21 junio 2013

El Parlamento Galego investiga la ruina de las cajas: Todo fue un error y todos son inocentes

Finalmente, tras varios aplazamientos por distintos motivos, el PP gallego ha puesto en marcha la comisión del Parlamento Galego que investiga las causas del derrumbe de las cajas de ahorros gallegas. De entrada, las pesquisas de los diputados han ratificado algo ya probado: las investigaciones parlamentarias sólo sirven para lavar ropa sucia en familia y si estaba muy sucia, tenderla en el patio trasero.
Excepto para los amantes del humo político, investigar en la Cámara autonómica la ruina de las ¿muy saneadas? cajas gallegas es equiparable a abrir un debate para determinar el sexo de los ángeles.
La investigación destila los resultados convenientes: nadie sabe exactamente qué pasó, todo se hizo estupendamente bien, la honestidad y la ética de los gestores de las entidades fue modélica y Caixa Galicia y Caixanova, que movían miles de millones de euros y eran la envidia del mundo mundial, se arruinaron por disculpables errores humanos
Nadie actuó jamás con fines inadecuados, enfatizan todos, aunque reconocen que las personas se equivocan, ¡faltaría más!, pero esto nunca es delito y siempre, disculpable [un diputado de la oposición me ha chivado esta tarde que fuentes muy bien informadas han confirmado que entre las dos cajas sumaban una treintena de másteres en Econoquivocación, ¡o más!].  
"Succión", de Ozzo, en ¡Hei pwantso!
Sólo se ha representado el primer acto del sainete, pero para que no quepa la menor duda hasta que caiga el telón de que el libreto es de extraordinaria calidad [¡que más quisieran los hermanos Álvarez Quintero!], el que fue director general de Caixa Galicia durante casi tres decenios [hasta 2010], José Luis Méndez López, ha precisado que si se cometieron errores o se comercializaron de forma inadecuada participaciones preferentes, fue culpa de los trabajadores de la caja.
Méndez, valiente, repartió otro mandoble al afirmar que la fusión, que sólo sirvió para perder el tiempo [en realidad, ganarlo] y que acabó como el rosario de la aurora, fue culpa del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, personaje que todavía no ha salido al escenario y que de un tiempo acá es más conocido por #soloséquehabíanieve
Pero Méndez López, ¡que nadie lo dude!, siempre actuó de buena fe, insistió una y otra vez el ex factótum del pilar financiero de la Galicia norte, que se fusionó con el pilar financiero de la Galicia sur para crear Novacaixagalicia, cuya cúpula a punto estuvo de ser candidata al Nobel de Economía por haber demostrado que en finanzas 1+1 puede dar 0 y, al paso de unas semanas, -10...
Todo está atado [en ¡VivaPaña! siempre está todo bien atado], de forma que la comisión de investigación del Parlamento Galego pondrá orden en el caos y disipará toda sombra de sospecha, aunque ya se sabe que siempre hay personas díscolas que buscan los cinco pies del gato y denuestan esta y otras lecciones de... [aquí, amable lector/a, ponga el calificativo que considere más adecuado].
Bajará el telón, estallará un atronador aplauso y los medios amigos cantarán aleluyas.
INFORMACIONES referidas a la investigación, en: 

1 comentario:

  1. Sí, este es el nuevo hallazgo semántico del Estado Más Cutre de Europa. Los errores. Todos cometemos errores, y listos estaríamos si fuésemos a terminar en la cárcel por cometer errores. Algunos banqueros cometen errores, Blesa cometió errores. No es cuestión de ir a la cárcel por errores. Hacienda cometió errores con respecto a unas supuestas ventas de una Borbón. Bueno, jo, son errores, quién no está sujeto a errores. Incluso los jueces que persiguen a supuestos corruptos cometen errores con harta frecuencia. Por fortuna, existen fiscales para subsanar los errores y desfazer entuertos, fiscales que, evidentemente, están por encima de los errores.

    Al Capone se ríe en su tumba de los jueces pringados que una vez soñaron con imponerse al poder del dinero.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.