21 julio 2014

Si hubiera unos cientos de palestinos similares a Edward Said...

La enésima batalla de la guerra eterna que libran israelíes y árabe-palestinos pone en valor la actitud de personajes como este, que infortunadamente murió sin que sus tesis obtuvieran el eco que merecían:


ENLACE a la biografía: WIKIPEDIA.
CON ANTERIORIDAD: "La guerra de Gaza y las imágenes de niños muertos no revertirán el creciente aislamiento de Hamás".

7 comentarios:

  1. Los odios generalizados a pueblos o a Estados siempre son injustificados y condenables, pero no odiar a los que han ordenado la masacre actual en Gaza creo que revelaría algún desorden emocional, alguna perturbación de los sentimientos. Actitudes personales como las de Edward Said o Daniel Barenboim pueden ser tan admirables como estériles en cuanto al logro del final de las agresiones israelíes contra la población de Gaza.

    El gobierno de Israel no necesita justificaciones (los cuatro jóvenes asesinados, los sucedáneos de misil) para atacar Gaza. Lo ha hecho muchas veces, cometiendo crímenes de guerra:

    http://www.eldiario.es/contrapoder/Gaza-ataque-apoyado-impunidad_6_283531657.html

    Los gobernantes de Israel no invocan una raza superior, como hacían sus antiguos verdugos, para masacrar a centenares de palestinos o para destruir con premeditación sus viviendas y sus rudimentarias estructuras. No podrían, pues "israelí" no es un concepto racial sino político y "judío" es un concepto religioso y no racial. Pero los dirigentes y muchos rabinos sí sostienen la idea de ser el pueblo elegido, lo que a efectos prácticos termina por conducir a lo mismo: no tener que rendir cuentas a nadie, violar resoluciones de la ONU y trivializar las pérdidas de vidas de los no-elegidos.

    Tampoco invocan los dirigentes israelíes el "lebensraum" hitleriano, pero lo practican ocupando y anexionando sistemáticamente "espacio vital", es decir, tierras de los no-elegidos. A fin de cuentas, Yahveh ya dispuso esas tierras para ellos desde el principio de los tiempos, por qué no tomarlas. Son las mágicas consecuencias del monoteísmo judío.

    Lo cierto es que, para haber sido víctimas del nazismo, han asimilado a la perfección ambos conceptos, pueblo elegido y "lebensraum", de sus verdugos/maestros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo todo lo que dices excepto una cosa: odiar es natural, cierto, pero superable.
      Yo no odio, ni siquiera he odiado a los que me machacaron, ni al régimen que nos amargó la juventud... ¡tampoco odio a Hamás, ni al Gobierno israelí!
      Eso sí, ese tipo de gentes me dan miedo, unos y otros, los de ahora y los de antes, los de allí y los de aquí.
      Pero, ¿odio?... Bueno, sí, un ratito, a veces; sobre todo cuando era joven y a solas conmigo mismo cerraba los ojos, oía como chapaban las puertas y odiaba, ¡pero solo un ratito!, porque en cuanto pensaba, ¡tres o cuatro segundos y zas!... el odio y también el miedo se desvanecían y me centraba en qué hacer, cómo, dónde, cuándo...
      No han logrado que odie y ya con sesenta no voy a ceder ahora.
      Todo lo demás que expones, de acuerdo. Pero odiar, nunca. ESO ES LO QUE QUIEREN: ¡ODIO!
      El odio paraliza, ofusca, LES JUSTIFICA... Saben y pueden darle la vuelta a todo, ¡a todo!, también al odio.
      Además, el odio nos envejece, nos destruye y nos hace perder el norte.
      En todo lo demás, de acuerdo.
      Un abrazote.

      Eliminar
    2. Discrepamos en cuanto al uso de los términos?

      La RAE define "odio" como "aversión o antipatía hacia una cosa o persona cuyo mal se desea". Y "aversión", como "oposición y repugnancia que se tiene a alguna persona o cosa".

      Yo creo que es éticamente correcto, bueno, deseable, tener aversión y antipatía hacia los que ordenan y ejecutan las masacres. También creo que hay que desearles, cuando menos, aquel mínimo mal que sea capaz de paralizarlos, neutralizarlos y detener sus fechorías. Que estos deseos se acompañen o no de un estado colérico, con agitación fisiológica y puñetazos en la mesa, o con relativa frialdad, me parece poco relevante.

      Eliminar
    3. Matiz perfecto. Yo también deseo que se paralicen y, odios al margen, Israel es la responsable de que los palestinos sólo tengan un camino: la violencia; la cual, por cierto, es más efectiva cuando se practica sin odio. Conste.

      Eliminar
  2. Félix : ¿ hay una Guerra entre Hamás e Israel, en Gaza ? Eso dicen los medios de comunicación y añaden que Israel es el único país democrático de la zona y solo se defiende del terrorismo de Hamás. Pero ¿ Hasta cuándo seguirán así ? Yo lo que veo en las imágenes son crímenes de guerra.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel,
      Los dos dan asco. Lógicamente, el asco que suscita el Gobierno israelí en mayor, pues administra un Estado y un ejército poderoso y sus barbaridades son mayores, mucho mayores cuantitativamente.
      Pero el Gobierno de Israel y los dirigentes de ese Estado no son los únicos que recurren sistemáticamente a la violencia extrema en defensa de sus criterios e intereses: Birmania, Sudán, países de los Grandes Lagos (¡6,5 millones de muertos y 4 millones de desplazados en 4 años!); Ucrania, Sinkiang, Pakistán, Chechenia, Irán, Siria, Marruecos (¡los saharauis están en trance de desaparecer como pueblo!), etc. etc. etc. La lista es interminable. Durante los años 60, 70 y 80 en varios países centroamericanos hubo decenas de miles de muertos (los Duvaliaer, Somoza...)
      Y TODAS las guerras están trufadas de crímenes, no sólo la de Gaza. No sé de una sola guerra en la que no haya habido crímenes (¡cientos, miles de civiles muertos!)
      Eso es lo que me sorprende del caso de Palestina-Israel, la profusión de adjetivos , imágenes; resulta "curioso". Y que me sorprenda esa "fijación" en subrayar siempre lo que hace Israel no reduce las responsabilidades de su Gobierno; pero insisto: me sorprende, y MUCHO.
      Al paso de medio año, un año, cuando todo lo que ahora ocurre esté "digerido", Hamás volverá a lanzar cohetes Qasam o misiles, Israel volverá a sobredimensionar los alardes islamistas y vuelta a empezar. Pasan los años y Occidente nada hace, nada la ONU, ni Rusia, ni China, ni los países árabes vecinos... ¡Nadie! Eso sí, condenas, golpes de pecho...
      Saludos.

      Eliminar
  3. No comparto absolutamente nada de lo que escribes sobre Palestina. Te invito a leer a Ilan Pappe, profesor de la Universidad de Tel Aviv:

    http://www.observatori.org/paises/pais_53/documentos/E_PAPPE.pdf

    Y ver esta breve entrevista:

    https://www.youtube.com/watch?v=MaO7a2l4erM

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.