19 julio 2014

La guerra de Gaza y las imágenes de niños muertos no revertirán el creciente aislamiento de Hamás

Los islamistas están condenados a sustituir la religión por la política, renunciar a
la violencia y ganar aliados, de lo contrario la nación arabe-palestina (*) morirá
..
En países como España, donde la información sobre asuntos de geopolítica es prácticamente nula en los medios [salvo escasas excepciones], es recomendable no opinar sobre la guerra que libran el Gobierno israelí y Hamás [acrónimo de Harakat al-Muqawama al-Islamiya; en castellano, movimiento de resistencia islámico].
La conmoción y humana repulsa que generan las imágenes de niños muertos exacerban los sentimientos en la inmensa mayoría de los ciudadanos, lo que a su vez --unido a otros factores-- condiciona la línea editorial de la inmensa mayoría de los medios, que "temerosos" de pisar huevos y generar antipatías prefieren no ahondar excesivamente en el conflicto, no sea que explicar detalles de la trastienda genere antipatías y estas tengan efecto en la audiencia y las ventas --o a lo peor, es pura ignorancia, acaso desidia o comodidad.
De entrada, una vez iniciadas las acciones militares de Israel y con los europeos de bien impactados por las fotos de los niños muertos, está mal visto recordar que en esta ocasión a los habituales alardes de Hamás con el lanzamiento de cohetes Qasam se sumó el secuestro y muerte de tres jóvenes israelíes.
Resumiendo, Hamás repite pretéritas estupideces y los de la otra orilla otro tanto, pues la reacción ha sido la de siempre: el gobierno que preside Binyamin Bibi Netanyahu ha sobrevalorado desaforada e interesadamente las acciones de los fanáticos islamistas con la finalidad de justificar el empleo del extraordinario poder de fuego y la capacidad tecnológica de las fuerzas armadas israelíes, que además acostumbran a emplearse sin escrúpulos [como todos los ejércitos en todas las guerras, no sólo en Gaza...]
..
Obama y Netanyahu, EE UU e Israel
Los radicales pretenden conjurar
sus miedos con la guerra
Antes de que despegara el primer caza-bombardero, cuando se confirmó la muerte de los tres jóvenes israelíes secuestrados por un grupo de islamistas, en Tel-Aviv se celebró la enésima sesión del debate que desde 1948 libran los militaristas y los partidarios de negociar una salida al conflicto con la vanguardia política árabe y desde 1994, con la Autoridad Nacional Palestina (ANP). 
En apenas 24 horas y a la vista de sangre joven e inocente (la de los tres secuestrados), los partidarios de poner fin a la guerra eterna fueron otra vez noqueados.
Hasta ahora, cuando Tel-Aviv ha tenido que optar entre la guerra y la paz siempre se ha impuesto el "no hay mejor defensa que un buen ataque" o peor todavía: la razón ha sido silenciada con el xenófobo grito "expulsemos a los árabes de Canaán de una vez para siempre". Poco importan la composición del parlamento y del gobierno israelíes.
Apoyados en el patológico miedo a que desaparezca el país y verse obligados a otro éxodo [sensación y percepción muy extendidas entre los ciudadanos], los "asesores" militares y los militaristas casi siempre acaban imponiendo su falsa solución.
[En el parlamento, la Knesset, y también en la sociedad israelí los partidos más influyentes son el derechista Likud (consolidación), Habayit Hayehudi (hogar judío), nacionalistas conservadores; el centrista Kadima (adelante); y en el centro-izquierda destacan el Partido Laborista y Meretz Ve-Hatnuah Hajadashá (vivamos juntos); no obstante, hay más formaciones, pues en Israel el bipartidismo murió hace tiempo... Ver: "partidos políticos en Israel", entrada de la Wikipedia que ofrece enlaces a textos informativos y datos básicos].
..
Muchos golpes de pecho, pero Hamás carece de aliados reales..
Quizá para no herir las simpatías que siempre nacen al amparo del humanitarismo, los analistas que examinan el escenario de Oriente Próximo --sobre todo los que son o dicen ser de izquierda-- evitan mencionar determinados aspectos, de modo que restan importancia e incluso silencian que la esencia de Hamás es el odio y que su "gobierno" carece de aliados ciertos en los países árabes.
