20 junio 2014

El fin de las cajas gallegas (y II): José Luis Méndez fue "banquero" del Gotha y espejo de sus inhibiciones

La ruina de Caixa Galicia y Caixanova fue originada por el uso que sus gestores
hicieron de las entidades como instrumentos de poder político y económico
..
La desaparición de las cajas de ahorros gallegas no ha sido la consecuencia de una ley natural, sino el resultado lógico de una serie de acciones y decisiones humanas de las que han sido responsables personas muy determinadas. El más fiel representante de ese grupo de directivos ha sido, sin duda, José Luis Méndez López.
Este post da continuidad al titulado "El fin de las cajas gallegas (I): El vaciado fue lento, la destrucción rápida y el entierro judicial va para largo", textos con los que intento resumir el cómo y el porqué del hundimiento de dos entidades públicas que florecieron gracias a los ciudadanos, con independencia de clases, y se deterioraron a ritmo inversamente proporcional al que engordaban los peculios personales de una exigua minoría social: los prohombres de la "buena sociedad" galaica.
La destrucción de las cajas refleja las perversiones del capitalismo, dicen los ortodoxos del marxismo... 
Pues, no. El deterioro y ruina de las cajas de ahorros tiene muy poco que ver con los principios que rigen la llamada economía de libre mercado. Los hechos demuestran que el origen de la debacle no fue el capitalismo.
Paradójicamente, el deterioro de las cajas fue propiciado por quienes no saben ni quieren saber como funciona el capitalismo de futuro, esos tipos que defienden el sistema pero que se inhiben ante las perversiones que lo destruyen. La debacle fue perpetrada por quienes más se benefician con el capitalismo autodestructivo y por quienes están al servicio de esos capitalistas de pega.
..
José Luis Méndez y su esposa, en 2009.
Ella también se benefició de ciertas ventajas
La ruina no fue hija de la impericia,
sino de la codicia
En contra de lo que aseveran numerosos expertos (reales o supuestos) y no pocos periodistas "de orden", las cajas de ahorros no murieron por los errores o la falta de pericia de sus rectores. No hubo errores ni falta de pericia: los gestores administraron muy bien, ¡pero en función de lo que les interesaba!: enriquecerse.
En las cúpulas de las cajas había personas bien formadas académica y profesionalmente, además de poseer probada experiencia. Los directivos de las cajas no eran unos "pardillos" que se vieron superados por las circunstancias. Eso es rotundamente falso.
Las cajas fueron destruidas por sus gestores y en ambos aspectos José Luis Méndez, director general de Caixa Galicia durante 29 años, es el más genuino representante de los directivos que pese a su formación y capacidad acabaron siendo destructivos por codiciosos.
Méndez tiene defectos y virtudes, incurre en necedades y posee notables aptitudes, como cualquier otra persona, pero con la particularidad de que posee las condiciones idóneas para laborar con éxito en el mundo de las finanzas y ganar dinero (para él, claro).
..
Un profesional muy capaz y muy bien preparado
Se trata de un profesional capaz, inteligente y bien instruido [estudió en la Escuela de Comercio de A Coruña (1960-63), donde obtuvo el titulo de profesor mercantil; cursó Económicas y Empresariales en la Complutense de Madrid, donde se licenció en 1967 y posteriormente se doctoró], de probada inteligencia y ductilidad, lo que compensa la soberbia que revelan sus gestos y poses; nunca pierde la compostura, tampoco ante discrepancias radicales ni en situaciones incómodas o violentas, lo que le otorga un plus a la hora de negociar vis a vis, sea con subordinados o con representantes empresariales e institucionales.
Méndez es ordenado y lo es con rigor, tanto consigo mismo como con los demás; es racionalista y frío cuando tiene que valorar situaciones; parco de palabras, pero no porque acuse dificultades para expresarse, pues cuando es preciso expone con claridad sus mensajes y por ende, según los testimonios, es didáctico y convincente [todavía joven, ejerció la docencia].
