06 marzo 2013

La endogamia del Gotha gallego vuelve a poner en apuros a Pescanova

En Galicia, territorio "esnaquizado" [ver nota], esta semana ha causado sensación, que no sorpresael preconcurso de acreedores que ha presentado Pescanova.
¿Quebrará la aparentemente todopoderosa Pescanova?
No es la primera vez que acusa apuros, pero en rigor [esto es una opinión personal, con base, pero opinión a la postre] posee activos y capacidad profesional suficientes para sortear el temporal.
Recuerdo que en los años noventa viajé a Lorient (Bretaña) para conocer in situ los motivos por los que Pescanova había adquirido Jego-Queré y, en resumen, aluciné. Recuerdo que salvo tres, los otros catorce pesqueros de la principal compañía francesa dedicada a la extracción no sólo eran viejos, sino que además adolecían de un deficiente mantenimiento, sin olvidar que la firma gala arrastraba graves problemas de liquidez, tantos que era incapaz de que su flota se hiciera a la mar [la falta de liquidez había obligado a aplicar una reducción de gastos tan extremada que media docena de embarcaciones ya eran difícilmente recuperables].
La idea era buena...
Entonces, ¿por qué Pescanova compraba Jego-Queré? La respuesta que me dieron la media docena de empleados de la empresa recién galleguizada con los que hablé fue una: Pescanova compraba las licencias o permisos de pesca que poseía la firma gala. Es decir, la firma española no adquiría una empresa, ni siquiera una flota, sino que invertía en posibilidades de pesca.
En principio, la idea no era mala ni descabellada si se tiene en cuenta que la Unión Europea (UE) estaba dando la espalda al sector primario (máxime a la pesca) y, por tanto, para la Galicia marinera era de capital importancia amarrar el máximo volumen posible de los TAC (topes admisibles de capturas) que cada año marca la UE.
No obstante, ya entonces también era evidente --si bien había quienes lo negaban-- que el campo de Agramante en el que habían vivido y en el que se habían enriquecido los armadores gallegos estaba condenado a desaparecer [aunque esos criterios depredadores todavía hoy se aplican en ámbitos extracomunitarios].
En los años noventa poseer licencias todavía abría las puertas a la sistemática sobrexplotación en mares de terceros países y facilitaba burlar los TAC comunitarios.
Pescanova, "educada" en el todo vale que reinaba en los mares, compró Jego-Queré y en Galicia la operación se interpretó como un salto hacia delante. Y así era, pero sólo en parte y a corto plazo
Una empresa no puede vivir del pasado, ni de la política
Desde hace ya más de un decenio, gran parte de lo que los medios publican de Pescanova [sin menoscabo de los méritos de la empresa, que los tuvo y los tiene] forma parte de las grandezas de la economía virtual en la que sobrevive la mayoría de la población de Galicia, territorio ibérico esquinado y "esnaquizado" donde las buenaventuras económicas sólo abundan en las ondas y en el papel prensa.
Y ahora, presentado el preconsurso, el Gobierno autonómico y la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) gritan ¡hay que salvar al soldado Ryan!… 
Pescanova debe mucho a la Xunta [más de 12 millones de euros en sucesivas ayudas] y también a las ya desaparecidas cajas de ahorros (hoy Novagalicia Banco). Ahí está en gran medida la llave para entrar en la cocina de la empresa. 
Pescanova es la empresa privada gallega que más se benefició de la gestión partidista, nepostista y clientelar que caracterizó a las cajas. De hecho, en el consejo de administración de Pescanova todavía hoy se sientan personajes como Yago Méndez Pascual, hijo del ex director general de Caixa Galicia, José Luis Méndez López, artífice principal del colapso de la entidad.
La cúpula de Pescanova ha cooptado a varios ex altos cargos de sucesivos gobiernos gallegos, todos del PP, amén de otros "persoeiros" del Gotha galaico. Lógico, pues, que el actual presidente de la CEG, Antonio Fontenla [promotor y constructor cuyas empresas han hecho ¡puf!] haya sido uno de los primeros en gritar eso de ¡salvar al soldado Ryan!
Pescanova, que en su día fue una buena idea y un proyecto positivo, ha sido poco a poco convertida en una especie de banderín de enganche político-económico, proceso en el que jugaron un papel esencial los criterios y las prácticas económicas del PP de Manuel Fraga, quien, con matices, fue fiel hasta el final a los hábitos autárquicos del franquismo.
La endogamia del Gotha galaico y el partidismo tienen mucho que ver con los apuros pasados y presentes de Pescanova, a los que recientemente se han sumado el crac de las cajas y una exagerada apuesta por el "monocultivo" del rodaballo, entre otros factores.
NOTA. Esnaquizado: despedazado, maltratado, golpeado...
..
ACTUALIZACIÓN (15 marzo 2013):
Dos consejeros revelan que el presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, mintió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Más detalles, en El país.
.. 
2ª ACTUALIZACIÓN (16 marzo):
El Tribunal de Cuentas abre una investigación por los 12 millones de euros en ayudas que Pescanova ha recibido de la Xunta de Galicia. Más detalles, en GALICIA CONFIDENCIAL.
..
3ª ACTUALIZACIÓN (22 marzo):
Los auditores detectan pagos de Pescanova a firmas de Namibia, sin que conste justificación, por valor de 100 millones de euros. Más detalles, en EL CONFIDENCIAL.
..
4ª ACTUALIZACIÓN (5 abril):
Pescanova pone en marcha el concurso de acreedores; más detalles, en Cinco días, y en GALICIA CONFIDENCIAL.
..
5ª ACTUALIZACIÓN (21 abril):
Abierta una investigación por la venta escalonada y "secreta" de acciones del presidente de Pescanova, informa PRAZA PÚBLICA. En la operación habría participado el financiero Eduardo Pascual Arxe, imputado y encarcelado por su implicación en la presunta estafa de los ERE de Andalucía.
..
6ª ACTUALIZACIÓN (17 julio 2013):
"Fernández Sousa dimite como presidente de Pescanova", informa PRAZA PÚBLICA.

1 comentario:

  1. Excelente artículo. Curiosamente los problemas en esta empresa comienzan a la vez que el de las Cajas...donde estén los SUPERMENDEZ.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.