21 abril 2013

Boston: EE UU propicia otro triunfo del terrorismo

Los hermanos Tsarnáev, nacidos chechenos pero que siendo niños emigraron a Estados Unidos, donde se educaron, han aterrorizado a toda la sociedad mediante un acto de violencia indiscriminada con la intención de vengarse y/o combatir todavía no se sabe bien contra qué o contra quiénes.
Además, esa violencia ciega revela que los autores son sociópatas, debido a insatisfacciones y frustraciones fáciles de intuir.
La suma de pánicos individuales se transformó en una oleada de terror colectivo gracias en gran medida a la decisión de las autoridades de convertir la explosión de dos bombas caseras en una acción de guerra contra EE UU, movilizando a miles de agentes armados y recluyendo en sus hogares a cientos de miles de ciudadanos [se aplicó el toque de queda, como si Boston fuera atacada por un contingente militar enemigo].
La operación gubernativa paralizó la vida cotidiana en un área urbana que suma cuatro millones de habitantes, a la mayoría de los cuales se les suministró otra ración del veneno ideológico y sentimental que el Poder difunde con insistencia desde el 11-S.
..
Ilustración capturada en TERRA DE SOMNIS
Los inocentes de siempre
Según la tesis difundida en y por el imperio, la población de EE UU es víctima inocente de todas las fuerzas del mal habidas y por haber y, por tanto, la Administración tiene derecho a adoptar medidas excepcionales, incluida la suspensión de derechos civiles y por si fuera poco, también está legitimada para invadir militarmente o realizar "operaciones encubiertas" en cualquier país del mundo [horas después de las explosiones, el FBI y poco después la Casa Blanca anunciaron que la operación para vengar el atentado perpetrado en Boston se extendería hasta el último rincón del planeta].
Durante las casi 24 horas que EE UU mantuvo el dispositivo formado por varios miles de hombres armados hasta los dientes, vehículos blindados, varios helicópteros artillados y medios tecnológicos de última generación para rechazar la invasión de Boston, en Afganistán e Irak morían más de un ciento de personas a causa de las guerras civiles que sufren ambas sociedades tras la invasión de sus territorios por fuerzas pacificadoras bajo el liderazgo de Estados Unidos.
[En el caso de Afganistán la ocupación se realizó con el amparo de Naciones Unidas, en tanto que en Irak se actuó de forma ilegal, fabricando mentiras y con la oposición expresa de la institución internacional]
Pasan las horas y pasarán días y semanas sin que las autoridades estadounidenses reconozcan ni pongan coto a las causas del odio que anida y crece en todo el mundo, también en el rico y ejemplar país norteamericano: donde entre el 15 y el 40 % de los ciudadanos [según la ciudad y el Estado] sufren discriminación por causas étnicas, económicas, ideológicas y/o religiosas, a lo que se suma la circunstancia de que entre el 10 y el 15 % sobreviven bajo el umbral de la pobreza
Con toda probabilidad, la mayoría de los medios convecionales estadounidenses y no pocos europeos concluirán (algunos ya lo están haciendo) que las bombas de Boston son obra de dos locos y vincularán el episodio con el fanatismo islamista, ¡sólo con el islamismo! No hace falta saber más, dirán...
El maniqueísmo y los dogmas políticamente correctos que tanto gustan al Poder (incluido el financiero) disponen de poderosos propagandistas.
CON ANTERIORIDAD:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.