En la escalada de Méndez López desde el departamento de inversiones del Banco del Noroeste, grupo Rumasa (Opus Dei), hasta la dirección general de Caixa Galicia influyeron sin duda su habilidad para decidir con quién le conviene relacionarse, pero también sin ninguna duda pesaron su preparación, su "adecuada" personalidad profesional y su capacidad de liderazgo, aunque durante los últimos años se comportaba como una persona lejana a la que cada vez era más difícil acceder, según los testimonios recogidos.
De hecho, varias personas que han trabajado en o cerca de la dirección general de Caixa Galicia han precisado que con el paso de los años Méndez tendió a la introversión extrema y a la desconfianza sistemática.
..
Manuel Fraga Iribarne
Méndez superó con nota el "test Fraga"
La capacidad de Méndez para relacionarse con éxito quedó demostrada con Manuel Fraga Iribarne.
En 1988, cuando Fraga accedió a la presidencia de la Xunta, el rector de Caixa Galicia supo acercarse al de Vilalba, personalidad política singular que, además, era muy selectiva a la hora de relacionarse.
..
[Fraga rebosaba conocimientos, lo cual siempre es de agradecer, pero en ciertos aspectos no los manejaba con inteligencia, se dejaba llevar por la comodidad y si olía algo podrido, prefería no saber más de lo estrictamente necesario.
Sabía administrar sus cualidades y defectos; así, por poner un ejemplo que no suponga decir "inconveniencias" de alguien ya fallecido, don Manuel compensaba su profunda timidez levantando barreras en el tú a tú y llegaba a encerrarse en su caparazón, lo que infortunadamente le causaba más perjuicios que beneficios porque esa actitud era interpretada en numerosas ocasiones como un desprecio, no era tal pero generaba desconfianza en sus interlocutores o los ponía a la contra]
..
El estilo abrupto y la indelicada sinceridad de Fraga contrastaban con la frialdad y el apego a las formas que caracterizaban (caracterizan) a Méndez.
Méndez pierde mucho sin los formalismos.
Sin embargo, el bancario logró que el presidente de la Xunta no sólo le escuchara, sino que lo hiciera con atención, cosa que era difícil de conseguir en el caso del refundador del conservadurismo español.
El caso es que Méndez superó la prueba y logró lo que perseguía: ganarse la atención de quienes controlaban la Administración y el erario gallegos. Méndez y todo inversor que se precie saben perfectamente que la primera obligación de quien tiene dinero es abrir puertas al negocio y si es posible, amigar con el poder.
Con la finalidad de construir una caja influyente en todos los campos, su máximo responsable cultivó con esmero las relaciones con casi todos los cargos públicos; ojo, casi todos; en especial con Fraga y con el entonce poderoso diputado y alcalde de A Coruña, Francisco Vázquez Vázquez (1983-2006).
..
Los gestores sabían sacar tajada de las debilidades y vicios ajenos
Con Fraga, Méndez trabajó exclusivamente por la vía institucional, para satisfacción de ambas partes, pues la caja coruñesa ganó prestigio e influencia y, en paralelo, se implicó en un amplio abanico de iniciativas públicas, lo que contentó a Fraga.
Con Vázquez la cosa fue distinta, pues el líder del PSOE local y del coruñesismo carecía de la fortaleza de convicciones ideológicas de las que siempre dio pruebas Fraga; de modo que Méndez, que de tonto no tiene un pelo, interpretó adecuadamente esa circunstancia y trabajó a Vázquez por dos vías: la institucional y la de los intereses privados, que son legítimos en tanto el político no utilice el cargo para tener acceso a tratamiento especial.
Méndez actuó como correspondía a un ejecutivo bancario que busca rendimientos, lo de Vázquez es harina de otro costal.
