05 marzo 2013

El fiscal general del Estado hace política recurriendo a su "auctoritas" en detrimento del "potestas"

Hace escasas fechas, el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, expedientó a un fiscal de la Audiencia de A Coruña en base a las acusaciones "personalizadas" de la fiscal-jefa de la demarcación, pese a que los hechos aconsejaban investigar con más detalle las discrepancias entre el subordinado y la superiora para, entre otras cosas, saber por qué canastos la fiscal-jefa ponía tanto empeño en impedir que un sospechoso de homicidio fuera imputado (posibilidad que vetó en tres ocasiones y con otros tantos fiscales).
La decisión de Torres-Dulce demostró una vez más que el principio de autoridad prima por encima de todo, incluidos los argumentos jurídicos.
¡Viva la autoridad!
Ratificado el autoritarismo como norma fundamental, esta semana Torres-Dulce ha dejado constancia de que los fiscales no sólo deben acatar órdenes, al margen de consideraciones jurídicas, sino que además tienen prohibido opinar, motivo por el que Torres-Dulce ha incoado expediente al fiscal-jefe de Catalunya, Martín Rodríguez Sol, que en declaraciones a Europa Press se ha mostrado partidario de buscar fórmulas legales para que los residentes en Catalunya expresen "lo que quieren", con relación a la hipotética convocatoria de una consulta sobre el futuro de ese territorio y sus vínculos con el Estado español.
Varios medios de (des)información han acusado a Rodríguez Sol de ser partidario de la secesión, lo cual es rotundamente falso, basta leer lo que ha dicho para comprobar una vez más que los nacionalistas españoles siguen recurriendo a la mentira para emponzoñar la política (sin olvidar que Torres-Dulce mantiene discrepancias con su colega Rodríguez Sol, lo que también podría haber influido en la decisión de abrir el expediente).
Fuera o no su intención, Torres-Dulce ha tomado una decisión que avala la confusión y el guerracivilismo que tanto gustan a la derecha posfranquista y también a la que sigue siendo inequívocamente franquista y anti-democráctica.
Además, naturalmente, Torres-Dulce ha demostrado otra vez que en la Justicia española sigue vigente un concepto de autoridad (moral) basada en el tutelaje, con rasgos predemocráticos.
.. 
ACTUALIZACIÓN (el mismo día, horas después):
Casualmente, hoy es noticia que el fiscal-jefe de Catalunya, Rodríguez Sol, ha viajado a Madrid y ha presentado la dimisión.
RELACIONADO:
"El Síndic de Gregues cree que la renuncia del fiscal supone un regreso a la dictadura", en El país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.