, y condicionante de la misma.

    ResponderEliminar
  4. La verdad que este conjunto de políticos deja bastante seco al país... encima se viene la declaración de la renta... nosotros pagamos por lo poco que tenemos mientras los del PP intentan no declarar lo mucho que ganan

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.