22 marzo 2014

Casi todos callan, pero Fukushima sigue y seguirá irradiando muerte

Un centenar de militares de EE UU presentan una demanda por haber
enfermado a causa de la radiación sufrida en la destruida central japonesa
....
[Los párrafos entrecomillados han sido traducidos del inglés]
«Han pasado tres años desde el terremoto y tsunami que provocaron el colapso de la planta de energía nuclear de Fukushima, en Japón. El número de víctimas mortales inmediatas del tsunami superó las 15.000 personas y unas 3.000 más siguen desaparecidas.
Sin embargo, el número de fallecidos va en aumento (...) Los efectos del desastre nuclear de Fukushima en la salud y en el medio ambiente son graves y empeoran a diario porque la planta nuclear, propiedad de la empresa Tepco, continúa emitiendo radiactividad».
En 2012, ocho militares que formaron parte de las tripulaciones de la Marina de EE UU que acudieron para reforzar los medios de socorro movilizados por Japón denunciaron sufrir problemas de salud provocados, según alegaron, por la radiación recibida en Fukushima. La su iniciativa no prosperó porque el tribunal receptor se lavó las manos alegando que el episodio era ajeno a su jurisdicción. Pero ahora hay una segunda demanda en trámite.
Entre los impulsores de la segunda denuncia figura el teniente Steve Simmons, que antes de participar en la operación de socorro en la costa japonesa tenía una salud de hierro. Ocho meses después del operativo comenzó a sufrir un progresivo deterioro físico y problemas de salud aparentemente inexplicables.
..
El caso Simmonds es paradigmático  
En entrevista emitida por Democracy Now!, Simmonds ha relatado que un día, camino del trabajo, perdió el conocimiento:
«A partir de entonces empecé a tener síntomas de lo que parecía una gripe, sufría continuos episodios de fiebre, en poco tiempo perdí más de nueve kilos de peso, comencé a tener sudores nocturnos y dificultades para dormir, de modo que acudí varias veces al médico para que me hicieran análisis y otros estudios a fin de saber qué me sucedía. Entre enero y marzo de 2012 estuve internado tres veces (...) Lo único que detectaron fue una sinusitis y descartaron que estuviera vinculada a la radiación, el médico dijo que si mis males estuvieran provocados por la radiación los síntomas se habrían manifestado mucho antes. Tres días más tarde, cuando ya me habían dado el alta médica, tuve que volver al hospital porque mis nódulos linfáticos habían comenzado a hincharse y la fiebre no me bajaba de 39 grados...»
En abril de 2012 el teniente Simmonds fue hospitalizado porque, además de otros problemas, le habían dejado de responder las piernas. Desde entonces utiliza silla de ruedas y está de baja.
Con relación a la nueva denuncia presentada ante la Justicia estadounidense, el abogado principal de los demandantes, Charles Bonner, ha recordado que «en junio de 2013, 51 marinos y marines contactaron con nosotros porque padecían diversas enfermedades, que incluyen cánceres de tiroides, testicular y cerebral, problemas uterinos inusuales, sangrado uterino excesivo, distintos problemas de orden ginecológico y otros que no son habituales en personas de 20, 22 o 23 años, ni tampoco a los 35, que es la edad del teniente Simmons. Por eso hemos presentado esta segunda demanda colectiva, esta vez en representación de un ciento de militares, y todos los días recibimos llamadas de otros que también acusan problemas de salud».
..
ENLACE al texto completo (en inglés):

1 comentario:

  1. Es evidente que vivimos en el mundo de la desinformación y la manipulación. ¿Alguien lo duda?

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.