Por amistad, como se dice vulgarmente, pero también por conveniencias, en 2005 el banco Méndez contrató como secretario general de la corporación industrial de la caja (CxG) al yerno de Vázquez, L. A. de M.,  un joven licenciado, forastero recién casado con la hija del regidor que carecía de experiencia profesional suficiente, pero por "arte de magia" pasó a compartir las más altas responsabilidades de gestión en CxG con Yago y José Luis Méndez Pascual, hijos del director general del banco Méndez.
El acceso de este triunvirato a cargos de alta responsabilidad marginó a licenciados y doctores en Economía y Derecho que formaban parte de la plantilla de la corporación y poseían mayor capacidad, mayor experiencia y que además, esto es lo más importante, tenían un conocimiento cabal de la realidad económica de Galicia.
Esas contrataciones y otras decisiones nepotistas generaron malestar e inquietud, pero sólo entre los altos y medios cargos de la caja, en tanto que las élites de la sociedad coruñesa y gallega cerraron los ojos, no en vano eran numerosos los beneficiados o protegidos por los Méndez (en plural).
...
Las posibilidades de enriquecerse rápido eran muy elevadas
Ya avanzada la década de 1990, Méndez empezó a flaquear y a perder el norte que le había permitido escalar y consolidar su preeminencia. Los nombramientos de sus hijos y del yerno de Vázquez supusieron la guinda de una deriva en la que abundaban los favores a los parientes y amigos de fulanito, menganito y zutanito; todo ello unido a la creciente desconfianza de Méndez y a decisiones financieras más que discutibles que le hubieran costado el cargo de director general en una sociedad que se respetara a sí misma.
Pero el Gotha gallego y casi todos los dirigentes políticos son poco escrupulosos y pecan de excesiva generosidad con los listos, cosa que se debe a la arraigada endogamia de la clase dirigente gallega., donde ser hijo de es mucho más importante que trabajar bien o ser inteligente.
Además, conviene no olvidar que si Méndez prosiguió al frente de la caja pese a los cada vez más numerosos errores que cometía se debió que en el Gotha había y hay individuos/as que se han enriquecido o han mantenido su estatus gracias a Caixa Galicia.
Es muy probable que Méndez fuera consciente de que estaba jugando con fuego, pero optó por huir hacia delante y aupaba a quien le convenía y prueba de que sabía elegir es que nadie del Gotha le reprochó nada, al menos públicamente ante la Justicia.
La inhibición de la clase dirigente ante los excesos de Méndez supuso concederle la impunidad (¿también la judicial?).
Así se abonó la destrucción de la caja.
..
Carlos Bueren, que actualmente
está en boca de numerosos
gallegos por ser el abogado
de diez imputados de Adif
por el accidente del Alvia
La rapiña era discreta, pero tenían prisa
y provocaron el desmadre
El director general de Caixa Galicia estrenó el siglo XXI excesivamente confiado porque acababa de superar con nota no sólo la prueba del nepotismo, sino también el caso Cortés; tanto o más llamativo que el caso Buxeres.
El asunto tiene miga:
En 1999, Caixa Galicia se auto-denunció ante la Justicia, para lo que contrató a Carlos Bueren [ex magistrado de la Audiencia Nacional], por la desaparición de 1.200 millones de pesetas a través de la maraña de contrataciones y empresas encargadas de ejecutar trabajos en la red de oficinas de la entidad, según la versión oficial del episodio [subrayo según la versión oficial porque el asunto jamás fue investigado hasta el final].
Pero no sólo se habían extraviado 1.200 millones, tampoco se sabía nada de una serie de valiosas obras de arte adquiridas por la entidad.
Buscaron y rebuscaron, pero nadie sabía nada. Finalmente, ¡sorpresa!, los valiosos óleos fueron hallados en un inmueble propiedad de Jesús Manuel García Cortés, uno de los más estrechos colaboradores de Méndez [fuentes de la caja lo han descrito como "la mano derecha del amo", apodo este con el que la mayoría de empleados de Caixa Galicia se referían a Méndez].
