07 julio 2013

El eurocentrismo y los intereses dificultan saber más de ciertos países, en especial de China

En el Viejo Continente, de tanto rebuscar en el ombligo del propio país o de Europa sólo se presta atención a Latinoamérica por episodios como el del "peligroso avión" en el que viajaba Evo Morales [sobrevolar Europa para transportar insurgentes secuestrados en Irak sí está justificado...]; o para decir que Venezuela es el país con mayor tasa de homicidios del mundo en contra de lo que reflejan los datos de Naciones Unidas; o para desacreditar la nueva ley de comunicación de Ecuador; o porque se ha producido un suceso llamativo por escabroso, o para...
En fin, las informaciones, análisis y opiniones que se difunden son tan políticamente correctas como parciales o insuficientes.
Parece imposible, pero hay otra región del mundo de la que pese a tener cada vez mayor influencia y poder económico en Europa se ofrece información todavía más parcial e insuficiente: Extremo Oriente y, en especial, China.
..
El europeo medio recita latiguillos
y cifras que impresionan, poco más
Numerosos medios convencionales [y sus periodistas] sólo buscan o "descubren" por la vía de las cifras asuntos o sucedidos chinos que a su criterio merezcan difusión. En cierto modo, en el campo de la información y respecto de China, los adultos europeos siguen anclados en su niñez o adolescencia, cuando se quedaron con la boca abierta al saber de la muralla más larga del mundo o que la pólvora es un invento chino.
De un tiempo acá, por poner un ejemplo, mucho se habla del milagro económico chino [que en realidad es un megamilagro si lo comparamos con el vivido en Europa tras la segunda guerra mundial, pues China no contó con un plan Marshall; es más, Occidente hizo todo lo posible para dificultar el despegue del gigante asiático], pero aparte de ese y de otros asuntos y hechos que despuntan debido a que van acompañados de cifras estratosféricas, el europeo común sabe poco, muy poco o nada de China.
La cosa es más penosa todavía porque cuando se difunden informaciones, análisis u opiniones de o sobre China prácticamente ningún medio [y contados periodistas] tiene en cuenta la cosmovisión oriental, detalle este que es fundamental para que los datos, los hechos o la vida social y política de aquel país sean asimilados [y a poder ser comprendidos] de forma sensata y racional.
Por cada referencia escrita o audiovisual referida a China que se difunde teniendo en cuenta que China es China y no Europa, leemos y visionamos decenas y decenas de noticias y reportajes sobre el bum de la economía china y las oportunidades que ofrece, o sobre hechos y personajes que aparecen en los medios porque son exóticos y llaman la atención.
Sin duda, hay medios que han intentado e intentan corregir ese déficit, pero son todavía pocos.
Por ese y por otros motivos, ahí va un pequeño listado de domicilios en la Red en los que conviene recalar periódicamente, pues [¡recurriendo a las cifras!] conviene tener presente que en China vive uno de cada cinco humanos:
* Casa Asia, portal de servicios financiado por el consorcio público formado por el Mº Asuntos Exteriores, la Generalitat de Catalunya y los ayuntamientos de Barcelona y Madrid; 
* Centre d'informació i documentació internacional de Barcelona, Cidob-secció Asia (textos en català, castellano e inglés);
* China hoy, e-periódico cuya versión en castellano se elabora en México; 
* Pueblo en línea, versión en castellano de la edición digital de Diario del pueblo;
* Fundación Consejo España-China, entidad vinculada al Mº Asuntos Exteriores que ofrece información oficial y, sobre todo, de actividades económico-empresariales;  
* Instituto galego de análise e documentación internacional, Igadi-sección Asia (textos en galego y castellano); 
* Página oficial de la Embajada de la República Popular China en España;
* Página oficial del Gobierno de China (en inglés);
* Entrada de la Wikipedia dedicada a la República Popular China, que ofrece numerosos enlaces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.