27 junio 2013

El valor de Snowden no radica en la novedad, sino en la contundencia de las pruebas

Sin ánimo de restar relevancia a los datos que ha facilitado Edward Snowden, el ex empleado de la CIA que ha confirmado documentalmente el espionaje sistemático que practica el Gobierno de Estados Unidos, la calidad de sus aportaciones radica en que documenta lo ya sabido, aparte del coraje humano demostrado por el ex funcionario.
Salvo los ignorantes y los que ahora necesitan simular que acaban de caer del guindo, nadie que estuviera informado en grado medio (ni siquiera alto) ignoraba que los servicios de inteligencia de EE UU espían desde hace decenios lo que quieren y a quienes se les antoja, desde particulares hasta gobiernos, pero también a empresas y a todo tipo de organizaciones civiles.
Además de controlar de forma sistemática a sus propios ciudadanos, EE UU también fiscaliza a sus aliados y "amigos" extranjeros, y lo hace de forma habitual y cada vez con más detalle desde la década de 1950.
..
Los datos recabados también
sirven para beneficiar a empresas 
La Administración norteamericana no se limita a utilizar políticamente los datos recabados por sus servicios de inteligencia y la red Echelon, sino que también traslada a sus grandes consorcios industriales y financieros gran parte de las informaciones que obtiene de forma ilícita con la finalidad de que los agentes económicos norteamericanos jueguen con ventaja en el "libre mercado".
Esa práctica es sistemática y permite que las multinacionales norteamericanas, desde petroleras hasta grandes bancos y grupos industriales, compitan con ventaja en los mercados y en los grandes concursos gubernamentales y privados.
Para las empresas europeas el descaro es mayor, pues Gran Bretaña colabora con EE UU y alberga instalaciones dedicdas al barrido de las redes telemáticas  y captación de mensajes y datos.
Del espionaje militar, político, económico, cultural y si es necesario, también personalizado que practica EE UU "pinchando" las redes de telecomunicaciones en decenas de países tienen pruebas irrefutables las instituciones de la Unión Europea (UE) y todos los gobiernos de los países socios desde hace al menos quince años.
Insisto, sin ánimo de restar valor a las aportaciones de Snowden, estos días resulta paradójico (aparte de vergonzoso) escuchar o leer las declaraciones de los dirigentes de la Unión Europea y de sus Estados miembros que dicen estar sorprendidos por el alcance del espionaje que practican la NSA, la CIA y otros organismos norteamericanos.
NOTA:
Las primeras pruebas de la existencia de la red Echelon datan de 1976.

2 comentarios:

  1. Aumenta la opacidad de todas las instituciones al servicio de los ciudadanos al tiempo que nos arrebatan nuestra intimidad. Snowden sabía muy bien donde se metía y el riesgo que corría. Necesitamos leyes internacionales que defiendan a los defensores de las libertades. Necesitamos una nueva declaración de los derechos humanos. De lo contrario empezaremos a tener cada vez más víctimas entre los defensores de los derechos humanos. Son malos tiempos Feli.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego Orwell,tenía razón. ¿Es una obra de ficción 1984?Agcasmor.

      Eliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.