23 mayo 2014

En España es tan fácil vivir sin agobios que son inexplicables la agresividad y la violencia social...

Al contrario que en resto del mundo, prácticamente todos los episodios de violencia social y política que se registran en España son fruto de una predisposición genética, así lo dan a entender todos los analistas "de orden" y la mayoría de los periodistas que trabajan para medios "serios".
Pongamos un ejemplo concreto y reciente:
Según las informaciones difundidas por casi todos los medios "serios", quienes ayer golpearon el vehículo del ministro de Hacienda en la localidad catalana de Vilanova i La Geltrú lo hicieron porque son violentos de nacimiento; es decir, son violentos porque sí... ¡oh, la genética!
[Conste que el ministro y sus acompañantes no sufrieron ni un solo golpe, ni siquiera un rasguño]
España es la excepción mundial, aquí la violencia es sumamente fácil de analizar y diagnosticar porque no existen condiciones socio-económicas ni políticas que la propicien. Motivo por el que insisto en que cabe concluir que debe ser fruto de una perversión genética.
Además, ante la posibilidad de que alguien sospeche que la violencia pueda tener otro origen y pregunte cuál, la mayoría de los medios de información ya se han encargado de explicar que el incidente de Vilanova i La Geltrú también ha sido fruto del odio que destila el independentismo catalán (¡!), según ha precisado la autoridad.
Poco importa que los manifestantes aludieran a la política económica del Gobierno o al recorte de los derechos civiles. Esos asuntos y los carteles exhibidos sólo constituían un ardid.
..
España, el único país del mundo
que padece "violencia genética" 
Aparte de los "violentos de nacimiento", tal como los ha (des)calificado Alicia Sánchez-Camacho y luego ha ratificado el Ministerio de Interior, aseguran que entre quienes golpearon el coche del ministro había independentistas y a estas alturas nadie ignora que todos ellos son violentos, también por causas genéticas... ¡Acabáramos, así se comprende todo!
Es más, el ministro de Interior, Fernández Díaz, ha realizado un análisis más profundo y ha concluido que los Mossos d’Esquadra tienen una cuota de responsabilidad en lo ocurrido.
Poco importa que los encargados de seguridad de la caravana de Cristóbal Montoro decidieran circular por una calle distinta a la prevista por los Mossos. ¿O acaso la policía autonómica pretende que un ministro de ¡Viva Paña! haga caso de los planes de seguridad elaborados por catalanes?, ¡faltaría más!...
En resumen, los golpes que ha recibido el coche del ministro fueron básicamente por culpa... ¡de los catalanes!, sea por activa (los independentistas ¿?) o por pasiva (la incapacidad de los Mossos d'Esquadra para adivinar por dónde abandonaría el lugar el coche del ministro ¡¿?!)
Y así siempre.
Si durante una protesta de los estafados por las preferentes alguien tira un huevo podrido a un ejecutivo de banca, ¡es culpa de la violencia genética de los ciudadanos!... Si hay una protesta contra los recortes en sanidad durante la que dos médicos y un ATS gritan al consejero/a ¡el día que tú te pongas enfermo también morirás rabiando de dolor!, ¡culpa de la violencia genética!...
..
Nada de cuanto ocurre avala la desesperación...  
En España, como usted bien sabe, amable lector/a, hay pleno empleo, nadie ha sufrido abusos bancarios, no hay despidos por codicia empresarial, los empleados públicos gozan del respeto del Gobierno, ningún asalariado gana menos de 1.500 euros netos al mes, la seguridad social cubre todos los gastos sanitarios de los trabajadores y pensionistas... ¡Incluso costea al 100 % la atención urgente de los inmigrantes!
En España no hay jubilados desesperados porque el banco se ha apropiado de los ahorros de toda su vida, nadie vive en la calle o a salto de mata, nadie está sin empleo desde hace tres, cuatro o más años, y ningún niño come sólo una vez al día... ¡Todo mentira!
En definitiva, en España la agresividad y todos los episodios de violencia social y política que se registran solo son comprensibles atendiendo a la genética... Bueno, perdón, me olvidaba de que también juegan su papel el independentismo y los malvados anti-sistema, empezando por esos economistas ajenos a la Administración y a la banca que analizando los hechos con rigor han demostrado que la crisis no es casual, sino fruto de haber creado montañas de dinero virtual y de que sus beneficiarios aprovecharan, de paso, para rapiñar el dinero que sí tenía base productiva.
[Por cierto, mañana toca reflexionar, así lo ordena la legislación vigente, que además prohíbe hacer propaganda electoral, excepto a los medios, que mañana tienen derecho a insistir en lo que ha dicho el candidato de un partido concreto e ignorar lo que han dicho los demás…]
Pero volvamos a las raíces del post:
No olvide jamás, amable lector/a, que España va bien y recuerde siempre que no hay miserias de ningún tipo, que la equidad social es norma, que la Justicia es ciega y que, por tanto, no hay condiciones objetivas que ayuden a explicar por qué se producen actos de desesperación o de violencia.
Incidentes como el de Vilanova i La Geltrú se deben a cromosomas que tienen nombre y apellidos, pero los servicios de seguridad del Gobierno los identificarán uno a uno, sin duda, para después eliminarlos o neutralizarlos.
..
RELACIONADO:
"Las raíces del terror: Morir por cerrar los ojos"

3 comentarios:

  1. http://crashoil.blogspot.com.es/2014/05/algunas-falacias-sobre-el-capitalismo.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el enlace, es de lectura muy recomendable.

      Eliminar
  2. La función capital del actual gobierno del Estado español esta siendo la de institucionalizar el abuso. Despedir a los trabajadores con muy escaso coste, despojar de su casa a la gente que no la puede pagar porque está desempleada, remunerar con salarios de hambre, privar de la sanidad son conductas despenalizadas, que no tienen la consideración de delitos, por más que causen gran sufrimiento y burlen abiertamente la constitución. (Mientras en escandaloso contraste, se penaliza la interrupción voluntaria del embarazo).

    El ardid de la institucionalización del abuso, naturalmente, no va a calmar la cólera de los afectados, que muy al contrario va a ir en previsible aumento. Para este supuesto el gobierno ya tiene ideada su estrategia, que no es la aplicación de la ley, ya que la ley (incluso en el Estado) resulta demasiado garantista y le viene grande al gobierno. La estrategia es sustraer los casos de revuelta ciudadana a los jueces y resolverlos mediante la sanción gubernativa, una vieja figura del franquismo, con lo que el gobierno disuade y, de paso, hace caja.

    En este delirante camino totalitario, ya se han empezado a penalizar no sólo las conductas físicas supuestamente violentas, sino la expresión de sentimientos y de actitudes (!!!) en medios públicos, como las llamadas "redes sociales", de modo que el ciudadano no sólo tiene que sufrir vejaciones, sino que se le prohibe odiar a quienes se las causan, al menos de modo público.

    Ya veremos hasta qué extremos de control físico y psíquico están dispuestos a llegar estos aprendices de dictador, secundados por una caterva de impresentables tertulianos y pseudo-periodistas sumisos y pelotas. Y veremos, asimismo, si la sociedad está tan sometida y enajenada como para permitirlo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.