El expediente judicial fue tramitado por el titular del Juzgado número 6 de A Coruña [diligencias 2731/1999] y para pasmo de todos --incluido el propio juez instructor-- el sumario fue despachado con un arreglo artillado entre Bueren y el fiscal, que acordaron recurrir al siempre útil y en este caso muy ventajoso procedimiento abreviado.
En virtud de tan singular acuerdo el presunto autor de la desaparición del dinero, García Cortés, fue condenado a una pena menor: 20 meses de cárcel --lo que permitía eludir el ingreso en prisión-- más el pago de una indemnización por la responsabilidad civil [pese a la condena, utilizo y subrayo la palabra presunto porque el arreglo impidió indagar el episodio con rigor suficiente].
Para más inri, en 2002 otro acto jurídico también causó sorpresa mayúscula entre los profesionales del Derecho: el Juzgado de lo penal número 1 de A Coruña se vio obligado a cerrar definitivamente el caso Cortés porque la caja renunció a resarcirse por la vía de la responsabilidad civil. El fiscal también firmó este singular acuerdo. No digo más... [no me puedo permitir el lujo de pagar multas, ni tampoco me apetece ociar en la penitenciaría de Curtis unas semanas o meses].
En resumen: desaparece dinero, víctima y reo se dan la mano, aquí paz y después gloria.
El acuerdo extrajudicial fue diseñado por Bueren y tramitado en la caja por José Luis Álvarez Naveiro, otra de las manos derechas de Méndez, según informó en su día el periodista Julián Rodríguez Moscoso, que muy probablemente --exceptuados Bueren, García Cortés, Naveiro y Méndez-- es el ciudadano que más sabe de lo ocurrido.
Superado el caso Buxeres, colocados sus hijos y amigos, y controladas también las consecuencias del delito presuntamente cometido por García Cortés, Méndez se consideró accionista mayoritario, presidente y consejero delegado ejecutivo de un banco privado, cargos que ya venía ejerciendo desde hacía varios años pero que a partir de 1999-2000 detentó con mayor descaro, señalando a quienes beneficiar o estrangular y lo que era más grave para la caja, dilapidando activos.
..
Enrique Bañuelos (Astroc) fue uno
de los constructores favorecidos por
las inversiones de Caixa Galicia en
el ladrillo. Tras la quiebra de Astroc,
Bañuelos puso en marcha un
negocio similar en Brasil y
contrató a un hijo de Méndez
Especular era la actividad más rentable:
¡ladrillos, más ladrillos!
Las inversiones de la gran caja coruñesa y de su corporación industrial (CxG) se fueron concentrando en el ladrillo; por ejemplo y enumeradas por orden alfabético, en Astroc, Colonial, Fadesa, Habitat, Lazora, Royal-Urbis Sacyr-Vallehermoso, amén de otras sociedades menos conocidas.
Las operaciones ladrilleras arrojaron pérdidas por un valor superior a los 900 millones de euros, que se sepa, sin contabilizar las cantidades que por motivos ignotos nunca llegaron a figurar como irrecuperables pero que no se recuperaron ni se recuperarán.
..
[La inversión en Astroc ilustra cómo funcionaba la caja, pues el nexo entre la entidad coruñesa y la sociedad levantina era la cuñada de José Luis Méndez, como delegada de Caixa Galicia en el País Valencià.
Por cierto, el piloto de Astroc, compañía que finalmente quebró, era Enrique Bañuelos, que posteriormente fichó al hijo menor de Méndez como consejero de Amper, el negocio inmobiliario que Bañuelos puso en marcha en Brasil y en el que ha aplicado las mismas recetas que tantos beneficios personales le reportaron en España. Ver la 3ª actualización al pie de este texto]
..
La compra-venta de solares, actividad donde la especulación y los amaños municipales eran moneda corriente, y las promociones inmobiliarias llegaron a constituir el eje de la actividad inversora que desarrollaba el banco Méndez, aparte de jugar en el interbancario.