Resumiendo, este es el panorama:
a) Egipto y Jordania, cuyos gobiernos, junto al de Siria, han sido en uno u otro momento los más cercanos aliados y principales "referentes" en el contencioso palestino, se lavan las manos desde hace años y años [de hecho, el primer progromo contra los árabe-palestinos fue ejecutado por el ejército jordano, que durante casi cuatro meses de 1970, de junio a septiembre, encarceló y mató a varios cientos de cuadros fedayín, destruyendo las bases que el movimiento palestino poseía en territorio jordano y desde las que organizaba incursiones "de castigo" y atentados en territorio israelí].
b) Siria ha sido el Estado más comprometido y constante a la hora de respaldar las demandas palestinas, incluso con las armas; pero ahora no sólo vive una guerra civil, sino que además el régimen de los Assad está en deuda con Israel: Tel-Aviv, siempre hábil, ha negado todo tipo de apoyo a los insurgentes sirios, así se lo ha demostrado y se lo ha hecho saber de forma insistente a Bashar al-Assad y este, que no es tonto, sabe leer perfectamente entre líneas [hay indicios de que el Gobierno israelí ha prestado ayuda logística al régimen sirio].
c) Arabia Saudí nunca hizo nada especial al respecto; además, Hezbolá, movimiento político chií que tuvo y conserva elevado peso en Gaza, y Hamás son enemigas declaradas del clan wahabita que reina en la patria de Mahoma... En Riad nadie moverá un dedo por el "gobierno" de Gaza.
d) Irak, que ya en la época de Sadam Husseín se limitaba prácticamente a emitir pronunciamientos retóricos vestidos de panarabismo, actualmente es un caos y su gobierno títere apenas controla un tercio del país tras la ofensiva del EIIL, por lo que centra sus esfuerzos en sobrevivir y alejarse de todo cuanto pueda complicar todavía más sus problemas. Bagdad mira hacia Gaza de lejos y de reojo ante la posibilidad de que el conflicto reduzca la llegada de dólares, euros o francos suizos, tanto da...
[Ver: "El Gobierno de Irak no teme perder el poder, sino quedarse sin país que gobernar"]
e) Irán está girando hacia posiciones menos beligerantes e incluso trata de limar asperezas con EE UU por razones varias, entre las que destacan cuatro de elevada trascendencia: la situación del vecino Irak, el auge kurdo [donde Israel, con fino olfato, ya ha metido la nariz...], el negocio petrolero y la deteriorada economía, tanto la de los ciudadanos como la del Estado.
..
Pulsar para ampliar
El hallazgo de hidrocarburos
favorece la distensión
El hallazgo de hidrocarburos (principalmente gas) frente a las costas de Gaza, Israel, Líbano y Chipre ha provocado una serie de movimientos geopolíticos en la región de los que, sin embargo y por motivos ignotos, apenas informan los medios españoles.
Todos esos movimientos tiene un denominar común: la búsqueda de consensos; lo que contribuye a aislar todavía más a Hamás [con la misma intensidad y proporción, el aislamiento de la formación fundamentalista afecta a todos los árabe-palestinos y a su inexistente economía].
Desde un punto de vista palestino y al margen de ideologías, tiene especial importancia el hecho de que las bolsas de gas detectadas hayan "obligado" a Turquía a establecer amistosas relaciones con los consorcios que realizan prospecciones en aguas de Chipre (todos participados directa o indirectamente por el Estado, inversores o consorcios israelíes). Lo cual es rigurosamente lógico e inevitable en el sistema económico imperante, pues la mitad norte de la isla [la República Turca del Norte de Chipre, país satélite de Ankara] deberá compartir proyectos con la mitad sur, que es el único Estado chipriota reconocido oficialmente en todo el mundo [ni un solo país ha concedido legitimidad a la república pro turca del norte].
Gas por medio, la filial que Turquía creó en la isla mediante el desembarco de tropas, ahora está obligada a limar asperezas con el Gobierno chipriota [¡ojo!, Chipre es Estado miembro de la Unión Europea (UE)] y de rebote, también con Israel, Estados Unidos y la UE... con la que Turquía mantiene una singular relación de amor-odio. 
