25 enero 2014

¿Campaña anti-independentista?... lo que más teme el PP es perder votos españolistas

Este fin de semana el Gobierno central y el PP han lanzado una ofensiva política y mediática para contrarrestar el probado avance del independentismo en Catalunya, según han insistido el propio Ejecutivo. Y a rebufo del partido de gobierno, la mayoría de los "grandes" medios.
Sin embargo, resulta difícil, por no decir imposible, atisbar novedad alguna en esa iniciativa porque el PP, las instituciones controladas por ese partido y numerosos medios de información siempre están en campaña para combatir los llamados "nacionalismos periféricos", sean moderados, radicales, extremistas o soberanistas, por calificativos que no quede...
De entrada, pues, no hay noticia. Ostente o no el gobierno central, el PP siempre está en campaña contra alguien y casi siempre contra "los otros" [por cierto, independentismo no es sinónimo de catalanismo, galleguismo o vasquismo; pero los nacionalistas españoles no están para atender a ese ni a otros detalles].
En resumen, la única noticia real es que varios dirigentes gubernamentales y del PP han viajado en grupo a Catalunya. El episodio es todavía más curioso, o chusco, si atendemos a los mensajes que han lanzado los participantes en esa novedosa campaña.
Veamos tres ejemplos:
* La lideresa del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, ha equiparado la demanda de referéndum formulada por los catalanistas con las acciones violentas que en su día practicó ETA en Euskadi; es decir, nada de templar gaitas, ¡les encanta enlodar el asunto!...
* Acaso en competencia con la anterior, la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, ha acusado a los catalanes de querer separarse de España "a machetazos" y, por si fuera poco, ha lanzado esa acusación contra "los catalanes", así, de forma genérica; es decir, ¡más leña al fuego!...
* Y para no cansar al lector, sólo un ejemplo más: la vicepresidenta del Gobierno central, Soraya Sáenz de Santamaría, ha advertido de que si la Generalitat organiza una consulta ciudadana, los ayuntamientos deberán guardar los censos en una caja fuerte, de lo contrario caería sobre ellos todo el peso de la ley [¿?]; es decir, ¡o nosotros, o la guerra!...
En fin, no sólo es incierto que el PP haya puesto en marcha una acción política novedosa, sino que es otro capítulo del mismo "poema épico" anti-catalanista y en muchos aspectos también anti-catalán y que, por extensión, constituye una campaña contra todos los "nacionalismos periféricos".
Es más, a la vista de los mensajes lanzados por Sánchez, De Cospedal y Saénz, el alarde de este fin de semana en tierras catalanas y los que organizarán en otros puntos de España no son tanto para contrarrestar el auge del independentismo, como para frenar la fuga de votos españolistas en favor de Ciudadanos/Ciutadans, UPyD o Vox.
¿Qué sería del nacionalismo español si no hubiera "nacionalistas periféricos" a los que satanizar?
RELACIONADO:
"Catalunya 25-N: Triunfa la derecha económica y se consolida el independentismo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.