En paralelo, la caja coruñesa se caracterizaba por una particularidad: invertía en proyectos de "su entorno natural", cierto, pero invertía mucho más en el exterior, enviando cientos de millones gallegos a la costa levantina, a Madrid y allí donde interesara… ¿a quiénes interesaba?
..
La omnipresencia daba ventaja, pero comportaba riesgos
Prueba de la política inversora de Méndez es que a fecha 1 de enero de 2012, Novagalicia Banco, heredero de lo poco que quedaba de las dos cajas vía Novacaixagalicia, tenía participaciones en 217 empresas, incluido los bancos Gallego [que estaba en quiebra técnica] y Etcheverría [solvente banca familiar que vivía plácidamente hasta que Caixa Galicia entró en su accionariado y Méndez colocó a uno de sus hijos en el consejo de administración].
Caixa Galicia llegó a participar en el sector de los seguros y en firmas como Tinsa (tasaciones inmobiliarias), Ozona Consulting y Caser, entre otras, invirtiendo en actividades ajenas e incluso contrarias a la función de las cajas de ahorros.
El banco Méndez también se embarcó en iniciativas eólicas, en establecimientos de ocio, en el mundo de los viajes, en el audiovisual, etcétera.
¿Y qué invirtió en las pymes, en el tejido productivo del rural o en el pequeño comercio?
Las actividades que conforman la base del tejido productivo tradicional de Galicia rara vez merecían la atención de Caixa Galicia, que sólo por motivos políticos o puntualmente por cuestiones de índole privada invertía o prestaba dinero en el naval, la ganadería, la viticultura, la conserva o la pesca.
..
[Con relación a los criterios de Caixanova, sin menoscabo de que también arrastrara problemas derivados del ladrillo, es obligado subrayar que actuó de forma más proactiva que la caja del norte, pues participó en la puesta en marcha y crecimiento de la industria auxiliar de Citroën, dio crédito a numerosos armadores y conserveros, e incluso hizo posible la estratégica labor de R Cable de Galicia, aunque acabó vendiendo la participación que poseía en la muy positiva compañía de telecomunicaciones en un intento de recapitalizarse para evitar el colapso]
..
Y huyeron hacia delante
para ocultar el vaciado
Méndez y sus próximos conocían la contabilidad real de la entidad y sabían que la huida hacia delante era cada vez más absurda, pero turraron y en su afán por captar dinero para paliar la pérdida de activos embarcaron a Caixa Galicia en variadas aventuras y se tiraron al monte de las participaciones preferentes y las comercializaron como si se tratara de una rifa.
En ese aspecto las dos cajas gallegas fueron dos más del medio centenar de entidades financieras que vendieron preferentes.
En torno a 46.000 gallegos encerraron en ese producto de riesgo una media de 26.000 euros por persona o familia.
Pero lo expuesto en este y en el anterior post dedicado al asunto, que incluyen hechos y argumentos de la primera denuncia presentada contra Méndez, no ha bastado para que la Justicia abriera diligencias para determinar si el ex director general de Caixa Galicia y otros altos cargos incurrieron en los delitos de administración desleal, apropiación indebida, falsedad, estafa, fraude de emisiones y/o información privilegiada.
El auto del juez de la Audiencia Nacional que ha rechazado la denuncia entiende que no hay indicios de que la larga lista de "errores" perpetrados demuestren ni siquiera administración desleal. El auto judicial dice, entre otras cosas, que «la mala gestión no es delito»… textual.
¿Habrá olvidado el juez que la ley establece solo dos conceptos de mala gestión: la fortuita (accidental) y la dolosa (delictiva)
Más claro: el juez considera que la ruina de Caixa Galicia fue ¡accidental!; o sea, una suma de errores continuados a lo largo de más de dos décadas. Curioso...