El "amor" es real y sólido, pues es de orden económico y comercial; en tanto que el "odio" es relativo, pues se debe a intolerancias religiosas y a la xenofobia de una minoría de ciudadanos y gobiernos comunitarios. Pero ambos desafectos son de calado relativo, no en vano cuando ambas partes hablan de euros, dólares ¡o hidrocarburos! el "odio" desaparece.
El forzado giro turco incluye que el jefe de Gobierno, Recep Tayip Erdogan, atempere las "alegrías" pro islamistas que de un tiempo acá practica para ganar relevancia y aliados musulmanes en Oriente Próximo.
En definitiva, los hidrocarburos, el amor-odio con la UE y su pertenencia a la OTAN colocan a Turquía en el pelotón de países "aliados" de Palestina que no lo son tanto...
..
Tel-Aviv y Washington miman a los kurdos de Irak..
Por último, siempre resumiendo, Israel ha ejecutado una jugada maestra al establecer estrechas y amistosas relaciones con el Gobierno de la Región Autónoma del Kurdistán, que controla el único territorio de Irak que goza de cierto grado de estabilidad económica e institucional.
Los nexos Israel-Kurdistán son aparentemente débiles o circunstanciales, pero no es así, pues casi al mismo tiempo [¡qué casualidad!] que los emisarios de Tel-Aviv cortejaban al presidente kurdo, Masud Barzani, EE UU realizaba una inusitado acercamiento a través de su secretario de Estado, John Kerry, que recaló en la capital de la región, Irbil (o Arbil), con dos objetivos: dar apoyo a la gestión del Ejecutivo de Barzani, que contrasta con el desorden, la corrupción y las improvisaciones que reinan en Bagdad; y segundo, aplaudir la cómoda presencia de las multinacionales del petróleo que operan en la región [en especial la de ExxonMobil]... es decir, Washington se compromete a colaborar en la consolidación de esas relaciones y hará lo posible para proteger tan rentable "escenario".
Israel ha ido más allá, pues Netanyahu ya ha dejado claro que Israel apoyaría la creación de un Estado kurdo, obligando a Irán a modificar o acomodar sus alianzas a la vez que lanza un aviso a Turquía: "si vosotros utilizáis a los palestinos, nosotros responderemos a través de los kurdos..."
EE UU no se ha pronunciado sobre la hipotética proclamación de un Estado kurdo, pero la creciente desconfianza que inspira Bagdad unida a la negativa de la Casa Blanca a inmiscuirse en la guerra civil entre el Gobierno de mayoría suní y los milicianos del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), refuerzan el significado y el papel que juegan los kurdos, que tienen sobresaliente o notable presencia en prácticamente todos los países de Oriente Próximo.
Irbil es el epicentro de una tupida red de informadores, agentes económicos, prescriptores y creadores de opinión de indudable utilidad geopolítica.
La influencia del "lobi" kurdo queda reflejada en este mapa:
..
Pulsar sobre la ilustración para ampliarla
ACTUALIZACIÓN (20 julio 2014):
Ayer, sábado 19, el presidente de Turquía, Abdullah Gul, recaló en Nicosia con motivo del 40º aniversario de la creación de la república pro turca de Chipre y confirmó que se han establecido contactos con el gobierno greco-chipriota para reanudar las conversaciones que lleven a la reunificación de la isla: «Espero que haya otra oportunidad para el diálogo, y que estas negociaciones acaben en algo positivo y no sean eternas (...) Esperemos que ambos bandos lleguen a un acuerdo conforme a los parámetros de la ONU», precisó Gul.
..
ACTUALIZACIÓN (13 agosto 2014):
El embajador de la Autoridad Nacional de Palestina en Teherán, Salah al Zawawi, ha precisado que el objetivo es «la aniquilación de Israel», informa InfoBae, confirmando así que, en esencia, nada ha cambiado desde 1948...  
..
CON ANTERIORIDAD,
«Palestina: El suicidio de los "hijos" de los filisteos».
DE INTERÉS:
"Muerte y desesperación en Gaza. ¿Dónde está China?", varios autores, vía Igadi, y
"Los 10 grandes del comercio bilateral" con Israel, por Samuel Leillen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.