15 marzo 2013

Pescanova "castiga" a una periodista dejando sin trabajo a su marido

Así es el mundo de la información en Galicia, esta es la Galicia real, no la de Núñez Feijoo. Esta es la Galicia que sucesivos gobiernos autonómicos (¡incluido el bipartito PSdeG-BNG!) se niegan a ver: «El despido no lo hacemos nosotros directamente; es Pescanova quien nos obliga a hacerlo. Javier [el despedido] es un excelente trabajador y con una lealtad inquebrantable hacia la empresa y a Pescanova. Pero el jefe nos ha dicho que o le despedimos o [Pescanova] nos cancela el contrato y nos vamos todos a la calle».
Así ha explicado el despido uno de los directivos de la empresa Desadi10, firma que trabaja para Pescanova y cuyo mandamás acaba de enviar al paro a un técnico por orden de Pescanova, que a través de Javier se venga de que su esposa [periodista de Expansión] haya informado de los problemas que acusa la multinacional.
Mientras tanto, decenas de correveidiles están día sí y día también señalando objetivos a miles de kilómetros, con la matraca de la falta de libertades en Venezuela, Cuba, Ecuador, Argentina, Bolivia... Y aquí, en Galicia, al lado de casa, las vaciadas cajas de ahorros y las grandes empresas (no todas) han gozado y gozan de derecho de pernada informativa desde hace años y años. 
Decenas de periodistas y sus familiares han sido y son sistemáticamente ninguneados, apartados de sus funciones y, si es preciso, es despedido el periodista o uno de sus familiares o, alternativamente, si el periodista se porta bien obtiene trabajo su esposa o su hijo...
¡Viva la libertad de información!
Poco a poco, el poder económico está logrando que en los medios de información de Galicia y de toda España sean cada vez más los periodistas dispuestos a lo que sea con tal de cobrar a fin de mes y, al mismo ritmo, también cada vez son más los periodistas a los que les importa un rábano eso del derecho a informar y a ser informado.

5 comentarios:

  1. Ola Felix,

    Por se che inspira algo este estudo que fago sobre o rescate está 'superado' ou non. http://www.dpeon.com/economia/79-volveran-las-oscuras-golondrinas-ii.html

    Deixoo aqui neste post de Pescanova aínda que non están relacionados porque non atopei nada recente no teu blog sobre o tema. Un saúdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veño de ler o teu post, paréceme racional, ¡moi racional! É de agradecer que sen decilo lembres que en economía a providencia non existe e, xa que logo, fagas as proxeccións (a optimista e a pesimista) desde unha óptica sistémica, pois os economistas institucionais ou "orgánicos" teñen por costume agochar as variables e os posibles efectos a medio e longo prazo, mesmo insisten en que a evolución é unha e só unha. Grazas, compre que lea o teu texto con máis detalle e con outras referencias. Unha aperta.

      Eliminar
  2. Porque en una aldea
    Un pobre mancebo
    Hurtó sólo un huevo,
    Al sol bambolea,
    Y otros se pasean
    Con cien mil delitos.
    Cuando pitos flautas,
    cuando flautas pitos.
    Este parte final del poema de Góngora... da para mucho D. Félix. Excelente artículo.

    ResponderEliminar
  3. Mientras tanto algunos explican a los jóvenes que el caciquismo fue un fenómeno del siglo XIX. Y los ciudadanos van quedando, cada vez más, sometidos, resignados, agotados. Remiten las mareas verdes, las mareas blancas, todas las mareas, de puro hastío. Los indignados empiezan a parecer simplemente cansados y asqueados. A los comentaristas más críticos se les agotan los adjetivos y unos cuantos blogs valientes y denunciantes cambian de tema, porque la vida sigue y es estéril estrellarse sin interrupción contra el muro de mentiras y prepotencia que los poderosos y sus políticos serviles han levantado. Como tantas veces en la historia, la infamia triunfará también ahora y, muy previsiblemente, en las próximas elecciones arrasará la infamia, sea en su modalidad A o en su modalidad B.

    Hay una asignatura sobre todo esto. Se llama "Historia de España".

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.