La que sí ha aceptado la Audiencia Nacional es la querella criminal presentada el día 12 de este mes por la Confederación Intersindical Galega (CIG) contra Méndez y Julio Fernández Gayoso, ex presidente de Caixanova, por la comercialización de preferentes.
El entierro judicial por el asesinato de las cajas gallegas y de su heredera, Novacaixagalicia (NCG), va para largo y los tres cadáveres huelen cada vez peor.
..
DE INTERÉS:
* «Caixa Galicia y la malversación relacionada con la compra de obras de arte», por Alexánder Sequén-Mónchez, vía infoLibre;
* «Desaparece sin dejar rastro un Picasso de la colección de arte de Caxa Galicia», por Alexánder Sequén-Mónchez, vía infoLibre, y
* «"Proxecto Breogán": Cando o das caixas ía saír ben», por David Lombao, vía Praza Pública.
..
TEXTOS relacionados:
→"Novacaixagalicia (1): De la política a las elecciones pasando por la economía", primero de una serie de siete textos que relatan y analizan la fusión Caixa Galicia-Caixanova.
..
→TODOS los post referidos a la ruina y al proceso de desmantelamiento de las entidades públicas del ahorro gallego figuran en la sección Economía: cajas gallegas.
..
1ª ACTUALIZACIÓN (20 junio 2014):
La Comisión Europea hace pública la decisión que había adoptado en coordinación con el BCE por la que da el visto bueno a que Banesco asuma el control de NGBanco como accionista mayoritario.
..
2ª ACTUALIZACIÓN (25 septiembre 2014):
Alguien presuntamente adscrito a la entidad afectada ha hecho llegar a la Confederación Intersindical Galega (CIG) documentos probatorios de que Caixa Galicia vendió inmuebles a precios ventajosos a la esposa de José Luis Méndez López; en total, esas transacciones ascenderían a por lo menos 1,8 millones de euros.
Información puntual, en Economía Digital.
..
3ª ACTUALIZACIÓN (31 octubre 2014):
Las operaciones de financiación y salida a bolsa de la constructora Astroc generaron un agujero de 300 millones de euros en Caixa Galicia, según los cálculos barajados por miembros de la propia caja. Se trataría de una de las mayores irregularidades cometidas en la etapa de José Luis Méndez, sobre la que ha sido abierto una investigación en la Fiscalía Anticorrupción a instancias del Fondo de Reestructuración Ordenada de la Banca (FROB).
Más detalles, en Economía Digital.
..
4ª ACTUALIZACIÓN (18 abril 2015):
A buenas horas mangas verdes: La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha impuesto una multa de 2 millones de euros a las antiguas cajas gallegas, a la entidad resultante de la fusión (NGBanco) y a la que heredó el negocio (Abanca), por «infracciones muy graves» en la comercialización de preferentes y deuda subordinada.
Más detalles, en Galicia Confidencial20Minutos.
..
5ª ACTUALIZACIÓN (22 octubre 2015):
Solo cuatro de los directivos que arruinaron la cajas gallegas y un asesor jurídico externo han recibido castigo penal, pero no por las temeridades que provocaron la pérdida de casi todo el ahorro acumulado, sino por las indemnizaciones millonarias de prejubilación que se auto-adjudicaron y recibieron en vísperas de que el Estado asumiera la quiebra y el erario pechara con todos los pufos.
..
6ª ACTUALIZACIÓN (16 enero 2017)
Cuatro órdenes de prisión para cumplir condena
Cuando todo parecía indicar que los antiguos responsables de la entidad resultante de fusionar Caixa Galicia y Caixanova se librarían de cumplir la sentencia de dos años de prisión impuesta por la Audiencia Nacional y criticada por el Tribunal Supremo, que la consideró "exigua" al ratificarla, la propia Audiencia ha rechazado la suspensión de la condena y ha dictado una orden de detención e ingreso en prisión, según han confirmado fuentes jurídicas a eldiario.es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.